jueves, 8 de octubre de 2009

El Acento



El acento es el golpe que está a punto de recibir la vocal en su existencia primaria. Cuando se aplica pasa a ser definitivo. La ausencia de acentos provoca menosprecio al lenguaje, introspección, y los matices nunca serán justificados.

Un acento implantado es una cicatriz, y una vocal acentuada forma parte de un todo equilibrado.

Las diferentes lenguas los han utilizado según su propio origen. Algunas con elegancia extrema.

Una palabra sin acento ha perdido toda la cortesía que posee, y se convierte en desagradecida, ya que nunca aprendió el beneficio que recibe.


38 comentarios:

Paloma dijo...

Entonces todos deberíamos acentuarnos, por una cuestión de equilibrio.

Liliana G. dijo...

¡Eso es arte Javier! ¡Una entrada estupenda!

Me voy sin decir ni pío, nada debe empañar tu genialidad.

Besazos.

Capitán dijo...

Acentúa mi felicitación, una entrada de elegancia extrema.

Un abrazo

Ladrón_De_Versos dijo...

No comparto tu opinión. Los acentos son puro decoro de la palabra. Creo ser escritor y poeta y no le doy ningún valor a un acento. Si es que llego a ser escritor y poeta, ja, ja, ja, ja. Saludos Viejo!

Alejandro Muñoz dijo...

Con qué elegancia describes esas pequeñas líneas torcidas que torturaban mi infancia.

Con tu permiso, me quito el sombrero, Javier.

Parsimonia dijo...

Las palabras acentuadas son firmes y descaradas. Nada por aqui ni por allá, sino sólo lo que digo.
Luego están esas ambiguas molestas, porque uno olvidó colgarle el gorrito.
Javier, ¿entonces hoy nos vemos? Qué ilusión, je je.
Hasta luego.
Besos.

Dyhego dijo...

JAVIER:
1)Todos los profes están hasta el circunflejo de repetir que una cosa es el acento (que lo llevan en español todas las palabras) y otra la tilde (esa rayita elegante y poderosa).
2) No es lo mismo tocar las "ingles" que tocar a un "inglés".
3)No poner las tildes me parece tan irrespetuoso como llegar tarde a una cita o tirar papeles al suelo.
4) Yo les pregunto a mis alumnos: ¿se comprarían ustedes una camisa a la que le faltase un botón? ¿O un cedé al que le faltase una canción? Pues si se le hurta la tilde a la palabra que la lleva es como si la mutilaran.
5)Entrada poética (pero poética sin ñoñeces) y bella donde las "haiga".

Salu2

eres_mi_cruz dijo...

el acento es el golpe...
la tilde su fardona cicatriz...
hay un poco de exhibicionismo en todo esto...

y en la sombra los vírgenes monosílabos...
idolatran rutilantes esdrújulas...
tiene que ser la hostia partir un diptongo...

eres_mi_cruz dijo...

sÁnchez menÉndez abusÓn... asÍ ya podrÁs...

(ya, 2009)

Editorial Hipálage - www.hipalage.com dijo...

Hermosa entrada. Le felicito de veras por tanta profundidad sencilla y elegante.

Saludos.
José Miguel.

Vicky dijo...

Me a encantado esta entrada , no voy a decir más para no empañarla.

Felicidades !!

Un beso.

José María JURADO dijo...

Pobres romanos desacentuados con sus largas y breves, yámbicas, dactílicas, anapésticas, trocaicas, anfíbracas...Qué salsa.

marisa dijo...

¿Me dejas leerla en mi clase?Es la mejor defensa de la tilde que he leído .Un placer.Que tengáis una tarde genial llena de amigos y poesía...

Circe La Hechicera dijo...

Hola Javier, me encantó esta entrada y rescato este aparte para mi consumo: "El acento es el golpe que está a punto de recibir la vocal en su existencia primaria" y de ahí el excelente desarrollo de tu reflexión. Golpeamos las palabras con el acento, para cambiar drásticamente su significado, así sucede en la vida misma. Excelente aporte, aunque yo lo veo como una metáfora. Besos

América dijo...

Hola Javier,como de costumbre me gusta todas y cada una de tus entradas,la de hoy me atrevo a decir que es muy cálida aun cuando te resulte incomprensible.

Te dejo un abrazo.

Joaquín dijo...

A lo peor peco de exquisito, si digo que me gustan los idiomas que distinguen más las cantidades vocálicas, que los acentos: el griego, el árabe, el italiano...

p.s. Enhorabuena por el muy simpático acto de presentación de la colección Siltolá.

Ana Alonso dijo...

ImpeCAble y herMOsa definiCIóN del aCENto
GRAcias

mangeles dijo...

Jijiji...un abogado contrario,con el que mi jefe andaba picado (si uno hacía un recurso de 30 páginas, el otro hacía una impugnación de 31)...escribió un día en un recurso ante el Juzgado:

"...y claro, que decir del compañero, que lanza los acentos sobre las líneas de la página, a ver donde caen...." jjejejjeejej

Besos, Javier.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Es así Paloma, todos llevamos el acento.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Liliana.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Pongo la tilde Capitán.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Bueno Ladrón, respeto tu opinión.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Alejandro.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un abrazo Parsimonia.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Dyhego.

Saludos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Tiene que ser la hostia Eres...

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Ya Eres.

Saludos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Hipálage.

Saludos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un abrazo Vicky.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¡Pobres etruscos!

Un abrazo José María.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Marisa.

Saludos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Circe.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Otro para ti América.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Joaquín, un placer.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Ana.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Buena anécdota Mangeles.

Saludos.

siempreconhistorias dijo...

A sus pies, señor Menéndez.
Un abrazo con todos los golpes de voz.
Izaskun

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Eres muy amable Izaskun.

Recibe un abrazo.