sábado, 4 de julio de 2009

Todos los ejercicios



Pensar en el infierno hace que duerma poco,
extraños son los muertos que besan
con propina. Lo peor no es que puedan
o dejen de poder, salvarme de este mundo
se escribe y se suplica.

Me limpio los zapatos, recorro algunas
calles, y al que me diga “hola”
dedico una sonrisa.
La vida siempre puede con mi bibliografía.

Todos los ejercicios que busco y te prometo
se quedarán temblando porque
no me conocen.

Seguro e instalado,
me pregunto quién soy, quién fui
y qué pretendo. Nadie me salvará,
que se callen los ebrios.

24 comentarios:

Liliana G. dijo...

No sé si callarme, no sé si soy sobria.
Pero igual te digo que los ejercicios tarde o temprano se te harán conocidos. Que con miedo, que con penas y que con cambios, tus preguntas seguirán girando sin dejarse atrapar por tu razón ni por tu intelecto (gracias a Dios o al diablo).

Me gustó muchísimo tu poema-lamento-grito-espera...

Un besazo.

(Gracias por solidarizarte con Argentina. Estamos en el ojo de la tormenta.)

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Me preocupa mucho tu país, que también es el mio, como todos.

Gracias por tus palabras.

Un abrazo.

Iván ignacio dijo...

Me gusto mucho tu estilo.
Felicitaciones.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

... me he identificado pnamente con tus palabras de hoy.
buen finde

Rosa Cáceres dijo...

Está muy bien eso de dedicar una sonrisa al que te saluda. Nunca hay que despreciar un signo de cordialidad, sería un desperdicio.
¡Ah, si todos fuéramos más empáticos, más cordiales...!
Pero es cirto lo que dices a modo de colofón de tu poema, nadie te salvará...si no eres tú mismo quien se salve.

Jesús Aparicio González dijo...

La permanente búsqueda del ser y hallar reflejada nuestra imagen en el espejo de los otros. Ese instante de eternidad de una sonrisa.

Me gustó mucho tu poema.

Un abrazo
Jesús

Julio dijo...

Precioso poema, Javier.
Que se callen los sobrios, hombre.

§♫*€lisa*♫§ dijo...

javier

ejercitar ejercitar ejercitar
en ello consiste la vida
y si es infierno o cielo
en el ejercicio se averigua

desde este lado del mapa
cayendo y resusitando

maite mangas dijo...

"Me limpio los zapatos,recorro algunas
calles, y al que me diga “hola”
dedico una sonrisa.
La vida siempre puede con mi bibliografía."
Me quedo con esta estrofa, a pesar de que las otras son más bellas, porque en ella hay esperanza, vida.


Me ha gustado mucho, Javier.
Mucho, mucho.

Vicky dijo...

...que nunca se apague esa sonrisa...

Un abrazo.

Vicky.

Sill Scaroni dijo...

Olá, dejo una sonrisa ...

Bonitos versos.
Saludos.
Sill

Sweetsugar dijo...

El sentido de la vida, de la muerte, una verdad que tal vez no exista, o una mentira.
Quién sepa algo del mundo en el que vivimos, no vive en este mundo...

Un saludo! ;)

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Iván Ignacio.

Un placer y un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Ángeles.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Cierto Rosa, debemos ser uno, y siempre el mismo, aunque cambiemos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Jesús, de todo corazón.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Los sobrios ¿o los ebrios?

Julio, qué más da¡¡¡

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un abrazo Elisa, gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Maite, un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Nunca Vicky, lo intentaremos.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Otra sonrisa para ti, Sill.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¡Cuánta razón posees Sweetsugar!

¡Cuánta!

Un fuerte abrazo y gracias.

Luz de Gas RadioBlog dijo...

El infierno desde esa hamaca se ve con otro color seguro

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Se ve conotro color, Luz de Gas, pero sigue siendo el infierno.

Un abrazo.