martes, 6 de octubre de 2009

La ciencia exacta



Acudí esta noche a casa de Abel Feu. Íbamos a diseñar la nueva colección de libros “Álogos”. Al tocar la campana de su casa salió Choco irremediablemente. Begoña tuvo la gentileza de amarrarlo. Hablar de poesía y acariciar a un perro son dos cosas a la vez, que un inútil total como yo no puede hacer.

Una mosca cojonera no paraba de molestar a Abel. “Menéndez, ¿la has traído?”, me dijo. “Te recuerdo que vengo solo, sin compañía, y a mí no se me acerca”, respondí.

El porche del jardín y la temperatura acompañaron. Me dio una heladera como cenicero que manché y ensucié con cariño.

De vuelta a Sevilla con el coche vi en una pared una pintada. Y aparqué.

“La vida es la mejor escuela
pero no una ciencia exacta.”

Lo que al principio me llamó la atención acabó en un escalofrío. Más que escuela yo diría que la vida es la mayor de las putadas sin ciencia ni conciencia. Y alguien había escrito con cariño, o con conocimiento, un grafiti en una pared, y había dejado constancia de su hecho.

Llegando a Sevilla, en un puente leí “Te quiero Helena”. Otro que descubrió la ciencia. Graduado en exactas.


30 comentarios:

Anónimo dijo...

Sir John Caletta:

Pintada en Valladolid, tapia al lado de la estación, creo recordar que era (soy tan vieja que ya ni me acuerdo si era realmente la del cementerio o la de un cuartel, francamente, pero es lo mismo en cualquier caso)

"Amor es anarquía".

Abajo otro había añadido como glosa:

"No sé qué decirte, sarraceno infiel"

Literal, Sir John. Son raros los castellanos.

Sir Mary Queen of Scots

Mery dijo...

Lo que tiene la vida (humana) es que llega la vida animal a recordarnos que puede haber moscas cojoneras, perros ladradores, etc, exactamente cuando menos se los necesita.
Es como un recordarnos que si nos hemos creído dioses, bajemos de la higuera. Que la vida es lucha y goce a partes iguales.
Ufff, que metafísica me ha llegado la noche.

Un beso

Liliana G. dijo...

No sé qué decirte, si hablar del perro y de la mosca o intentar explicar la inexplicable afición que le tengo a la vida... Tampoco sé si es una escuela, sólo sé que es tan inexacta como nosotros mismos...

Estoy desconcertada.

Un cariño grande.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Me gusta más la primera pintada que la segunda. La primera enseña algo, en el sentido de que transmite conocimientos. La segunda sólo enseña, en el sentido del exhibicionista. Un abrazo.

Dyhego dijo...

Pues yo estuve ayer por la tarde en la escuela, reunión con la maestra y una madre guapísima, rubísima, "arrepretadísima", taconísima y todaísima ella soltó estas dos perlas:
1) No sé si mi hijo me cueta "tramañas" (quería decir artimañas para no hacer los deberes).
2) Me presento voluntaria con total "anonimidad" para quitarles los piojos a los críos, porque mi niño siempre los atrapa y estoy de los nervios.

Bien sabe Dios, que NO me burlo de una persona que no ha tenido estudios (mis padres apenas los tuvieron) sino de los tontos que pretenden ir de listímos.
Buena entrada como todas.
Este fin de semana me voy cerca de tu tierra, a Lucena (De Puente Genil a Lucena y de no sé donde a Benamejí, que decía la copla...)
Salu2

José Miguel Ridao dijo...

A veces la vida es una mosca cojonera, y otras veces la mosca no tiene cojones de molestarnos.

Tengo curiosidad por conocer a Abel, después de tantos intercambios epistolares maquetistas.

Un abrazo cojonero.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

El amor de un enamorado tal vez sea una ciencia exacta, pero el de un desenamorado es una letra inexacta...

Un abrazo.

eres_mi_cruz dijo...

Federico, un amigo que es biólogo, funcionario de medio ambiente... y al que le rebosa arena por los bolsillos... me comentó que no era una cuestión de higiene personal sino un tema del CO2 que desprendemos...
podrías atravesar conmigo la más asquerosa de las ciénagas, javier... que ni un bicho se te acercaría pues hace ya cuarenta años que me eligieron a mí... de hecho la inmunidad mosquitera forma parte de mi ajuar y millones de mosquitos no pueden estar equivocados...

al ver esas pintadas me imagino el comentario de mi amigo de bolsillos rebosantes: los niñatos estos podrían darle con el spray a su puñetero padre en los güevecitos...
a ti o a mí nos cuesta un escalofrío y la gasolina...
¡arena, joder!

Julio dijo...

Me gusta más la segunda pintada, Javi.
Un abrazo a punto de cumplir los 44.

Vicky dijo...

Interesante entrada.

Te fijaste si Helena le respondia con otra pintada en el puente ?

Curiosidad de exactas...

Un Abrazo.

Alejandro Muñoz dijo...

Hasta las exactas pecan de imprecisas, Javier.

Olga B. dijo...

Te quiero Helena es bonito, con esa H helenizante, con esa cosa adolescente de escribirlo en la pared, con esa ingenuidad de amar a Helena;-)
A mí esas pintadas típicas me hacen sonreír, reflejan con exactitud un momento de una vida, a alguien se le salía por las orejas el amor por la tal Helena.
Saludos muuuy nocturnos.

Miradme al menos dijo...

Estos que escriben en las paredes son los de la Universidad eterna y abierta del Altozano. La didáctica la inventaron ellos.
Un abrazo

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Lo de sarraceno infiel, me ha llegado al alma Mary, ¿puedo tutearla majestad?

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Mery, vas bien, la hora del pensamiento, mientras todos descansan.

Has dado en el clavo, y eso se pretendía. Los actores secundarios (mosca, perro, heladera...) nos hacen bajarnos de la higuera.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Ibas bien Liliana, ibas bien.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Estoy contigo Jesús, en la primera me paré, con la segunda pasé de largo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Buena estancia en mi tierra, si te acercas más no dudes en llamar, que hay que verse.

Sobre la madre, me quedo con lo buena que estaba.

Un abrazo Dyhego.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Otro abrazo para ti José Miguel.

No conozco a ninguna mosca, no cojonera.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Estás duro Juan Antonio, muy duro. ¿Qué graduado tenías?

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Tienes tela de arte eres_mi_cruz, lo de la arena me llena tela, del telón.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

A mí la que más me gusta, es la tercera que vi.

Felicidades.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Graduado en moscas cojoneras, por supuesto...

Javier Sánchez Menéndez dijo...

No Vicky, había más nombres femeninos, de hombres enamorados.

Una pintada un beso.

¡Es la vida!

Algunos pintan por eso un palacio.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Tú sabes de eso Alejandro. Y bien además.

De exactas, no de imprecisas.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¿La verdad? Pues mira Olga, pienso e imagino a un chaval pintando en un puente ese grafiti, y me desconsuelo.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Joder Miradme, ¿ellos?

Avisa a Ridao y al profe que la pagan con los capullos de Torretriana.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Por supuesto Juan Antonio...

Anónimo dijo...

Por supuesto que puede tutearme, yo en cambio no me bajaré del Vd., si no le importa. Le prometo por lo más sagrado que la pintada ahí estaba, impresionante, en Valladolid.

Se me ha ocurrido una cosa ayer y se la cuento. Un conjunto de cuentos con nombres de cóctel cada uno, en fin, ya se lo propondré de cerca, para unas risas ¿eh? nada serio, que cada uno, distintos blogueros, los que quieran, hagan un cuento corto, un folio,dos, con el título de un cóctel, en fin, yo haría el de Bloody Mary, claro, por la prima Maria Tudor, siempre tan seria y tan fea, la que dio el nombre al coctel al cargarse a los protestantes (cosa que yo no hice, como sabe); o quizás yo debiera escribir algo sobre una combinación que lleve whiski de malta, o esa cosa tan rica que es el Bailys, tengo que probar y ya le diré sobre qué cóctel voy a escribir un cuento.

¿Lo ve, Don Javier? Es que entro en su casa y me desato, como para no llamarle de Vd. y bajarme al tú, lo que me faltaba, hala, con Dios queda Usted, Sir John Caletta.

Que es como si me hubiese bebido un Mexican Mule y sin cenar.

Un abrazo (ay no, que las reinas no abrazamos, bueno, da igual, paso, un abrazo)

Mary Queen of Scots
(O sea, la Estuardo o Stewart)

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias por el no tuteo.

Lo cierto es que entra y se desata.

Bueno, bueno, pensaré la propuesta.

Un fuerte abrazo, en Cádiz, abrazamos bien, ¿sabe?