martes, 2 de marzo de 2010

¡Los vivos!






En Siltolá no hay lugar para los vivos. Los muertos representan la equidad y el ocio. Nadie con dos dedos de frente será capaz de forzar la realidad.

A veces vivimos más de lo previsto, y vivimos de forma desmesurada. Un momento, una ocasión, una virtud.

La vida debe entregarse a quien no puede disfrutar de ese momento.

Un joven filósofo decidió depositar su tiempo en otros momentos. Despertó en una habitación de hospital.

La virtud de su existencia radicó en entregar su vida a los demás, a los que necesitaban el tiempo, la lluvia y la nostalgia.

Debemos manifestar lo necesario, sólo lo necesario.

Lo demás es eterno mientra dura.


9 comentarios:

Liliana G. dijo...

Tantas veces se ha hablado de reunirnos en Siltolá y resulta que ahora me vengo a enterar de que tengo que estar muerta para poder participar, bueno, si son las reglas del juego...

El joven filósofo, ha hecho de su virtud, lo que yo haría si fuera filósofo y si tuviera su virtud, entregarla a quien ame y a quien viva. A veces terminar en un loquero nos redime de la ignominia de una realidad insensata.

Puff, ya manifesté más de lo necesario, no puedo con mi genio.

Besos

Dyhego dijo...

JAVIER,hijomío:
Hoy no te sigo el pensamiento. Es muy complicado para mí.
Salu2 "¿oligofrénicos"?

Miradme al menos dijo...

Joé.

Juanma dijo...

"Debemos manifestar sólo lo necesario". Acaso por eso es la muerte lo único que sin remisión se impone.
Un poquito de locura para llevar, por favor...

Un cálido abrazo.

marisa dijo...

Pues nada, en lugar de "et in Arcadia Ego" "et in Siltolá ego".Sea como sea es tu proyecto, tu obra y tu criatura y , vivos o muertos, ahí estáis, o al menos vuestros versos.Un beso.

mangeles dijo...

Eso, eso....de vivos nada, que gastan mucho, y estamos en crisis...

Los muertos ahorran mucho más...¡donde va a parar¡...

De todas formas lo leeré detenidamente, por si pillo algo....

Besos

L.N.J. dijo...

Me gustaría saber que te llevó a no poner el comentario que dejé aquí. Quizás no lo vistes apropiado.

Un beso Javier, y otro para tu isla...

Olga B. dijo...

Está muy bien que uno pretenda crear una isla en la que no haya lugar para los "vivos"... pero ellos llegan siempre a todas partes. Al final, llegan.
Esto lo hablaremos de viejecitos, cuando me haga gracia.

L.N.J. dijo...

Esta reflexión de "Siltolá", me ha recordado a la necesidad de llenar esos " vacíos " de nuestra imaginación.

El filósofo _George Gurdjieff_ decía que siempre que ves dos cosas que no guardan relación entre sí, tu mente siente una profunda necesidad de relacionarlas; ni no lo hace se siente incómoda. Así que te inventas un nexo entre las dos. Estableces una unión entre dos cosas sueltas, las unes y sigues inventando un mundo que no existe.

" En Siltolá no hay lugar para los vivos . Los muertos representan la equidad y el ocio ".

Este filósofo que te nombro Javier, solía llamar a estos filtros :
"amortiguadores".

Estamos entrenados para que nuestros sentidos sean así, nos protegemos contra la realidad y estos amortiguadores, protegen nuestras mentiras, sueños y proyecciones. El hombre vive gracias a las mentiras. _ Nietzsche _ , otro filosófo más muerto que vivo, decía que a la humanidad no se le debería quitar sus mentiras, de lo contrario el hombre no podría vivir. Porque vivir con la verdad ,es un peso tan cierto y verdadero como que el noventa y nueve coma nueve por ciento de las personas , sean capaces de construir su felicidad.

Esto es como un cebolla, " el arte consiste es descubrir cómo pelarla y llegar a su centro ".

Dime ¿quién tiene dos dedos de frente ?, ¿ los vivos ?, o éstos, una vez muertos...
Porque ya , sería demasiado tarde.

Aunque hay muertos que resucitan, no los he visto, pero eso dicen.

Sobre la eternidad, la imaginación se encarga de hacer eterno, hasta lo que no dure. Fíjate en los políticos, en las religiones; llevan siglos con nosotros, y nos siguen fastidiando, debiendo manifestar lo necesario, no lo hacen.

La lluvia y la nostalgia, me tienen así, espero no despertar en la habitación de un hospital.

Saludos.