lunes, 20 de julio de 2009

Enséñame lo justo y necesario



La verdadera revolución de una persona comienza cuando olvida qué es y se centra en los demás. Todos tenemos un corazón. Un corazón que debemos y queremos utilizar. A veces no podemos hacerlo y por ese motivo provocamos un cambio transitorio en nuestra naturaleza.

Nadie puede engañarse. Tenemos lo que nos merecemos, y hacemos lo que nos permiten las limitaciones. Hemos forzado la máquina y el motor se ha parado. No debemos insistir. Hacerlo es para nada. No se consigue lo que se pretende. Tan solo el dolor y la injusticia.

Pero la vida es injusta, y la indeterminación es manifiesta.

Si alguien preguntase sobre la verdad, la única verdad, nadie podría contestar. Algún listo diría que sobre la verdad no sabría qué decir. Y se quedaría tranquilo y ancho. Y sobre las cosas no hay sino opinar, los hombres hemos encontrado lo mejor de lo que nos han enseñado.

Pero ocurre que nos han enseñado muy poco todavía.


38 comentarios:

Olga B. dijo...

Yo no sé qué decir de la verdad. Pero no me quedo tranquila.
Puede que sea así, que la verdadera revolución de una persona comienze cuando se centre en los demás, porque centrarse en uno mismo es dar vueltas todo el rato en el mismo laberinto. Quizá por eso buscamos tanto: amigos, conversación, también el blog, también lo que escribimos. Los demás siempre están ahí, aunque sea como meta y tal vez como aprendizaje.
Pero la soledad no nos la quita nadie.
¿Sabremos aprender lo justo y necesario cuando nos lo enseñen?

Capitán dijo...

Qué buena entrada, resume en pocos párrafos toda la realidad de la vida.

Yo iría aún más allá; la verdadera revolución de una persona comienza cuando olvida qué es y se centra en los demás, y se da cuenta que es los demás.

Fantástica entrada.

Un abrazo

Joaquín dijo...

Es un texto que toca al corazón, porque dice... ¿verdades? Pero sí al menos cosas muy serias. Me quedo siempre meditando, sin saber qué decir, con textos como éste.

Dromo dijo...

sabes tocar las fibras mas
sensibles del alma,
tan lejos estas
pero hablas el lenguaje
universal.

te envio un fuerte abrazo
gracias por crear un mundo
donde podemos habitar.

gracias por hacernos reflexionar
saludosd desde mexico
gracias a Dios por tu talento.

Liliana G. dijo...

Por empezar una persona "nunca" debe olvidarse de lo que es, esa es la única manera que puede centrarse en los demás, eso siempre y cuando también pueda centrarse en sí mismo. Porque si no se puede centrar en sí mismo no veo de qué forma puede hacerlo con sus congéneres.

No creo de ninguna manera que tenemos lo que nos merecemos, ese es un viejo cliché, sí en cambio, hacemos lo que nos permiten las limitaciones y sí, también debemos insistir, pues la fuerza motora que nos impulsa, justamente genera que consigamos lo que pretendemos, si no ¿cómo conseguiríamos algo desde la inmovilidad de la máquina?

Nos han enseñado poco porque no sabían más de lo que nos enseñaron, nosotros somos el siguiente eslabón para continuar aprendiendo y a su vez enseñar.

De la verdad no voy a opinar porque tendría que seguir extendiéndome.

Como te he dicho, Javier, tus entradas dan para larguísimas terturlias.

Besos.

Passion dijo...

yo creo que aunque uno se centre en los demas NUNCA hay que olvidar quienes somos, pues de allí parten nuestras acciones y , sobretodo, principios que pueden servirles a quienes queremos ayudar

uno siembra lo que cosecha

no hay que darse por vencido!

La verdad que queremos escuchar
es la que dicta el corazón
y si no "vemos" soluciones, tratar de hacer de la vida "PUENTES" para lograr un equilibrio óptimo y así
subsistir con garra!

Un abrazo Javier♥

Emma dijo...

Los dos primeros párrafos, soy yo...
Un abrazo Javier.

Sombras Chinescas dijo...

La única verdad es el fin del tiempo asignado. Nunca la comprendemos hasta que es demasiado tarde.

Saludos.

morisot (Pilar Álamo) dijo...

Estoy de acuerdo contigo, todos tenemos mucho que aprender. En ocasiones creemos que sabemos cosas y la verdad es que no sabemos casi nada.
¡disfruta del verano!

I AM dijo...

Mi opinión personal, es que la persona comienza a ser cuando acepta su propia realidad y aprende a vivir con sus limitaciones, a partir de entonces es cuando puede centrarse en los demás. Forzar la máquina es alargar una agonía es siempre cruel y doloroso.
No existe la verdad como tampoco existe la mentira, porque en el fondo todo es tan relativo.
Enséñame lo justo que yo aprenderé lo necesario para el tiempo que nos quede.

Jesús Aparicio González dijo...

La verdad es el camino que nos hará libres y moderadamente felices.

Buena entrada que nos hace pensar para existir en esta tarde que amenaza tormenta.

Un abrazo

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Coincido con Liliana en no estar de acuerdo en que tenemos lo que nos merecemos. Tal vez colectivamente tenga algo de razón, pero individualmente... ¿qué he hecho yo para merecer los políticos que tenemos? (lo digo por poner solo un ejemplo).
En lo demás, coincido.

Un abrazo, Javier.

José Miguel Ridao dijo...

El primer párrafo es el reconocimiento de la alteridad, el segundo del pesimismo, y la indeterminación enlaza con el agnosticismo del último párrafo. Yo coincido en todo menos en el pesimismo, aunque claro, la literatura casi siempre es ficción.

Un abrazo, Javier.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

Magníficas palabras...

Vicky dijo...

¿Quién tiene la voz de la sabiduria para dictaminar lo justo y necesario?

¿Lo justo y necesario para otro debe ser a la fuerza lo justo y necesario para mi?

¿Acaso la vida es demostrable solo empíricamente ?

Un abrazo.

América dijo...

Entiendo que la verdadera revolución de una persona comienza cuando asume que el mundo no gira a su alrededor,que existen limites reales que no debemos invadir.
Coincido con la opinión de que colectivamente muchas veces merecemos lo que tenemos,ocurre que hemos aprendido muy poco todavía.

Un abrazo.

Julio dijo...

Y muchas veces aprendemos menos de lo que nos enseñan.
Un abrazo, Javier.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Olga vas por buen camino, pero nunca nos enseñarán toda la verdad.

Somos limitados por naturaleza, aunque nuestra existencia sea rica, y estemos plenos, es así.

Un fuerte abrazo y quédate tranquila.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Sí Capitán, qué son los demás. Tienes toda la razón.

Mil gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¿Verdades Joaquín?.

No, realidades.

La diferencia entre verdad y realidad está en los ojos con que leemos.

Recibe un fuerte abrazo, y gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias a ti Dromo, por tus palabras y por tu visita.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Liliana, lo digo, lo único importante de este Cuaderno son los álogos, álogos como los tuyos o los del resto de amigos.

Esa tertulia es necesaria.

Tenés razón vos en lo que decís.

Aunque pienso también, que lo que digo te lo puedo demostrar.

Un fuerte abrazo, amiga.

MiLaGroS dijo...

Es cierto que nos han enseñado muy poco y de lo poco que nos han enseñado hemos aprendido menos. O al menos ponemos en practica la mitad de la mitad. A veces por torpezav y otras por debilidad.
Me encanta tu reflexión. un abrazo. milagros

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Passion, subsistir, esa es la palabra. Estamos acostumbrados a subsistir, siempre, y nos acostumbramos a ello.

Y es un error.

Hay que romper cadenas y llamar a las cosas por su nombre, le pese a quien le pese.

Y lo triste es que hacemos daño, porque no estamos acostumbrados al daño, que en el fondo es estar acostumbrados a la realidad, a la verdad.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Me alegro Emma, o tal vez no. Pero estás en la vida, y vives.

Me alegro, de verdad.

Recibe un abrazo muy fuerte, que te llegue.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Bueno Juan Carlos, no creo que llegue tarde, llega en el momento justo y tal vez no estemos preparados.

Un fuerte abrazo, y gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Pues sí, Pilar. Debemos seguir aprendiendo, y cuando creeemos que sabemos todo nos hacemos mayores, se nos van olvidando las cosas y vuelta a empezar, y entonces morimos.

La vida.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

I AM, ni existe la verdad ni existe la realidad.

Existe nuestra verdad, y nuestra realidad.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Jesús, me dicen que se cumplieron tus pronósticos, y la tormenta lanzó su carga, leve, pero fue lanzada.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Difiero Juan Antonio. Todos tenemos lo que nos merecemos, todos.

Y lo de los políticos, es como la existencia de dios. Los tenemos porque los hemos votado. Y en el conjunto social nos debemos englobar todos, sino, seríamos alienígenas.

No creer en la existencia de dios es una negación que conlleva afirmación, por tanto hipótesis no corroborada y absurda.

Un político es el ser más deleznable del mundo, el que más ahora. Pero existen por la necesidad del hombre, lo lleva implícito en la naturaleza.

Si en España tenemos la mala fortuna de tenerlos malos (de izquierdas y derechas, no hay uno solo bueno), ¿no será porque nos los merecemos?

Con otro ejemplo tal vez lo vea más claro.

Un fuerte abrazo, y como dice Liliana, esto da para una tertulia.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Alteridad, pesimismo y agnosticismo. Josá Miguel, tres términos de nuestra vida diaria, real y constante.

Y aunque no estemos de acuerdo con uno de ellos, los llevamos a todos en nuestra frente.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Mª Angeles.

Un saludo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¿Quién tiene la voz de la sabiduria para dictaminar lo justo y necesario?

Tú.

¿Lo justo y necesario para otro debe ser a la fuerza lo justo y necesario para mi?

Siempre. (Los términos son uno, aunque tengan variantes)

¿Acaso la vida es demostrable solo empíricamente ?

Exclusivamente, mira los semáforos y los coches como se paran.

Un abrazo.

Otro fuerte para ti.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

América, nunca debemos invadir lo ajeno, y al hacerlo nos pasa lo que nos pasa. Lo sabemos.

Y que sabemos de la misa la mitad, es una realidad como que me llamo Javier (al menos eso pone en la partida de nacimiento).

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Pues sí Julio, es cuestión de sabiduría, o tal vez, porque desde pequeño nos han dosificado todo, hasta el jarabe.

Un fuerte abrazo.

(Me ha dicho un señor que en Fuenteheridos genial y hasta almorzasteis en Alájar, y sin Ridao). Él se lo perdió.
¡Qué envidia, y yo soplando por el incendio de Zahara!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Yo te agradezco tu reflexión Milagros.

Recibe un fuerte abrazo.

sedemiuqse dijo...

No creo que "la vida" sea injusta, los injustos o los que hacemos que parezca injusta somos nosotros, ¿la verdad? No creo que exista una única verdad como tal y si la hubiese no haría falta preguntar, porque creo que la verdad habla por si sola, no hacen falta convencimientos.
Creo que somos muy primitivos, mucho, fijate todavia nos matamos y dejamos morir a medio mundo escudándonos en la frase: "Nada podemos hacer" No digo ni voy a etiquetar de malo o bueno. Pero utlizo la palabra para hacerme entender. hemos dado como bueno como crecimiento a poseer, tener un buen coche, una buena casa, ropa de marca, la mejor carrera.... Y hemos abandonado la esencia del ser. No digo que sea malo tener comodidades. Para que el mundo cambie tenemos que empezar a cambiar nosotros los adultos, a cambier de mente.

besos y amor je
muchos besitos

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo Sede.

Tienes arte hasta en los álogos.