martes, 8 de diciembre de 2009

El insensato



Pensar que los poetas son personas normales, es una enorme utopía. Un engaño manifiesto y tremendamente justificado. Los enfados y riñas entre ellos han sido y son un hecho, pero también un reto.

El caso de Tablada, o Juan Ramón, el propio Lorca, Pound. Guardo silencio. A lo largo de nuestra historia literaria siempre han existido esas desconexiones tan necesarias como auténticas.

También los hay algo maniáticos. D’Ors, por ejemplo. No menosprecio, defino. Aunque sea un autor cumbre y grande.

Hay poetas humanos. No imagino a García-Máiquez enfadado con alguien (lo dije hace unos días en un acto público). Pero todos tenemos el punto que separa la lucidez del desconcierto.

García Martín me gusta mucho en su Cuaderno. Es una constante lección de cultura literaria. Es distinto a cuando lo conocí. Nunca entenderé, no obstante, cómo ha incluido en sus antologías a un muy mediocre poeta sevillano. ¡Cosas de la lírica!

También los hay currantes de vicios, fabricantes de palabras plagadas de merchandising, y profesionales de la ausencia.

Que diga que no me gusta la poesía de Chantal Maillard no significa que no respete sus versos. Pero de ahí, a que yo sea un caso perdido, o mejor un insensato o un insulto, ¿cómo me ha definido?, va un abismo.


40 comentarios:

BLANCA LIBIA HERRERA CHAVES dijo...

Y TAMBIÉN A VECES LOS POETAS... ¿SON PERSONAS?... LOS HE VISTO FLOR O PERRO... LOBA O ANIMAL... SILENCIO O VERSO... SILENCIO Y VERSO... PERO SIEMPRE PALABRA... INEXORABLEMENTE...

UN ABRAZO

maile dijo...

"A sonidos emitidos por laringes atrofiadas... trompa de Eustaquio en estado letárgico"... no lo olvide querido Javier.
Y usted a lo suyo.

Besos de madrugada.

Fernando dijo...

bueno qués ería este mundo si todos pensaramos igual?...aunque la verdad somos 4 gatos y maullando...abrazos.

Reyes Uve dijo...

Los poetas famosos, dirás.
Supongo que sí .
Algunos serán como folklóricas bien pagadas, otros sólo se deberán a sí mismos.
Vamos, digo yo.
Lamento mucho que hayas tenido que activar la moderación de comentarios.
Saludos.

Capitán dijo...

Los poetas se comportan como todos, ni más ni menos, que escriban no los hace menos humanos, ni estar por encima del bien ni del mal.

Eugenio Encarnación dijo...

El poeta, o el artista, es una convergencia de dos dimensiones: la humana, como autor real, con datos concretos, que establece amistades y enemistades, y la ficcional, como autor implícito, como fingidor de sentimientos y pasiones que no tienen que coincidir necesariamente con los auténticos.

José Miguel Ridao dijo...

Los GRANDES poetas no son personas normales, pero no por ser poetas, sino por ser genios. Y las peleas se deben a los egos hipertrofiados, cosa de genios y no tan genios. Es más, yo diría que los aspirantes a genio tienen más ego que los que ya lo son.

Abrazos.

mangeles dijo...

Ya sabes...si no estás conmigo, estás contra mí....

Absurdo.

Besos, y feliz día de la Inmaculada Concepción, dogma de fé supremo.

Plato Roto y Cortante dijo...

Las grandes mentes necesitan de su espacio, de ahí las confrontaciones, creo.

Anónimo dijo...

Dear Sir,

Estoy con Capitán, creo también que hay mucha leyenda urbana o hasta rural, y mucha autojustificación en esto de la lírica o del arte en general.

Parece que escribir como pintar, esculpir, hacer música o lo que sea pudiera ser una patente de corso para que podamos hacer a veces lo que nos sale de un pie, por encima de los demás y utilizar el argumento de "perdonen, es que yo escribo, pinto, canto ¿saben?, Vdes, entenderán (o no, fastidiense).

No sé, una cosa es la sensibilidad artística que lleva a ver las cosas y las personas de una manera especial, a sentirlas más quizá o de forma diferente, más honda, y poder llegar a expresarlas además para que los demás lo pasen bien y hasta mal... y otra, no sé, se me ocurre, el darse vueltas en exceso, al final podemos caer en eso ¿no?

Pero vamos, yo no tengo arte alguno, sólo soy reina y lo digo sin pretender molestar a nadie, con permiso.

Mary Queen of Scots

marisa dijo...

"Pero todos tenemos el punto que separa la lucidez del desconcierto".Ay javier, no sé si todos, pero entre la lucidez y el desconcierto anda nuestro amor por la palabra.Un beso enorme, y gracias por tu lucidez.

Paloma dijo...

Si partimos de la base que uno escribe desde “su más íntimo sentir en la más callada de las horas” o al menos así debería ser, habrá tantos tipos de poetas como registros de sentimientos. Quizá el denominador común es que han aprendido precisamente a escuchar ese Yo interior que la mayoría de la gente desoye absorbidos por sus circunstancias.

Me parece que todo el que se expone públicamente, se expone de igual manera a gustar, a desagradar, o a dejar indiferente.

Besos Javier.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un abrazo para ti Blanca.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Maile, por su consejo, muy amable.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Cuatro con muchos, querido Fernando.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo Reyes, y muchas gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Capitán, con frialdad, tiene usted razón.

Pero no comparto su teoría.

Daría para un café extenso. ¿Lo desea cuando vuelva?

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Estoy con usted Eugenio.

Un saludo, y gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo José Miguel.

Gracias por tu opinión.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Mangeles, te deseo un buen día.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Plato Roto y Cortante, es lo que hay siempre.

Y tiene usted razón.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Majestad, le digo lo mismo que a Capitán, un café ¿gusta?

Lo tenemos pendiente.

Reciba mi saludo majestuoso, y que disfrute mañana, entre tanto vulgo.

Un saludo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo Marisa.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Y es así Paloma, y es así.

Pero existe un punto de desconcierto, siempre, que no debe usted olvidar.

Gracias y reciba un fuerte abrazo.

Capitán dijo...

Don Javier, deseado, te llamo

Las hojas del roble dijo...

Aquí estamos todos como una chota, pero tenemos derecho a que no nos guste algo.

Ruben M. M. dijo...

Siempre me ha interesado especialmente la dimensión humana de los grandes creadores, ese punto donde muchos dejan de ser tan excepcionales. En muchos casos, es difícil llegar a tener una gran obra y ser una gran persona, las obras geniales absorben tanto, que llegan a anular a la persona.

Saludos.

Olga B. dijo...

Va, yo creo que la mala baba la pueden tener igual los poetas que los prosaicos, e incluso los buenos poetas y los malos poetas... sólo que al menos los buenos nos dejan algo que merezca la pena; los otros, ni eso.
Ni caso a los insultos, simplemente se les "modera" y punto.
Saludos, gaditano.

Un beso.

Liliana G. dijo...

Nunca me puse a pensar en un poeta como en un personaje distinto del resto, me pescás desprevenida... tal vez lo asocio más con la bohemia, pero de todos modos es evidente que hay quien tiene el ego por delante de sus versos, cosa lamentable si la hay.

¿Por qué debería gustarte Chantal Maillard, hay alguna obligación?
Yo criticaría la falsedad en una crítica, pero nunca una crítica honesta.

Besos, Javier.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Te espero Capitán.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Lo digo yo, y lo dices tú, amigo Hojas.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo Ruben.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Y punto Olga.

Un abrazo.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo Liliana.

Gracias.

Anónimo dijo...

Los poetas son personas y tienen todas las virtudes y todos los defectos de cualquier persona. Quizá un poco amplificadas ambas cosas.
Por mi parte, me gustan las personas auténticas pero me gusta descubrir una autenticidad algo excéntrica e insólita (cuando la hay). No tengo nada contra los buenos padres de familia, aunque prefiero a la gente más rara y menos previsible.
Por cierto, García Martín, al que mencionas en tu post, es uno de los personajes más interesantes que conozco, inmensamente inteligente, inmensamente divertido y nada convencional.
Un abrazo:
JLP

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias José Luis (creo que eres tú).

Tengo la suerte de conocer a José Luis, y sí, es muy interesante.

Recibe un fuerte abrazo.

Anónimo dijo...

¿Quién le ha definido así?

El último comentario no queda muy claro,

abrazos

Anónimo dijo...

Le ha definido José Luis Piquero.
Saludos.
JLP

Javier Sánchez Menéndez dijo...

No queda claro Anónimo.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias José Luis.