miércoles, 1 de julio de 2009

Candados del alma





Vienes de Centroamérica para pasar un día, y te apetece cruzar el puente de Triana. No sabía que tú conocías una leyenda urbana que dentro de unos meses se hará tan popular en muchas ciudades del mundo, en todas aquellas que tienen puentes, y ríos, y enamorados.

Los candados, aún incipientes, aunque cientos, inundan el puente de Triana. Cogidos en los barrotes tienen escrito con rotulador permanente, y a veces, grabados, los nombres de los amantes.

Y ahora, candados unidos a candados. Entrelazados. Para que el amor no lo separe nadie.

Ayer una pareja de ancianos intentaba poner uno. Llevaba sus nombres. Mari y José. Tuve que ayudarles, no tenían fuerza para cerrarlo.

El amor es un puente, en volandas. Como la vida. Amarrados. Unidos. Encadenados.

Lo demás, es eterno.

Te marchas por la noche y me despido, el amor, no existe, el alma, tampoco.


56 comentarios:

Máster en Nubes dijo...

Jo, el final es ¡tritísimo! por Dios, ¿cómo no va existir el amor, hombre? Faltaría más ...
Hala, un abrazo
Aurora

Mery dijo...

Y si no existe el alma ¿quién o qué ha escrito esta entrada llena de pura entraña?
Uno de los candados de Triana no ha sido, desde luego.
(Por cierto, cómo me gusta ese puente y ese barrio)
Un beso

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Que no, Duquesa, que existe el agua. ¿No?

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Mery.

Lo ha escrito el espíritu del otro lado.

Un abrazo.

Alejandro Muñoz dijo...

No en todas las ciudades, ni en todos los ríos, solo en aquellas y aquellos que tengan alma.

Deberían hacer turnos de guardia los ferreteros del barrio.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Los del barrio, y los de la eternidad, Alejandro.

El alma, es el gran timo de la estampita.

Un fuerte abrazo.

¿Se lo has dicho?

Maripaz Brugos dijo...

El amor, hay que amarrarlo, con candados o como sea ... no sé si existe el álma, el amor, lo he palpado... tiene la belleza del Puente de Triana.

Saludos

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Maripaz.

No lo sueltes. Ponle un candado.

Un abrazo.

Vicky dijo...

....yo el amor no lo amarro con candado ...yo lo amarro con uñas y dientes si hace falta...

..por cierto que final mas triste...que poca fe en el amor que tienes javier...

Un abrazo.

Vicky.

Conchi Guirao dijo...

El amor, se fuma como un cigarrillo, se mete en las entrañas y con el tiempo mata, de forma silenciosa poco a poco mientras se va esfumando como el humo del tabaco, mientras damos caladas a ese maldito amor.

Conchi. Un bsito

Siab-MiprincesaAzul dijo...

Si no existieran yo no te estaría escribiendo...
un beso

Liliana G. dijo...

El amor no necesita candados ni prisiones de cristal, necesita libertad para echarse a volar.
¿Qué es el amor sin alas? ¿Qué es el amor sin ese dejarse amar?
El amor no sabe de puentes ni de agua, ni de amarres, ni de fuerzas que ya no se tienen.
Si cuando ella se marcha, el amor deja de existir, es porque tu alma te dice que estás enamorado, aunque niegues lo uno y lo otro.

Me encantó tu texto, una dulzura.

Un cariño grande, Javier.

MarianGardi dijo...

Javier, el amor existe, sòlo hace falta encontrar a la persona que sepa amar y te corresponda en ese Real Arte que es Amar.
El amor es un jardin y como tal hay que cuidarlo.
Empezando por quitar las malas hierbas y por abonar la tierra.
Esto no es solo trabajo y dedicaciòn, lleva implicita muchas otras cosas, por ello digo que es todo un Arte y que generalmente no sabemos amar.
Las verdaderas historias de amor me emocionan profundamente, cuando veo a un viejito diciendo volveria a casarme con mi Maria, o cuando me contaron, que una mujer necesitò ser recluida por un tiempo en el departamento siquiatrico del hospital y el marido dijo al mèdico que le dictase a èl otra enfermedad sìquica, pues queria entrar con ella para no dejarla sola.
Eso es amor!
Un abrazo amoroso sin gafas

Julio dijo...

El candado: modo de atar el amor que se escapa como el viento que acaricia los barrotes del puente de Triana.

Ignacio dijo...

De hecho, fué al cruzar el puente de Triana cuando mi amigo Gustavo me dijo "y aquí empieza Sevilla" lo cual ratifiqué en noches informes en el callejón de la Inquisición.

Quedó demostrado que el amor no existe: como los reyes magos, el amor, son los padres.


( ah no, es: San Valentín son los padres)

Joaquín dijo...

Esta curiosa y enternecedora costumbre, refleja nuestro anhelo de que el amor fuese tan perdurable como estos candados de acero...

Capitán dijo...

Todo pasa y nada queda, decían, pero ¿es verdad?

Muy bueno, duro y bueno

lisebe dijo...

No tenía ni idea lo de los candados!!
Cuando éramos adolescentes existían los corazones en árboles, puertas de lavabos públicos o de bares o incluso en el Ianstituto, pero lo de los candados es algo que ha creado la evolución sociológica.
La verdad que me parece muy tierno que dos ancianos hagan eso por amor.
Pero ..en serio que no crees en el amor Javier? Es lo único que te cambia por dentro y por fuera sin depender de la edad..
De todos modos es mi opinión por supuesto..
Besos querido amigo

I AM dijo...

Me ha encantado el final, la última frase como broche de oro a todo un día "Agua en un canastillo".
Un abrazo

marisa dijo...

Precioso texto...amantes , candados, amores que no quieren pasar nunca ese puente sino quedarse ahí eternos, detenidos.
Un beso

Olga B. dijo...

Anda, yo no me he fijado si en los puentes que cruzan el Ebro para unir los dos lados de la ciudad hay candados de esos. Es un símbolo contradictorio el candado. Le va muy bien al amor humano, el que pretende ser poesía siendo lo que es (si es),siendo lo que somos. Me produce una ternura infinita pensar en lo hermoso y lo terrible de un candado que sella un amor. Hay mucha sabiduría en ese símbolo.
Muy inteligente hacer que lo miremos, Javier.

Ladrón_De_Versos dijo...

Eres el rey, el rey del punto y seguido, jajajajaja... Saludos! Eso es lo que puedo ver en tus escritos.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Cómo te gusta provocar, Javier, con las últimas líneas de tus entradas.
La leyenda del candado, muy emotiva. Como la entrada toda.
¿Existe el amor a la poesía?
Un abrazo amigo (y no digo del alma, por tus dos últimas palabras...)

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Vicky, la vida es dura, y el tiempo es corto.

Lo demás son fantasías de ayer y hoy.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Joder Conchi, qué caladas...

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Y me estás escribiendo Siab, lo estás haciendo.

Pero ¿eres tú realmente?

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Liliana.

Dices que hay que echar alas. Pero ¿para qué?

Si no podemos volar, mujer.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Marian, qué especulativa estás.

Es broma.

Un fuerte abrazo y mil gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Julio, una definición tan efímera, como certera.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

San Valentín, Ignacio, y dices bien.

¿Y quienes son los Reyes?

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Y no lo son, Joaquín, por el sencillo hecho que no "son", y como tal, no existe.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Capitán, que si es verdad. Pregunta a tu madre, o a las personas mayores.

Tan cierto y verdadero, como la vida misma.

Y la dureza, es mediocridad, radica en su único fin: la vida.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Lisebe, es una forma de alogar con vosotros.

No, no creo, es un montaje como otro cualquiera.

Un abrazo.

Pd. El ser humano, está mucho más allá del amor, el ser en sí es mucho más importante, y el ser es capaz de llenar no una, sino mil vidas.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

I AM, eres genial, lo del agua me ha encantado.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Marisa, pero se quedan ahí. No traspasan fronteras, ni acontecimientos. Es triste que permanezcan en un candado, y en un puente. En el fondo esa es la vida.

Estamos atados a nuestra vida, que es el puente.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Olga, efectivamente, aunque he dicho algo a Marisa, hay un doble o triple sentido.

Lo has vuelto a coger.

Un abrazo fuerte.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Ladrón, mil gracias.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¿Provocar?

Muchas veces a la verdad la cubrimos de paja, para que no haga daño.

El amor a la poesía, también es falso, ya que la creación es necesidad y no amor.

Recibe un fuerte abrazo, amigo, de "ánima".

Carla dijo...

mmmmmmmmmmmmm
Lo que cuentas me encanto... es maravilloso, muy romantico...
Pero el final.. yo sinceramente no creo que pienses que no exista el amor.
Hay tantos tipos de amor... por ejemplo ¿no amas escribir? ¿No amas tus letras? Yo creo que si y eso tambien es amor.

Anónimo dijo...

Conocia la historia de los candados por un programa de TV, quizás los enamorados que utilicen ese símbolo sean tan incredulos que piensen que así el momento "enamoramiento" va ser eterno. Aquí en Cádiz nos han puesto un candado abierto al lado de la plaza de España que representa la libertad de prensa,es una jartá de feo. No deberiamos amarrar los sentimientos con nada, disfrutar sólo del instante. Pero si la Teo temina el segundo puente prometo ser la primera en poner un candado... Como siempre genial Javier.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Hola Carla, pues creo que sí, más que pensarlo o no pensarlo, es una realidad.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Hola Anónimo. Lo primero que tengo que decirte, es que si la "Rubia" termina el segundo puente yo me amarro al Carranza.

Y bueno, pienso que los enamorados, despues de ir a una ferretería y gastarse sus ahorrillos en un candado, coger un autobús hasta Paseo Colón, bajarse y andar hasta el Puente de Triana y poner el candado. Cuando acaban, se miran y dicen:

-"Venga ya hombre".

Un fuerte abrazo, Anónimo, y gracias.

KI dijo...

Cuando el alma esta sombría, el amor parece no existir...


Saludos!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Hola KI, sombría y al sol, te diría.

Y ese alma, paseando a los 40º a la sombra. ¿Se va o no se va?

Pues claro que se va, ya se ha ido.

Un fuerte abrazo y gracias por el álogo.

Vicky dijo...

...cuando se ama de verdad no son necesarios ni candados ni amarres...

El amor si es mutuo y correspondido permanecera siempre a tu lado, pero el amor hay que saber mimarlo y cuidarlo y te compensara ...y hay que saber distinguir fantasia de realidad...

Un abrazo.
Vicky.

Anónimo dijo...

cuanta gente se habra enamorado en el puente carranza en caravana... mirando el esplendor de la bahía cuando sucumbe el sol...? ufff creo que yo también me amarraré.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias por los detalles Vicky. Y espero que te dure mucho, mucho, mucho.

Recibe un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Allí nos veremos Anónimo, yo llevaré unas cañas, por aquello del entretenimiento, ya sabes, si pescamos una lisa, pues eso que hemos cogido.

Otro abrazo.

MiLaGroS dijo...

Yo opino lo mismo Javiier que te gusta provocar. Comienzas escribiendo un texto lleno de sensibilidad y de ternura que nos emboba y nos despiertas con un jarro de agua fría ja, ja, ja. Tu sabes que el amor existe y el alma tambiénPor amor se hacen las mayores proezas y los mayores desatinos. La creación es siempre por amor. Una madre esla prueba de que el amor existe. un abrazo milagros

maite mangas dijo...

No conocía la historia, pero la imagen de los ancianos es muy tierna, lo que pasa que a mí lo del candado me parece más una condena que algo gozoso.Y el rotulador permanente siempre se termina borrando.
El alma existe, pero no puede amarrarse, ni siquiera la de uno.
Un abrazo, Javier

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Milagros por tus palabras.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Doble sentido Maite, de eso hemos hablado, de la condena del amor.

Gracias.

Buenas noches.

América dijo...

Anda que estas provocador,el amor existe,como existe lo contrario.
Como me gusta ese puente de Triana,desde la primera vez que lo cruce siempre supe que seria de esos lugares que no olvidaría jamás ,tan bonita la Capilla del Carmen,espero volver y dejar un candado es tan solo un símbolo pero me encanta la idea.
Seguro que mi esposo no saldrá de su asombro y le contaré sobre ésta entrada.

Un abrazo Javier.

Gloria dijo...

Me uno a lo que dice Vcky y sobre todo a lo que dice Liliana. El Amor ha de ser libre como un pájaro, si no, deja de ser Amor. Lo que ocurre es que la mayoría de las veces confundimos amor con otros muchos sentires que nada tienen que ver.
P.D. ¿De verdad piensas que el Amor no existe? ¿que el Alma no existe?. Creo que son las únicas cosas a las que yo nunca cuestioné su existencia.
Besos.
Gloria.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un abrazo América.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gloria, pues dudamos. Mientras piensas que son cosas indudables, yo pienso lo contrario.

Pero esa es la vida.

Gracias.