lunes, 28 de septiembre de 2009

El desatino y la vergüenza



En la blogaduría ocurre a veces que lo que deseas decir no sabes transmitirlo. Y resulta que cuando lo haces nunca llegas al fin deseado. Eso se llama desatino.

Y nuestras entradas están llenas de voluntad y desatino, pero ausentes de realidad y verdad. Ayer me pasó algo parecido. No me arrepiento de lo que publiqué, tal vez de cómo lo publiqué, o quizá de lo que supuso en los lectores.

Lo dicho, no me arrepiento, pero quise decir algo más duro y verídico sobre la iglesia y salió lo que han leído.

Así, entramos en el segundo tema de conversación. La vergüenza. El desatino lleva a la vergüenza. Al igual que el miedo lleva al compromiso.

Muchos leen, vuelven a leer, y pinchan la cruz de la derecha. ¡Qué burrada ha dicho hoy! Y pasamos de largo sin personalidad, sin ingenuidad y sin conocimiento.

Nos conformamos con lo que nos manifiesta nuestro sentido común. Pero debes saber que dicho sentido, no existe, y mucho menos es común.

Leamos y escribamos. Pero libres. Lo que podía haber sido, siempre es. Siempre que así lo deseemos en conciencia.


40 comentarios:

maite mangas dijo...

No saber transmitir lo que se quiere decir ocurre en la blogaduria y en todas partes. A casi todo el mundo.
Pero a mí me parece que tú transmites exactamente lo que quieres.
Un abrazo

Capitán dijo...

Yo creo que siempre estamos llenos de voluntad y desatino, pero no creo que en tu caso el desatino sea algo habitual, ya lo creo que no. Y desde luego no en la entrada a la que aludes. Podremos o no estar de acuerdo, pero al menos yo no veo desatino alguno.

Un fuerte abrazo

Sombras Chinescas dijo...

Uno es dueño de sus silencios y prisionero de sus palabras.

Y las palabras las arrastra el viento, pero las letras, por suerte o desgracia, permanecen. A veces se busca la inmortalidad y se halla la condena eterna.

Saludos.

Joaquín dijo...

El estilo literario de Javier, en mi apreciación, lo calificaría de gnómico. El DRAE define 'gnómico' así:

(Del lat. gnomĭcus, y este del gr. γνωμικός, sentencioso). 1. adj. Dicho de un poeta: Que escribe o compone sentencias y reglas de moral en pocos versos. 2. adj. Dicho de una poesía: De este género.

Javier escribe de manera sentenciosa y depurada, y por eso no es fácil siempre captar un sentido (más bien el sentido parece abierto, porque como ocurría con los oráculos antiguos, el sentido debe atribuírselo el oyente o lector).

Cuando leo sus 'oráculos' (si me permite la expresión), debo releerlos, para asegurarme de haber captado su sentido principal (que lo tiene, en el propósito del autor), aunque los lectores lo desvirtuemos o sesguemos, apropiándonoslos y dándoles otros sentidos secundarios y particulares.

¿Me habré ido por las ramas?

Un fuerte abrazo, a Javier y amigos.

Olga B. dijo...

Voluntad, desatino, vergüenza... libertad.
Sólo siente vergüenza quien la tiene, y quien deja algo interior que siente de verdad. Escribir es exponerse, y exponerse es arriesgado.
Pero también es cierto que la sinceridad (incluso más que el atinar o desatinar) se "huele" y se agradece. Estés de acuerdo o no, la conversación sólo merece la pena si hay un fondo de verdad en lo que se dice. No un fondo de palabras aprendidas en otros sitios; correctas, pero sin alma.
Un abrazo.

Mario Saladich dijo...

¿Será que la vergüenza no es más que una crisis de pánico?

mangeles dijo...

Pues a mí me parece que te explicaste con mucha claridad, y dureza....decirle a los susodichos, que lo que menos actúan es en nombre del Dios que dicen adorar y seguir y representar y apoderar...pues me parece lo más duro que se les puede decir.

En cualquier caso, es verdad, que tú escribes más bello...con más...clase...

Muchos besos de "cura sana".

América dijo...

Estimado Javier.

Como sabes soy asidua lectora de tu bitácora,en esta ocasión no paso sin dejarte un comentario,lo que supuso la entrada para tus lectores dentro de todo permitió reafirmar la libertad de los comentarios,lo que nos muestra que en los blogs también se puede disentir obviando ese principio que parece inamovible,podemos o no estar de acuerdo con un texto y expresarlo.

Reencuentro con la divinidad,deja entrever en sus lineas más de lo que escribes,yo lo entendí como referencia a esa Iglesia que en algunas ocasiones se aparta de su fin
todos sabemos los aciertos y la labor de mucho hombres que han entregado su vida a servir al prójimo con dos sotanas por patrimonio.
Pero también algunos han desviado el camino,han tegiversado su misión y pasa lo que pasa.

Un fuerte abrazo.

mangeles dijo...

Se me olvidó...las "iglesias" han hecho más daño en el mundo que bien. Se han realizado guerras, se ha matado, se ha torturado, se ha destrozado seres humanos, con el apoyo y el beneplácito de las "iglesias" ....y de la cultura y la libertad... mejor no hablar...

Es verdad que unas cuantas buenas personas creyentes (creyentes de una u otra religión)han hecho cosas buenas...y ¿qué?...¿eso es fundamento para no ver la realidad de las maldades de las "iglesias" durante siglos?.

Más beso, Javier.

mangeles dijo...

Jjee..que yo ´me expreso fatal....he querido decir...lo que "las iglesias" han hecho con la cultura y la libertad...

Y pongo "las iglesias", porque iglesia solo hay la iglesia cristiana...los musulmanes, los buditas, etc..no tienen "iglesias"..pero están incluidos en mi opinión como "las iglesias".

Ojú...prometo ser mucho más breve a la próxima.

Otro beso, Javier, que hoy estoy generosa.

marisa dijo...

La autocensura es algo muy triste...Debemos ser auténticos y honestos y escribir de lo que nos gusta y nos apetece, sin miedos, ni reservas. Cada uno pone sus límites donde los tiene, y si no nos gustan los límites de un escritor o cremos que se ha pasado pues no le leemos, o nos vamos, o damos a la cruz.Claro, pero tampoco importa demasiado. Lo que importa es no engañarnos a nosotros mismos.
Un fuerte abrazo Javier

Tuti dijo...

Esto de "vivir al filo" es conductual a enfrentarnos con muchos de ellos, lo que siento es que muchas, pero muchas veces vamos al ritmo del reloj y la palabra es algo que debe revestirse ante cualquier fase de tiempos.

Este fuerte abrazo, hoy lunes para paliar los muchos que sumo en mi bitácora diaria.

Anna Francisca

Dyhego dijo...

JAVIER:
Es cierto lo que acaba de decir un visitante anterior en su álogo: que tu estilo es muy depurado.
A mí me cuesta mucho seguir el hilo de sus pensamientos, si es que lo sigo.
No obstante, me gustan sus álogos, lo que pasa es que no siempre sé responder para quedar a su altura y suelto algún comentario más o menos irónico (pero siempre sin mala sombra, que conste).
Salu2

Julio dijo...

Escribiste lo que quisiste y con la dignidad que caracteriza a tu persona, ¿se te puede pedir más?
Un abrazo, querido amigo

Liliana G. dijo...

Por razones de tiempo hoy leí ambas entradas juntas, obviamente comenzando por la de ayer.
Luego de hacer mi álogo y leer ésta, me quedé pensando que me por analogía me llamabas desatinada a mí también, aunque no me lo hubieras dicho.
Pero no, creo que no hubo falta de tino de tu parte, hubo sinceridad absoluta... Ojalá todos pudieran decir lo que piensan sin estar condicionados al qué dirán los otros.
Dicen los mayores en mi tierra "vergüenza es robar", y yo no veo que hayas robado nada, más que un minuto de tiempo del lector...

Un abrazo de oso.

siempreconhistorias dijo...

Me da la sensación de que escribes libre y certero. No sé para qué lo hago yo aquí sin nada que añadir a los comentarios anteriores, pero es que la manera en que has espetado la relación miedo-compromiso me obliga. Dices muy bien,a mi juicio.
Un saludo,

Miradme al menos dijo...

Avanti, Javier, avanti.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Muy amable Maite.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Desatino o no Capitán, el poder está siempre en el tino.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Juan Carlos todos estamos ya condenados.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

No Joaquín, no te has ido.

Yo diría no obstante, irreverente.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¿Dónde está el alma Olga?

Está la realidad.

Un abrazo en la espera...

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Sí Mario, comparto su opinión.

Y el pánico hace la desesperación.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias mangeles.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Estimada y apreciada América, siempre pasa lo que pasa. No lo dudamos.

Un abrazo. Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Mangeles, daño o no, han hecho algo, bien o mal.

han hecho, del verbo hacer.

Otro abrazo.

Pd. No entro aquí en sus actos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias mangeles por tu generosidad de nuevo.

Te has expresado muy bien.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Otro para ti Marisa, la censura es la madre de la incordura.

Gracias, de verdad.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Tuti, un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Amigo Dyhego siempre estás a la altura. Sólo tu presencia es tu altura.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Una cerveza Julio, por favor...

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Vivan los minutos Liliana, vivan tus minutos.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias hoy otra vez siempreconhistorias.

Otro abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Todo avanti Miradme, todo.

Por detrás y por "delanti".


Gracias.

Mery dijo...

Uno puede arrepentirse de lo que ha salido de su pluma, de no haber atinado en el tono, la forma, el sentido, incluso.
Pero lo que no puede evitar es la manera en que cada lector asume el escrito, porque ya no le pertenece.
Estoy convencida de que, cien veces que lo reescribieras, cientos de efectos distintos causarías.

Un abrazo

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Es así Mery, siempre es así.

Y debe ser así.

Gracias.

Anónimo dijo...

Estoy con ´Dña. Olga, Mexican Mule, en lo que dice, digo.

Y su entrada, la de Vd., no es para arrepentirse, déjenoslo eso a otros. Suena auténtica, sonó auténtica, no ofendió en absoluto. Y no mente al desatino, hay otros expertos, ni a la vergüenza, aunque el rectificar nunca es por vergüenza -que los hay que no tienen-, sino porque uno se puede equivocar en el fondo o en las formas.

Siempre la libertad, nunca la censura, ni la autocensura, todavía peor. Aunque cierta prudencia y escribir o comentar con argumentos y conocimiento, no con tópicos, prejuicios y lugares comunes -que en todos lados hay- sería de agradecer.

Fondo y formas, desde luego, no sólo sinceridad y autenticidad. A veces sobran las segundas -las formas, todas muy correctas, pero frías, suenan raras a veces de tan frías y tan correctas- y hay una ausencia clamorosa de lo primero: argumentos de verdad, datos, historia, y no sólo una posición, sea apologética o de ataque o mandoble.

En fin, afirmaciones rotundas como a veces se leen en contra de la iglesia pueden sonar más a gratuitas que a fundamentadas, no sé, parece.

Más a arrebato o mandoble que a argumento.

Pero en fin, no mentemos la soga en casa del ahorcado. De mandobles, a mí que me cargué a los protestantes no me hable...

Su segura servidora

Maria Reína de Escocia
Bloody Mary

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Anónima María Reina de Escocia.

Un copa de vino español a su salud, y gracias...

Anónimo dijo...

Perdón, acabo de darme cuenta de una confusión debido a la edad o al alcohol.

María Tudor, católica, hija de Enrique VIII y Catalina de Aragón, fue Reina de Inglaterra y la que mando matar los protestantes, en su "honor" se acuñó el cockatil Bloody Mary en el Harry's Bar de Nueva York (aunque se dice que también en honor de Mary Pickford). Era bastante fea (con perdón) y casó con Felipe II, que era un rey un poco seta (por ser Austria, claro, aunque si a reyes, a reyes, 100 veces mejor que los borbones, si nos ponemos, pues nos ponemos)

Maria Estuardo, reina de Francia y luego los escoceses, oficialmente católica también, no mando matar a nadie, es más, alento la coexistencia pacífica con los protestantes no sin bastantes problemas. Era prima de Isabel I, hija de Enrique VIII y Ana Bolena, así que también prima de María Tudor.

Qué curiosa confusión, por Dios, tiene su gracia.

En fin, en adelante una u otra, se verá.

Mary, Queen of Scots

or

Mary Tudor, Queen of England (Bloody Mary esta última)

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Mary, o Mery, Anónima al fin y al cabo, seguro que era por el alcohol, seguro...

O por esas nubes que rodean la nebulosa.