miércoles, 9 de diciembre de 2009

En compañía de Miguel D'Ors



Hace ya algunos días comencé a escribir un poema. Cada vez que lo leo le arranco versos y lo destripo. Añado alguna impertinencia y pienso en su futuro, como el que piensa en el fin de año.

Releo a Miguel D’Ors (¡qué grande es la poesía de D’Ors!), a Luis Rosales, a Nicanor Parra. Me encanta Historia Antigua de Víctor Botas y Una educación sentimental de Vázquez Montalbán.

Me aportan sentido, ritmo, tono, fondo, y vida. Pero me falta amor a mi propio poema. Lucho por buscar un título acorde a la justa medida, y acabo con el sueño de los justos.

Confirmar y sentir, criticar y volar. Busco la felicidad en las esquinas y encuentro solamente nostalgias, diferencias. Un amigo me dice que necesita hablar conmigo. Mi familia que atraviesa un mal momento.

¿Me acuesto o me corto las venas? ¿Me las dejo crecer, tal vez?

Tomo el poema y dejo cinco versos. Lo demás sobra. Es un escrúpulo, lo que podía haber sido, ya ha dejado de ser.

¡Qué difícil es crear! ¡Qué complicado, crecer! Y algunos piensan, mientras tanto, que han descubierto el mundo. Y se lo creen.


30 comentarios:

Capitán dijo...

Y yo llego el primero, cosas de la diferencia horaria.

Los poemas que se enquistan, o acaban en la basura o en los altares, aunque claro, yo acabo de llegar y aún no sé que son los altares.

Un abrazo

Fernando dijo...

la Pizarnik escribía en una pizarra e iba borrando..borrando..abrazos afortunado.

L.N.J. dijo...

DDios Javier, qué duro eres contigo mismo. ¿ De veras quieres que vaya a tu entierro por cortarte las venas ?.

A ver, mejor ir a firmarte un poema escrito desde tu alma, yo te regalo la pluma, no te preocupes. Olvidate de esas frases escritas " con la tinta de mis venas "...
Si te falta amor a tu propio poema, espera y ten paciencia, te llegará.

Yo he descubiero el mundo, y encima me lo creo. O acaso cuando naces , ¿ no vienes al mundo ?...


¿Qué esperas de él, que tú no te quieras darte a ti mismo?.

Liliana G. dijo...

Dejátelas crecer Javier, please, que te crezcan :)

Cuando uno crea no tiene escrúpulos, porque no existen, la creación surge espontánea y se apropia del Yo y del tiempo, no vale la pena apurarla...

Los que creen que han descubierto el mundo ni siquiera se han descubierto a sí mismos. ¡Pobres ilusos!

Me encantó tu entrada, sí que tiene arte.

Besazos.

mangeles dijo...

Tal vez si después de mucho pensarlo, y darlo vueltas,....lo dejas guardado en el cajón unos días...y te pones a otra cosa...cuando vuelvas sobre el poema...el subconsciente habrá hecho su parte de trabajo, y todo sea más fácil.

Es una idea...aunque no sé si funciona.

Que tengas un buen día. Besos

maile dijo...

Me ha recordado una canción de Serrat, "no hago otra cosa que pensar en ti", y a lo mejor, o a lo peor, sus musas andan ocupadillas en otras cuestiones... o hay cosas que le preocupan y ha de resolver antes que el título de un poema... o busca la felicidad donde no está... o será un poco de todo.
Ánimo y "al toro", que este tiene los cuernos de goma.

Que tenga usted un buen día.

Dyhego dijo...

JAVIER:
¡Déjatelas largas!
No sé quién decía que los poemas (cualquier obra literaria) había que dejarla 10 años en barbecho. Si, tras ese tiempo, aún vale la pena, pues, adelante.
Hay que quitar hojarasca (blanca nieve, paisajes del alma, territorio de los sentimientos y "hallazgos" semejantes ya fosilizados...).
Saludéisions for your go home in Espaiñ!

Dyhego dijo...

Cachis en la mar, que no sé si mi "álogo" se ha ido al carajéter...
Si ha sido así no pasa nada, (más se perdió en Cuba, jeje.
No me veo con ganas de repetir lo mismo.
Salu2.

José Miguel Ridao dijo...

Esta noche vamos a descubrir el mundo, Javier, y te lo vas a perder...

José María JURADO dijo...

No sé que podrá más, mi solidaridad de estudiante con el sufrimiento creativo de Javier o la noche mercurial.

Echo la moneda al aire, ¿asonante o consonante?

Un abrazo.

Alicia María Abatilli dijo...

Muchas veces me quedé con el título, es lo primero que nace.
Luego jamás lo publiqué ¿Cómo hacerlo?
Ahora los títulos ya no son tan breves, algunos se defienden solitos.
Muy bueno tu post.
Un abrazo.
Alicia

madison dijo...

Mejor acuéstate y deja las venas que crezcan a su aire.
¿Qué es complicado crecer? pués sí, pero es lo que hay, el tiempo nos arrastra con el, no hay manera de engañarlo.

Genial entrada chico.
Un saludo

Jesús Cotta Lobato dijo...

Hay poemas que a uno se le resisten durante días y meses y al final, cuando uno cree que ya están bien, la gente los lee y lo tachan de malo. Pero otras veces el esfuerzo vale la pena. Yo creo que si a pesar de la dificultad de dar remate a un poema sigue habiendo entusiasmo es porque el poema vale la pena. Un abrazo.

El alegre "opinador" dijo...

Javier. Yo de poemas que se enquistan sé poco... Pero sé un poquillo más de arquitectura que se enquista (también creación) y, cuando me pasa, prefiero aparcarla por un rato... o tres días y dejarme las venas largas...
Un saludo.

Alejandro dijo...

En las esquinas la felicidad se compra, Javier.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un altar es un mundo, y el mundo es un misterio, Capitán.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Abrazo para ti Fernando.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Bueno Lourdes, me convence, ¿me convence?

No soy tan duro, de verdad.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

También el suyo es arte Liliana.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Es posible que funcione Mangeles. Muy posible.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Y usted mañana Maile (buen día).

¿Cree que el toro tiene los cuernos de goma?

¡No sé!

¡Pobre Morante!

Un fuerte abrazo, y mil gracias por todo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Es usted muy afortunado Diego, dice tantas verdades como aciertos.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¿Quién dijo miedo, Ridao?

Un fuerte abrazo.

Ah, y el mundo lo descubrió otro artista, más cursi, más poético, y menos anticuado.

Recibe un fuerte abrazo, con cariño.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Mucho más se perdió en la Isla Diego.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

El canto, Jurado, el canto siempre.

La moneda de canto, quiero decir.

¡A mí siempre me sale de canto!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Alicia, el abrazo para ti.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Madison, ¿dormir?, ¡qué horor!

Con todos mis respetos. me apetece vivir, y disfrutar, y divertirme.

La vida.

Mil gracias por sus palabras, y por su álogo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Bueno Jesús, si vale la pena, pues eso.

Si no, pues eso.

Y eso, es eso.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Hay que ver lo que hacen los jesuitas, opinador.

¡Manda güevos!

Ahora me entero, y a lo mejor me equivoco.

¡Manda güevos!

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Y en cada esquina hay un borde, Alejandro, un duro y triste borde, amigo.

Reciba mi abrazo, con mi admiración y mi "opinión".

Gracias.