miércoles, 2 de diciembre de 2009

¡La vida al carajo!



Uno se cansa de vivir, cada día. Nada es como quiero que sea. Y desde luego se pone difícil, muy difícil. La verdad, nada merece la pena. Los cobardes por ser cobardes, y los valientes, que yo no me lo creo.

Quiero hacer un regalo y no me dejan, para qué, por qué, todo debe tener un sentido, y el único interés está en el gusto. En mi despacho hace “una caló der caraho”. He puesto el “calentito”, a tope, y “¡dioooooooos, que bulla!”.

Tan cansado que me digan que escribo lo que no debo escribir, o que gusta esto que añado, que merece la pena leer, escuchar. Una llamada de teléfono, un saludo, un adiós, y muchas lágrimas.

No puede ser. Haga lo que haga está mal. Diga lo que diga está mal. Si llamo porque soy pesado, y si me llaman, “¡cuelga ya!”. Todo tiene un principio y un final. Y esto llega ya “a lo que sarga”.

La verdad es que “a mí me diguá”, no merece la pena que me coma la cabeza a dos manos, ni siquiera con una. A veces, la gente es tela de “pamplina”. Y yo también.

Pero todo es más simple. Esas personas que todo lo “milimetran”, lo detallan, lo estudian, lo consultan con sus consejeras de oreja y sus consejeros de rabo, eso no. Nada, no. La verdad, error de cálculo, de estilo, de pena.

Uno se cansa. Pero una cosa es la literatura y otra la vida. Los que tenemos la fortuna de poder elegir, ya lo hemos hecho. ¡La vida al carajo!


40 comentarios:

Juanma de la Torre dijo...

Uno. No ponerse el calentito, mejor tener los pies fríos.

Dos. Pasando de orejas y rabos. Todo se juega al 9.

Y al carajo.

José Miguel Ridao dijo...

Pues no sé cómo vas a disfrutar de la literatura estando sin vida...

Carajo rima con badajo, desparpajo, estropajo y el impávido de abajo. ¡Toma clase!

Mónica Viviana Silvestre dijo...

Los que tenemos la oportunidad de elegir, sin dudas, optamos por la literatura frontalmente, es que al aferrarnos a lo lirerario, estamos aferrandonos a la esencia de soñar y los sueños siempre van más allá de todo, hasta de la vida misma, llevandonos cómodamente instalados en el lomo de sus alas...

Profundo, un placer leerte

Cariños poeta

Fernando dijo...

no me cedo al gusto de mandarla yo también ya que sin ella para qué escribir?...abrazos desde el cierzo.

mangeles dijo...

Jjeeje...pues eso tiene arreglo, "haz siempre lo contrario a lo que te recomienden, y a lo que tú mismo te recomiendes"...

Al principio dá "yuyu", pero cuando ves que no pasa nada...y que se pueden hacer las cosas de forma diferente a lo que tú creías..mola...

Es facíl...yo quiero hacer ese regalo, y fulanito que es muy listo y muy sensato, dice que no lo haga...pues lo hago. ¿Qué va a pasar?...

Hoy no me apetece escribir, pues hoy justamente escribo, y publico lo que me ha salido, que me parece horroroso...¿qué va a pasar?...

Venga, Javier, a jugar con la vida...

Besotes.

Dyhego dijo...

JAVIER:
Pos, como dise er Zeviya de los Mojinos Escozíos:
Ar carajo, ar carajo, ar carajo,
que ze vaya ar carajo.

Lo que tienes que haser eh dirigir tu chiringuito como el señor Barns de los Simpson con su Central Tóxiconuclear...

Muchos salu2, Javierín.

maile dijo...

Si, es cierto, nuestra vida puede llegar a cansarnos, sobre todo si no nos gusta. Si la balanza en la que bailan pros y contras se inclina hacia las segundas puede parecernos insoportable y los primeros no compensan. Ya que, en teoría, vivimos sólo una, deberíamos poder elegir lo que queremos de ella o, cuando menos, lo que queremos hacer con ella.
Pero si la mandamos al carajo... ¿De que fuente se nutrirán nuestros deseos, sueños,recuerdos sensaciones... y que luego formaran parte de esa Literatura que nos hace felices?

Olga B. dijo...

Ya sabes que a veces uno acierta por intuición y luego tiene que borrar el comentario (sorry:-) Sólo diré que elegir es vivir y tú ya lo has hecho.
Creo que sales de viaje. A disfrutar.
Un fuerte abrazo.

L.N.J. dijo...

Hola encanto, te leo y te entiendo; pero si el carajo son unas vacaciones pagadas, con relax total, y tomarse la vida al filo de lo posible. Yo, quiero esa vida.

Un beso Javier, !ánimos!.

Anónimo dijo...

Quehoso os noto, caballero, y cabreao. En fin, son 4 días y uno nublado, salvo cosa principal creo que no vale la pena enfadarse ni llevarse mal rato por casi nada. No sé si le pasa, yo luego me enfado por haberme enfadado: hace falta ser tonta. Mejor ni empezar. No le digo la impasibilidad, que es de anglos y muy aburrida, un tostón, la verdad. Pero ese humor gaditano que Vd. tiene y se gasta, por Dios... Dónde va a parar verle o leerle así a leerle como hoy, que penita da. Dónde va a parar.

Y encima se va de viaje, amos ande, que se lo va a pasar genial.

Siempre a sus pies y un fuerte abrazo, me dirá Vd. si muchas reinas le dicen esto...

Queen Mary of Scots

Liliana G. dijo...

Me quedo con las dos (una no sé por cuanto tiempo) pero si realmente tuviera el placer de elegir, atesoraría la vida con todo lo malo que encierra, antes que perderla y no disfrutar de las pequeñas grandes cosas que nos ofrece.
Si tu entrada es pura literatura, ya te está dando la oportunidad de expresarte. Si es tu verdad, cambiarás de parecer cuando la espada roce peligrosamente tu garganta... doy fe.

Besazos, Javier.

mirambella dijo...

Pareces enfadado. A mi me encanta como te expresas y escribes. Incluso mandándolo todo al carajo. Besos.

Juanma dijo...

Genial, Javier, genial. Pamplinas las justitas, o sea, ninguna ¿no?

Un fuerte abrazo.

Capitán dijo...

La suerte de poder elegir, Javier, esa es la clave.

Y el valor de querer elegir.

Julia dijo...

Te veo muy "cabreao", como una amiga, que se pasa el día soltando sapos y serpientes a cada cosa que le pasa. Y eso, aburre.
No se en qué punto está el secreto para perder el cabreo crónico/inútil, pero debe haberlo. Woody Allen, en una escena en que atendía como psicoanalista a una paciente repetitiva en sus quejas, le dijo "señora, no le de más vueltas, a usted lo que le pasa es la vida". Seguiré leyendo, porque la verdad es que lo cuentas muy bien y lo vivo tal cual.
Saludos.

Paloma dijo...

"Vivir es desatinar:
tener para destejer:
aprender para olvidar;
amar para recordar
amor que no puede ser
o la alegría de ayer
que nunca vuelva a pasar"

Ya que te quedas con la literatura, quizá Machado te inspire un poco de vida sin que se extinga el arte que tienes.

Besos vitales.

Ps. ¿de verdad estás en crisis?

Ana Alonso dijo...

Pues yo cada vez opto más por la vida. Por eso leo este blog, en el que "vida y literatura se confunden"
Un saludo.

Vicky dijo...

Anda como te gusta jugar con las palabras y marear al pato...

me recuerdas a un profesor de matemáticas que exigia mucho , el dia que venia con traje y corbata y empezaba :" pareceis patos mareados en alta mar"...

ese dia habia que ir con cuidado porque iba a saco a por todos, a la mínima te soltaba un resoplido...la cuestión es que era un profesor buenisimo , agradezco ahora que exigiera tanto...eso si cuando sonreia , empezabamos a respirar todos...

Por cierto es bueno respirar hondo y cuando notes que te ahogas lo sueltas , veras como se aclaran las ideas y se va el cabreo...

Un Abrazo cálido.

Rafael Lucena dijo...

Total, tampoco es para tanto, la vida, digo.

Joaquín dijo...

Al apóstol San Pablo se le olvidó decir que si la vida acaba aquí, es una inmensa estafa.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Blancas y negras al 3, Juanma de la Torre, siempre al tres.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Le sacas rima a todo Ridao, a todo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

El placer es nuestro Mónica.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Abrazo recibido Fernando, y te envio otro grande.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Te hago caso Mangeles.

Caso verdadero.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¡Qué arte tienes Diego!

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Maile, la Literatura nos hace felices, y distintos.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Disfruto Olga, disfruto, a mi manera.

¡Eres lista y observadora!

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Yo también la quiero Lourdes, de verdad.

¡Para qué decir otra cosa!

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¡Una reina a sus pies!

Nada de nada, majestad.

Gracias, de "ba llena" para arriba.


Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Buena elección Liliana, con las dos.

¡Toma!

Eso es arte.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Mirambella, muy amable.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Juanma, había leído, pamplinas para los jesuitas.

¡Qué le voy a hacer!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

El valor de querer Capitán, siempre elegir, pero queriendo.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Julia, cabreado no, cansado de vivir.

¡La verdad!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¿Qué es la crisis Paloma?

La vida, tal vez.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Ana, todo es vida, todo es literatura.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Lo voy a hacer Vicky, lo haré. Y en tu honor.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¿Qué es la vida Rafael?

Un capítulo con código de barras.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¡Estafa!

Joaquín, ¿y qué hacemos?

Un fuerte abrazo.