martes, 2 de febrero de 2010

El tiempo y la palabra



Desconocía que sentir el cansancio fuera tan pesado. Lo llevas dentro, lo vives, te pesa.

No quería imaginar que una hora es un instante de silencio y un minuto es una eternidad. Y así, acabas escuchando palabras y leyendo a Max Aub.

Siempre he llevado la luz verde como un taxi, pero he estado ocupado. Muy ocupado.

Y ahora pesa el tiempo y llora la palabra.


22 comentarios:

mangeles dijo...

El cansancio del cuerpo arrastra el cansancio del alma. Pilla el ferry ese que va a Tanger...y un día entero durmiendo en una playa ...sin pensar, sin vivir, solo durmiendo.

Besos

mangeles dijo...

Por cierto, ¡un taxi en un poema¡...¡que atrevimiento¡.

Más besos

Capitán dijo...

Uno, cuando siempre lleva la luz verde, está ocupado para siempre.

Olga B. dijo...

Comparto cansancio. Lo mejor es descansar, gaditano, que si no te cuidas tú...

Dyhego dijo...

JAVIER:
Oh, tiempo que lloras palabras;
palabras temporales que mojan
sueños, alegrías y huertos;
sílabas que gotean insistentes,
vocabulario empapado,
diccionario en barbecho.
Oh, tiempo, no me llores encima;
no me salpiques,
riégame y brótame.

Vicky dijo...

El tiempo , ese marcador que nunca se detiene, como un reloj de arena que va cayendo poco a poco , en silencio,sin pausa, pero al fin a y al cabo , su finalidad es esa, seguir..

Ojala , se pudiera detener el tiempo y hacer que nos pesara menos...

Exquisitas reflexiones las que nos entregas siempre .

Un Abrazo Javier.

ana dijo...

... Un día ocurre, nos pesan de repente todas las horas vividas, y también las que no hemos vivido.

Enciende la luz roja, tu tiempo... sólo tuyo. Y tuya la palabra, tal cual es; ironía ácida atravesada de sentido. Sorprendente siempre.

Saludos.

veridiana dijo...

" Cuantas preguntas.
Mientras camino escucho
sólo mis pasos"

Mi abuela dice:"La vida es breve"

Un beso.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Habrá que volver a La Caleta...

Javier Quiñones Pozuelo dijo...

Entiendo bien ese cansancio, Javier. Lees a Max Aub y seguramente no ignoras su magnífico epitafio, que él mismo se escribió, pero que no figura en su tumba en México: "No pudo más".
Un abrazo, Javier.

Mery dijo...

Pues hay que desocuparse un poco, sobre todo llegando a esta edad madura, que no decadente (Dios me libre).
Un abrazo

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¡Qué frío Mangeles!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Bueno Mangeles, hay cosas peores.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Dices bien Capitán.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

...no te cuida nadie Olga.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¡Qué arte tienes Diego!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un abrazo Vicky.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Ana.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Es así Veridiana.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Por los siglos de los siglos Juan Antonio.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo Javier.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¡Que nos libre a todos Mery!

Gracias.