jueves, 2 de julio de 2009

La vida es abstracción



El mundo a veces nos juega una mala pasada. Y digo el mundo por no decir la vida. Total, tres días que estamos aquí y por cojones tenemos que estar contentos, sonrientes, a gusto con nosotros y con los demás, y falsos. Sí, falsos. Hacemos lo que no debemos, ¿realmente haces lo que quieres?, te engañas, no sabes lo que quieres, comemos lo que nos viene en gana, y discutimos de eso y aquello sin saber realmente lo que es una discusión. Ni nos importa.

Nos cargamos de cosas inútiles que acabarán algún día en un vertedero, y nos rodeamos de seres humanos que nunca serán seres hermanos. Ante un fracaso ponemos cara de desesperación, y con los éxitos la cara en sí se nos vuelve desesperación.

La vida, es lo que hay.

Una vez una joven muy apuesta, intentó imitar la vida de los demás. Se le veía entusiasmada. Hasta se rodeó de animales. Cuando murió su mascota se dio cuenta que su capacidad era limitada, y que la imitación provoca desconcierto. Si no es capaz de vivir como uno mismo, cómo va a hacerlo sobre los demás. ¡Qué mala es la envidia!

Pero eso no es lo grave. Una definición de la vida, que en sí está vacía, es la abstracción. La llenamos de familia, de hijos, de trabajo, de cosas. Pero cada uno de los huecos de nuestra vida, no es nada. Es una abstracción. Y por tanto nuestra vida, la vida en sí, no existe.


50 comentarios:

Joaquín dijo...

Leyendo blogadurías como esta, soy incapaz de articular un álogo. Estoy perplejo, pensativo. Tiene mucha hondura lo que aquí se dice.

SÍSIFA dijo...

¿Y entonces para qué seguir buscando la manera de soportar el vacío? Porque tenés razón, y Borges también, cuando dice: "Vivir es penetrar en una extraña habitación del espíritu, cuyo piso es el tablero en el que jugamos un juego inevitable y desconocido contra un adversario cambiante y a veces espantoso". Un besálogo desde el abismo.

ade dijo...

- Que te pasa bombón, estas abstraidamente pa bajo??????????Un abrazo. Ade

Liliana G. dijo...

El ser humano completo no existe, es verdad, pero mientras él ignore los huecos que tiene, se sentirá completo y nunca abstracto. Por lo tanto asumirá que vive y que es feliz, y eso es lo que cuenta, lo que siente cada uno independientemente de las definiciones. Eso es vivir.

Besos mil Javier.

Misma pregunta de Ade incluido lo de bombón que es una muletilla mía, jajajaja

Vicky dijo...

La vida es una partida de ajedrez , solo hay que saber jugarla con maestria...

Reitero la misma pregunta que ade y liliana , incluso con lo de bombón jaja

¿Te pasa algo Javier?

Un fuerte abrazo y un besito.

Vicky.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Joaquín, por el álogo, y por la utilización de las dos palabras mágicas, "álogo" y "blogaduría".

Un fuerte abrazo.

Pd. Tampoco es tan denso, ya han dicho cosas mucho peores antes, y el mundo ha seguido su camino.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Sísifa, en el abismo estamos, pero porque nos han puesto.

Lo demás es continuar y sacar fuerzas de la nada para seguir, y seguir.

Recibe un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Hola Ade. Nada, ciertamente se piensa y se escribe lo que se piensa, y se hace lo que se piensa, y se camina por donde uno desea caminar, que es la elección.

Elección sin convencimiento no existe.

Y gracias, lo de "bombón", lo dejamos, que mientras no estén en frío se derriten.

Gracias de veras.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Liliana, me das la razón, él los ignora para seguir vivo.

¿Y qué pasa cuando no los ignora?

Pues ocurre lo que planteamos hoy en la entrada.

Los huecos son tan fuerte que existen en sí. Y ellos son los que complementan una vida. Pero la vida en sí no existe, es un conjunto de huecos.

Un fuerte abrazo y mil gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Vicky, gracias.

Ya creo haber contestado anteriormente. Nada. El hecho de descubrir y asimilar los huecos hace que a veces uno escriba las cosas que escribe.

Un abrazo mujer.

Y gracias.

Anónimo dijo...

Criticamos a los bohemios, a los hermitaños, a los que hacen lo que les viene en gana. Realmente somos falsos,la vida es una farsa. Alguién dijo que somos marionetas, que razón tenia. Nos creemos que mandamos en nuestra vida, cuando hacemos lo correcto (correcto para nosotros o para los demas?) Nos limitamos a llevar una vida rutinaria y cuando realmente pensamos en los nos gustaria haber sido,entramos en bajón.. Mucho sentido del ridiculo tenemos. Me encantaria tener el valor de cantar alto por la calle, bailar al son de mi propia música.Javier te recomiendo a ti y todos los seguidores de tu blogaduría que vean en youtube "usa protector solar" no tiene desperdicio. La vida misma...

Capitán dijo...

Javier, te veo desesperanzado, hay un poeta italiano, Giacomo Leopardi, que glosa como nadie la desesperación, te adjunto unos versos suyos(traducidos):
"Reposarás por siempre,
cansado corazón. Murió el engaño
que eterno imaginé. Murió. Y advierto
que en mí, de lisonjeras ilusiones
con la esperanza, aun el anhelo ha muerto.
Para siempre reposa;
basta de palpitar. No existe cosa
digna de tus latidos".

Un abrazo

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias por el consejo Anónimo.

Recibe un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

He leído a Leopardi, hace años. Pero no vuelvo a él. Pienso que Nicanor Parra canta mejor la desesperación que el propio Leopardi.

Un abrazo.

Capitán dijo...

Gracias Javier, lo buscaré

Javier Sánchez Menéndez dijo...

De nada Capitán, no te defraudará.

Un saludo.

Liliana G. dijo...

Pero Javi ¿en qué quedamos? No era que "Muchas veces no merece la pena buscar tanto."
No busquemos entonces los huecos, hombre, contentémonos con lo que tenemos que es mucho, y si no podemos hacerlo, pues bien, hay buenos psicólocos que estarán encantados de nuestras dudas existenciales.

Muchos cariños.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Liliana. No creo que hagan faltas profesionales si las dudas no existen.

(Pienso también, que si existen, mejor, tampoco)

Gracias, quedamos en lo que debemos quedar.

Un abrazo.

Jesús Aparicio González dijo...

Bueno, si te pones así..
Pero hay que vivir.
Y hacer nuestra pequeña vida, esa de la que estar orgulloso, como el niño cuando termina su último garabato.
Un abrazo
Jesús

Parsimonia dijo...

Cierto.
La vida es una abstracción, pero además, finita desde mis creencias: unos años de vida y luego la eternidad de la nada.
Besos

Peggy dijo...

Me ha encantado la entrada ...aunque ultimamente ya no hago filosofia sobre la vida...tan solo la vivo .....

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Pero Jesús, no olvides nunca que el niño, cuando termina su garabato lo enseña. Siempre lo enseña.

Nosotros enseñamos nuestra vida, para nada.

Recibe un fuerte abrazo, y gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Parsimonia, me ha encantado la eternidad de la nada.

Recibe un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Sigue viviendo Peggy, es lo que vas a ganar.

Un abrazo.

sedemiuqse dijo...

todo, todo puede ser....podemos inventarla....

Besos y amor
je

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Y claro que la inventamos Sede.

Un fuerte abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Muy filosófico te has puesto, Javier, y profundas tus reflexiones, pero lo mejor es que, como dices, se trata de una abstracción, y no te afecta. Seguro que esta noche comiendo almejas te ríes de la desesperanza.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Y de la esperanza también me reire, José Miguel.

Una cosa, ¿cómo sabes que hay almejas?

Coño, que tienes enchufe, que el chef es tu hermano.

ya se me había olvidado.

Un abrazo, y hasta dentro de un ratillo.

Olga B. dijo...

Pues no sabes hasta dónde me llega hoy tu entrada. Lo mejor es ni intentarlo, ni intentar salvar una mínima cosa auténtica.
Ese disgusto que se ahorra uno.
Que todo sea el mismo caldo oscuro y dulzón y, hala, hasta que dure.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Ahorralo, por favor.

Ni intentarlo.

Y que dure o deje de durar.

Recibe un fuerte abrazo Olga.

Julio dijo...

Pues nos refugiaremos en los huecos, Javier...

Fermín Gámez dijo...

Lo has expresado con toda la crudeza de la realidad, frente a la abstracción: "nos cargamos de cosas inútiles que acabarán algún día en un vertedero".
Y en esta abstracción de la vida, incluso, existe la publicidad, los mass media... que se encargan de que posterguemos cada vez más la autoconciencia de esta certeza a la que muchos se empeñan en darle la espalda.


Un saludo, Javier, hacía tiempo que no sabía de ti, desde hace como diecinueve años o así, cuando me remitiste por correo tu primer libro. Me alegro de descubrir tus palabras en internet.

maite mangas dijo...

Javier, ya que estamos, cuanto mejor, mejor. Cada uno tiene sus "trucos" para llenar esos huecos, sus salvavidas, en fin, mira, mi hijo pequeño, que se llama como tú, hoy me ha dicho muy serio que estaba preocupado porque no quiere morirse, y que le daba miedo. Hoy precisamente es su cumpleaños. Cumple cinco y me sale con estas., pues le he dicho, "anda cariño, no te preocupes y vamos a pintar con los rotuladores mágicos" y ahí lo tengo pintando, y yo toda desazonada...con los dos Javieres.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Julio, luego te veo.

A ver si nos sentamos juntos y nos alejamos de ese tal Ridao, que se lo bebe todo.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Fermín, es un placer y un fuerte honor.

Recibe un abrazo con todo mi cariño.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Ay Maite, ay.

Pintando con rotuladores mágicos.

¿Tendrán magia de verdad esos rotuladores?

Un fuerte abrazo y otro para tu hijo.

Gracias de corazón.

§♫*€lisa*♫§ dijo...

es lo que hay...
y si no hay también reclamamos!!

inconformes vamos haciendo caminos
y la envidia es pan diario
así como la soldaridad
y no hablo sin propiedad
porque en este mundo existo
y aunque no siempre hago lo que deseo
tampoco reniego de mis deberes prácticos.

Un abrazo de amoruniverso para vos

marisa dijo...

Ay Javier...como decía Carmen martín gaite, "lo raro es vivir".Es difícil vencer a la profunda sensación de absurdo y náusea que a veces viene. Vivir, beber la vida, concentrarnos en cada paso dado, en cada puente cruzado, en cada tren cogido(o perdido).Un beso , que de eso también consta la vida.

Rafael Lucena dijo...

Un amigo muy íntimo me dijo ayer que a él se la jugó su ex, y ahora que tiene otra y que es hasta feliz no se fía mucho.

Alejandro Muñoz dijo...

Por eso tenemos que llenar los huecos. Un abrazo, Javier.

Siab-MiprincesaAzul dijo...

Si buscas no te das cuenta de lo q tienes y si no te das cuenta no me ves...
te dejo un beso y ánimo q te leo triste!!!

I AM dijo...

No sé por qué, siempre creí que era al revés, que la vida o como quiera llamarsele, eran esos huecos, que cualquier cosa a parte de los huecos era simplemente un dejarse llevar para conseguir rellenar ese huequito. Algo así como jugar al golf, le vas dando con el palito a la bola, pero hasta que no la metes el hueco, no te sientes feliz.
Un abrazo

América dijo...

Hola Javier,sin ánimos de llevarte la contraria la vida es esplendorosa!...Un milagro día a día,tambien intento articular tu entrada pues es profunda y reflexiva..
Quizás por que el entorno que actualmente rodea mis circunstancias y la de muchos en mi pais me hace sentir que valores que damos por sentados están amenazados...Un abrazo Javier...(Creo que este comentario solo lo entiendo yo)

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo Elisa, y gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Marisa, vamos a beber la vida,y ¡qué raro es vivir!

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias por tu álogo, Rafael.

La vida, amigo,la vida.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Alejandro, y si esos huecos o no se llenan nunca o no existen como tal?

Feliz verano amigo.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Siab, aquí estamos.

Y buscamos y encontramos.

El problema, es ¿para qué?.

Un fuerte abrazo, y gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Buen ejemplo en el golf, I AM. El problema en la vida, es que no existe la pelotita, ni el agujero.

Se da al palo,y el palo hace que la bola salga despedida y...

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Te entiendo y te comprendo América. Y te envio un abrazo muy fuerte y te agradezco tus palabras.

Y la contraria cuando quieras, que para eso estamos.

Un abrazo.