miércoles, 8 de julio de 2009

Necedad


Una vida es un mundo. Un mundo es un misterio. Y el misterio es crecimiento.

Sobrevivimos al reencuentro, a la necedad, a la atención. No aplicamos nuestro propio yo al interior, siempre al exterior. No somos culpables de nada. Y lo creemos. La investigación de nuestra existencia deja paso al mañana. Pero el hoy es evidente.

Queremos que no se nos diga nunca nada. Nada. Comprendemos que un crimen es espontáneo. No le hacemos caso. Los factores de nuestra represión golpean la cabeza de uno, pero también la de los demás.

Y a todo esto, la culpa es el síntoma de la desesperanza.


30 comentarios:

Capitán dijo...

A veces el olvido, la insensatez, la autoafirmación, son necesarios para seguir adelante, la culpa siempre es de otros, ¿cosas de la logse?

Siab-MiprincesaAzul dijo...

Hay q sobrevivir a la necedad y lo peor es q nos acecha a diario jajaja
un beso!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

O de la Loe, Capitán.

O tal vez de Poe.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Siempre está presente Siab. Nunca nos deja.

Debemos echarla de nuestras vidas.

Un abrazo.

ade dijo...

- Fuimos educados para sentir culpa, aveces nos sentimos culpables aún cuando la culpa no nos reconoce y nos ignora. Un beso. Ade

Maripaz Brugos dijo...

La necedad, hace que vivamos una vida pobre en riquezas, que solo se encuentran si arañamos el interior . Es ridículo el necío y causa risa su manera de actuar.

Todos de alguna manera, probamos la necedad en alguna ocasión . Vá implícito en la naturaleza humana

Un saludo

Carla dijo...

Un texto triste... un texto para la refleccion...

Dromo dijo...

tan delicioso
como leer
aquel viejo adagio que dice
"se o no ser"

ud si me comprende

felicidades
por esa capacidad de adentrarse en la cotidianidad y ser un fiel espejo y reflejo de las emociones del ser humano

saludos desde mexico

Julio dijo...

To be is to do; to do is to be and nothing is true...

stella dijo...

Así somos, pensando siempre ser autenticos dueños de la razón y la verdad, ¿culpa? nunca será nuestra porque buscaremos mil cosas para evadirnos de ella
Me ha gustado leerte
Un abrazo
Stella

Máster en Nubes dijo...

De acuerdo en lo primero, todo es misterio, para empezar que no nos desintegremos, que sigamos unidos por dentro. Me lo han explicado los físicos y sigo sin entenderlo. En fin.

En cambio yo creo que en este mundo hace falta algo más de sentido de culpa. Honradamente te lo digo, Javier. Sería largo de explicar, pero hay una culpa del que reconoce que obró mal, que ve 1que hay cosas buenas y malas, y mejores o peores. Y es justo al revés, cuando hay ese sentido hay siempre esperanza. No tengo tiempo ni es el lugar, ya hablaremos algún día (espero ;-)).

No estoy hablando de la culpa en sentido ese perverso de remordimiento del que da vueltas y vueltas y ná. Y jode a los demás o a sí mismo. Estoy hablando de otra cosa. De sentido moral: del hice mal, me equivoqué en esto.

De las cosas más espantosas hoy de crímenes horrendos es la pérdida de sentido de culpa. Mira el monstruo de ansteten y verás...

Perdón por la extensión, me interesa el pecado, la culpa y la redención en calma y con alegría. Y desde luego que con esperanza.

América dijo...

Hola Javier gusto en saludarte de nuevo.
El misterio es intrínseco a la naturaleza humana,sobrevivimos y vivimos,la culpa...La nuestra y la del prójimo ,la capacidad de enmienda es la esperanza.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un beso para ti Ade, y gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Es cierto Maripaz. La necedad va con nosotros.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Carla. La verdad, muy triste.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Te comprendo Dromo. Mucho.

Gracias por tus palabras, que siempre son.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Julio, please,
Everything is real while the opposite is not demonstrated.
Everything is synonymous of foolishness and prides, though it is not demonstrated.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Y a mi tus palabras Stella.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Aurora, y no te contradigo.

Claro que hace falta.

Echar balones fuera es muy español, pero muy hijo de puta.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo América.

Y que nunca falte la esperanza.

Jesús Aparicio González dijo...

La necedad es esa hierba mala (o conjunto de hierbas) que impide nuestro crecimiento interior. Superarla es abrir un camino a toda esperanza.

Perdón si me he puesto moralista.

Un abrazo

Geanina Codita dijo...

Siempre que vienen a visitar este blog a que descubra la armonía de los colores mágicamente enviado por mensaje de texto fenomenal. Gracias.
Si estás en mi blog sería un honor, si la votación en TOPblog y yo entiendo que te gusto y me vas a volver.
Un buen día para ti!

Vicky dijo...

Nosotros mismos construimos el mundo en que vivimos con nuestros pensamientos y palabras.Mientras te encuentres bien con tu " yo particular " serás y te sentirás como un angel celestial...
nosotros nos fabricamos en el alma los infiernos de la tristeza y de la angustia , todo es cuestión de aprender a vivir...firme en actitudes , constante en ideales y ante todo paciente...

Un abrazo.

Vicky.

sedemiuqse dijo...

vivimos al revés, damos por real, cuerdo, "normal" todo lo exterior, y llamamos irreal a: sentimientos, pensamientos, ilusiones, sueños, "natuaralidad" algo que denominamos como muy poco normal. En definitiva, nos estamos autollamando seres irreales de un mundo "real imaginario"... bueno tampoco nos debemos complicar tanto, estamos aquí,(eso creemos) pues vivamos este ahora (sueño) este eterno instante del ahora.
bueno ideas varias je

besos y amor
je

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Moralista no, Jesús, te has puesto realista.

Un fuerte abrazo y gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Geanina.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Es difícil Vicky, muy difícil, pero vale la pena intentarlo.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un abrazo Sede.

¡Somos imposibles!

Liliana G. dijo...

La cuestión es vivir y no sobrevivir. Si comenzamos a planteárnoslo desde el vamos, las conclusiones serían otras.

Vivir, como sea y como se pueda, pero vivir. Todo lo demás es anecdótico.

La solución a la desesperanza es sacudirnos la culpa con que vivimos y asumir que hacemos lo mejor que podemos y sabemos, cada uno a su manera...

Un abrazo grande y lleno de esperanzas.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Recibo más que tu abrazo, la esperanza.

Que me llena más ahora.

Un fuerte abrazo Liliana.