miércoles, 26 de agosto de 2009

Es la Vida



Siempre volvemos a lo mismo cuando anochece antes. Aunque el calor agobia a media tarde, las mañanas más frescas presagian ese cambio necesario y un regreso a la normalidad.

Deseada o no la rutina es la reina de estos días. Se hace tan breve el tiempo que los grandes almacenes en unas semanas comenzarán con otra campaña que acerca el fin de año.

Es triste descubrir que hemos vivido un poco más. Y aún jóvenes, nuestro alrededor nos engaña. Es la vida.


20 comentarios:

mangeles dijo...

Es verdad...se nos va la vida...en pedazos de tiempo...y sin apenas darnos cuenta.

Un beso

Juanma dijo...

Es la vida...que vuela. Yo estoy atento para atraparla cuando ese vuelo sea rasante. Y te contaré mis avances.

Un abrazo, querido Javier.

sedemiuqse dijo...

Bella entrada Javier.
besos y amor
je

José Miguel Ridao dijo...

Yo prefiero no pensar en ese engaño, para evitar la tristeza.

Un abrazo, Javier.

maite mangas dijo...

A mí me gusta especialmente este tiempo en que anochece antes y las mañanas son más frescas, me apetece la vuelta a la rutina y me aterra ver que empieza el ciclo, otra vez, un año más.
Un abrazo

Joaquín dijo...

El clásico diría que esto es el desengaño, no el engaño, y que tendría que ir al principio del vivir, y no a lo último, como parece. ¡Ser sabios para ir a morirse!

Capitán dijo...

Quizá lo triste es descubrir que nos queda un poco menos, y que aún nos creemos jóvenes.

Un abrazo

Máster en Nubes dijo...

me encanta el mes de septiembre, es inicio de algo o vuelta en su caso, de melancolía nada, alegría por haber vivido y seguir ¿no?

Olga B. dijo...

Sea cual sea el tiempo que tengamos, los que está claro, como dice Capitán, es que nos queda un poco menos.
Pero el principio de septiembre tiene algo amable, esas mañanas frescas, la rutina que nos acoge como una vuelta a casa. Tiempo habrá de hartarse...
ES la vida;-)
Un beso, Javier.

YoMisma dijo...

Es necesaria la tranquilidad y la paz en estos momentos, me encanta la rutina...

La vida tiene que ser vivida, con sus momentos de paz.

Saludos,
YoMisma

eres_mi_cruz dijo...

hola, soy bloguero y tengo tres hijos pequeños...
prefiero la rutina de invierno a la de verano...
vacaciones, salir de la rutina... sí...

pon el despertador para llevar a la niña a los cursos de natación
baja al súper con los otros dos
recoje a la niña de los cursos de natación
sube a recoger la habitación

(estribillo)
ve al trastero a coger la sombrilla, las sillas y los cacharritos de los niños
baja a la playa con los niños
clava la sombrilla
unta la crema a los niños
vigila a los niños
recoge y limpia de arena los cacharritos
carga las sillas y la sombrilla
sube de la playa con los niños
ve al trastero a dejar la sombrilla, las sillas y los cacharritos de los niños
ducha a los niños
intenta dúcharte tú

da de comer a los niños
intenta comer tú
recoge la mesa y recoge la cocina
duerme a los niños
intenta dormirte tú
da de merendar a los niños
intenta merendar tú

(estribillo)

viste a los niños
da de cenar a los niños
intenta cenar tú
saca de paseo a los niños
monta en los cacharritos a los niños
cómprale un helado a los niños
recoge a los niños
ponle el pijama a los niños
y ahora... ¡duerme a los niños!...
¡¡intenta dormirte tú!!
¡¡¡ y no te olvides de poner el despertador para llevar a la niña a los cursos de natación!!!...


vacaciones, salir de la rutina...
¡¡¡y un güevo!!!

ladanzadelviento dijo...

Si. Así es la vida. Me gustan tus textos.

Felices momentos.

Liliana G. dijo...

Es verdad, la rutina y el entorno engañan, pero desde el momento en que nos damos cuenta podremos evitar ser engañados.

No entiendo por qué es triste descubrir que hemos vivido un poco más, todo lo contrario, es genial haberlo hecho...

Me ha gustado tu texto Javier, dentro de su nostalgia y tu protesta, sigue teniendo calidez.

marisa dijo...

Lo bueno del largo y cálido verano es que da para una novela fantástica, una peli genial y una aceptación del otoño como la estación deseada. Nos sería septiembre tan bienhallado sin las largas y tediosas tardes de agosto y sin ese calor agobiante? Ningún agua es tan valorada como la que bebe el sediento.Besos, Javier.( Y que la lucidez te siga acompañando)

Rocío dijo...

A mí lo que me parece triste es pensar que se me acaba el verano, que me cierran las terracitas, que llega el tiempo de levantarme de noche y que se me hará de noche aún en el despacho...

Es la vida. Y yo soy estival.

Un saludo

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un abrazo muy fuerte a todos, y muchas gracias por vuestros álogo.

Es la vida.

Mil gracias.

América dijo...

Es la vida que parece marcada por cada estación,vamos ganando,en todo caso más que perder mejor es deshacerse de aquellos que nos pese.Saludos...

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo América, y gracias.

Mery dijo...

Qué revoltijo de cuerpo se me ha puesto siempre con el anuncio de "la vuelta al cole". Ni con los años se me cura...
Con lo bonito que es el otoño...

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Y la primavera???

Saludos.