domingo, 31 de mayo de 2009

Ejercicios de Adiestramiento



Llegó el día que dije a mis padres el deseo de estudiar una Carrera. Estaba convencido. Ellos me miraron, y sin soltar una lágrima comentaron: “No podemos sufragar ese gasto. Si quieres estudiar debes hacer algo”. Y comencé a trabajar entonces para pagar mis estudios.

Años después, y antes de fallecer, mi padre un día a solas me indicó: “Hijo mío, todo lo que tienes se lo debes a tus manos”. Y mucho más tarde, mi madre exclamó: “Javier, lo que tienes lo debes a tu cabeza”.

Ayer fue un día de esos en los que te visita el duende. El que está en nuestro subconsciente y aparece cuando tiene ganas. Ese que interfiere los actos y remordimientos sumergidos. Y sólo sabía repetir: “Artritis y migraña, artritis y migraña”. Una vez y otra vez.

Debo realizar más ejercicios de adiestramiento. En las manos y la cabeza sobre todo, no sea que alguno de los tres tenga algo de razón.


30 comentarios:

Liliana G. dijo...

Con una dosis de "Confianzol", comprimidos por 500 mg., una vez por día, te desaparecerán tanto la artritis como las migrañas.

Los duendes que nos acosan de vez en cuando, pinchan en el remordimiento ajeno porque no saben lo que es el propio.

A seguir ejecutando el arte de vivir con todas las de la ley...

Muchos cariños, Javier.

Darilea dijo...

Por muchos dolores de cabeza, que no desaparezca la musa.
Con un buen analgésico, duermen y en paz.
Saludos.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Escribir en el blog es un ejercicio para la cabeza y para las manos, así que te receto, al menos, un comprimido diario de escritura en el blog propio y unos cuantos más -a discreción- en los blogs amigos.
Un abrazo y feliz domingo.

Olga B. dijo...

Yo de artritis, de momento, no entiendo, pero de migrañas sé más que nadie. Y quizá sea de darles vueltas a las cosas. A veces, el mejor ejercicio para la cabeza es parar esa noria y respirar. Qué más da quién tenga la razón. Seguramente la tenéis los tres. Todo se lo debemos a la cabeza, a las manos... y al corazón. Y el que le deba algo a alguien, tal y como están los tiempos, es el más afortunado, porque eso significa que en algún momento alguien hizo algo por él.
Un beso, Javier.

Máster en Nubes dijo...

Como Olga tengo la sensación de que además de manos y cabeza hay corazón.
Y como otros, creo que el blog es un "tratamiento" de cura y hasta preventivo estupendo.
Pero también a lo mejor te ayudaría el yoga, el reiki y otras cosas de esas, no sé, quizás.
Aunque luego vas y una conversación o una tarde con amigos o el aperitivo del domingo también funcionan a que luego todo fluya mejor.
Un abrazo

José Miguel Ridao dijo...

Hombre, Javier, tú tienes los mismos hijos que yo, ¿no? Entonces, además dce a tus manos y a tu cabeza, tienes algo que agradecer también a otra parte de tu cuerpo...

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Liliana, busco una farmacia de guardio, y compro "Confianzol 500".

Oye, ¿lo venden sin receta?

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Darilea, un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Bueno Juan Antonio, se ve que lo vives, y a tope.

Suerte en la mesa redonda.

Aunque pienso y ahora haré una visita a Baltanás, que la Literatura está más allá de los sitios, propios y ajenos. Mucho más allá.

Un abrazo, amigo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Hola, Olga. ¿Migraña? Qué es eso?

Y lo del corazón me ha gustado, aunque, no iba por ahí.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Aurora, por las terapias alternativas.

Espero que den su fruto, y a ti ¿te las dan?

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Ridao, sí, cuatro. Pero con edades distintas a los tuyos, el mayor tiene 18...

Apenas los sufro en la Semana Santa y la Feria, como decías en tus "Ridaikus".

Por cierto, amigos y compañeros, los "Ridaikus" de José Miguel, en su Bitácora, para quitarse el sombrero.

Este José Miguel es un artista.

Y por cierto, que no lo olvido chaval. ¿Siempre pensando en lo mismo, no? Y con premio.

Te puedo garantizar, a todas todas, que tendrás más de 4, "machote", y yo ya no. Si no, al tiempo.

Queda escrito "máquina".

Un abrazo.

vicky dijo...

sOLO TIENES QUE HACERTE AMIGAS DE ELLAS Y TE DEJAN DESCANSAR .Con cariño Vicky

José Miguel Ridao dijo...

Gracias de corazón por tus palabras, Javier, y como lo cortés no quita lo valiente, respecto a lo de más de cuatro niños, te remito a mi diccionario andurrialero, en esta entrega, la quinta definición.

Passion dijo...

Antes que nada pido disculpas por no estar al dia, pero mis tiempos no me lo permiten♥
He leido tus posteos y francamente debo decirte que eres un gran escritor con inspiración en demasía!
Hoy paso a visitarte y me encuentro con este duende travieso que se empeña en llenarme los ojitos de lágrimas como a ti...más que conmovedora tu entrada!
Solo decirte que me ha llegado mucho tu texto , pues esta lleno de amor del grande♥
Mis felicitaciones por ser un hombre merecedor de cada palabra y elogio, ya que se ve, eres de roble! :)
Un abrazo gigante y a seguir con los buenos recuerdos, pues ellos nos alimentan el alma y saben cuando aparecer :)
Eres un ejemplo...
Besos apasionados♥

Peggy dijo...

Es que quieres ser el hombre perfecto? Mente y cuerpo ....haces bien , filosofia y abdominales :)

Liliana G. dijo...

Javi, la farmacia de turno la tenés ahí cerquita y está abierta las 24 hs. ¡Claro que se vende sin receta! Es Venta Libre desde siempre, además es bastante barato...
Besotes.

marisa dijo...

Cuídate mucho y no descuides a ninguno de los tres: ni a la cabeza, ni a las manos ni al corazón.te mando un abrazo

Mery dijo...

Los duendes son siempre buenos, siempre, siempre. Tus recuerdos te lo han demostrado.
Un beso

sedemiuqse dijo...

Que bonita entrada. Eres tu.
Besos y amor
je

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Lo voy a intentar Vicky, lo voy a intentar.

Un abrazo y mil gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Lo miro Ridao, lo miro.

Pero no olvides, que lo valiente no olvida lo inteligente.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Passion, mil gracias por tu visita, y por tu álogo.

Eres un sol.

Un abrazo fuerte.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

No Peggy, ni muchos menos. Para nada. ¡Qué horror, ser tan perfecto!

Es una forma de decir las cosas simplemente.

De defectos estoy muy, pero que muy completito.

Un abrazo y gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Liliana, ahora mismo lo compro.

Un abrazo amiga.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Marisa. Mil gracias.

Los tres eran, mi padre, mi madre, y el duende.

Yo te mando otro abrazo y fuerte. Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Pues sí mery, se ve que lo has cogido, y los duendes son nuestros aliados.

Un abrazo y gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Sede, gracias. ¿Quién iba a ser si no, mujer?

Un fuerte abrazo.

MiLaGroS dijo...

Eres genial. Me encantan tus reflexiones. Un abrazo. milagros

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Milagros.

Es un placer.