sábado, 5 de septiembre de 2009

El pacto educativo o lo mala que es la soberbia






Una de las metas que me propuse hace tiempo fue la de intentar conseguir un pacto educativo de estado en nuestro país. Para ello difundimos un documento de bases y una obra desarrollada. Las anexiones al mismo fueron tremendas. ¿Quién no quiere conseguir un pacto educativo en España? Y si encima las bases son coherentes, pues trabajo ya hecho.

Los políticos y esa gente importante que sale en la tele apoyaron de manera gratificante la iniciativa. Incluso algún “cargo de peso” se molestó en escribir una extensa misiva de más de diez folios, donde no sólo justificaba la necesidad o manifestaba el apoyo pleno, sino que completaba correctamente las bases y su posterior desarrollo.

Ahora la necesidad del pacto es un hecho. Las terceras de ABC, los congresos, el desmadre universitario que se quiere unir al carro desde que posee las competencias en el máster de Secundaria. Todo apunta, o mejor, apuntaba, a que tarde o temprano (siempre he pensado que en esta legislatura) se conseguiría.

Pero hace unos días me hicieron llegar un documento interno del PP, donde desarrollaban ideas al respecto. La crisis y la ineficacia de ZP han hecho que vuelvan a pensar en sus fuerzas sobrenaturales para poder gobernar de nuevo. Así los mocillos y las mocillas de Rajoy creen que estarán arriba pronto. No saben los pobres que el “tristón” de las barbas nunca se sentará como Calígula en el trono.

Pues bien, decía que ese documento de los de la gaviota, echa por tierra el pacto educativo, la Loe, la Lou, y todo lo que huela o tenga algún tipo de reminiscencia socialista. Ellos hablan de crear de nuevo sus propias leyes, de volver a dar un paso atrás en nuestra educación.

Y yo pensaba que mi hijo mayor, que ya ha pasado por tres leyes orgánicas con tan sólo dieciocho años, iba a batir el record, pues no. Aún quedan más. Si es que Nerón se sienta alguna vez en el sillón de mando.


20 comentarios:

Antonio Rivero dijo...

Como todo... Aquí cada uno con sus intereses...

Y el vaivén educativo lo sufro yo que tengo 16 años... y ya de modo más atenuado, pero los estudiantes de primaria...

Nadie piensa en nosotros Javier...
Saludos

Capitán dijo...

El principal de los pecados capitales, la educación se define y gestiona sin los educadores, y se deja lo que no funciona, se cambia lo que funciona, ...

Total, los que sabéis del tema no opinéis no vayáis a tener razón y sobren todos.

Rosna dijo...

Que pena que la Educación hoy por hoy es en función de los intereses creados por una la sucia política del momento ...
Nadie piensa en el educando .
Salud2sssss Sánchéz san
Rosna

Liliana G. dijo...

Eso bien me suena. Y para colmo desde siempre, ya que lo he vivido en carne propia.
En secundaria, comencé Magisterio, en mitad de la carrera cambiaron las leyes educativas y terminé como Bachiller Pedagógico.
Me dispuse luego a seguir Psicología, pero la dictadura cerró Filosofía y Letras que era donde se cursaba... y terminé en Bellas Artes. Pufff ¿Habrá algún político que piense en los estudiantes y sus frustraciones? ¡Qué va!

Un besote, Javier.

Alma Mateos Taborda dijo...

En todos lados la educación tiene naturaleza política y así estamos, con los actores principales fuera de todo debate. Felicitaciones por tu tarea. Un abrazo.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

... cada uno a su bola, chiquillo. ahora quete digo que tu artículo cala y llega. Al menos...
buen fnde

mangeles dijo...

Javier, ¿y se puede leer ese proyecto?...yo hace tantísimo que no tengo relación con el sistema educativo que a pesar de que siempre les escucho depotricar del que esté en vigor, tampoco me entero muy bien de donde está el problema.

Un beso.

José Miguel Ridao dijo...

Son todos una escoria. Deberías redactar unas bases para un pacto por el voto nulo insultante en las próximas elecciones.

Abrazos asqueados.

marisa dijo...

Pero de verdad alguien cree que la enseñanza (pública) interesa a las élites políticas , económicas y sociales de este país? Los pasos en falso, la burocracia inútil, la falta de inversión, la descordinación, los parches, la venda en los ojos, la falta de información, los pactos bajo cuerda con los sindicatos, las promesas populistas a los padres...
Nadie escucha a los que saben y todo el mundo cree saber del tema, y los que legislan cren que saben, o hacen como si lo creyeran. A gran parte de la sociedad sólo les preocupa el horario y el calendario (y las vacaciones), a los políticos que los padres estén conformes y los estudisntes recogidos en las aulas, y la propia comunidad escolar dividida, descorazonada y tirando de un carro que tal vez mañana, haya que volcer a cambiar...
Perdona si me extendí pero el tema me toca, me quema y me duele, la verdad.
Un abrazo

Ranzzionger dijo...

La educación, esa quimera de la que todos hablan, se les llena la boca y después... quieren arreglar poniendo un portátil para los niños de primaria. Si al menos se les incluyera entre las páginas de favoritos alguna como la tuya... En fin, al menos hay personas que todavía siguen creyendo en que una mejor educación pública es posible. Un abrazo.

Julio dijo...

En otro país, Javier, en otro país...

Vicky dijo...

Como siempre todo radica en la fiebre del interés...y por supuesto , un tema tan relevante y necesario como es la educación , pilar del futuro de un país ...se convierte en otra utopía que no dislumbra su luz...

Un abrazo.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

En una sociedad bien fiormada, con un sistema educativo decente, la gente no votaría a partidos como PP o PSOE. Por eso a ninguno le interesa una sociedad formada. Solo interesa lanzar piedras al otro.
Un pacto educativo. Una hermosa utopía.
Um abrazo, Javier.

Pasión dijo...

La Educación, Interior y Exterior son asignaturas pendientes.

Los dos partidos políticos mayoritarios debido a la Ley Electoral tienen que gobernar por fuerza con los nacionalismos, ahí está la "clave y el desinterés".

Votaré en blanco o nulo hasta que no cambien la Ley Electoral.

Un abrazo Javier.

Literature dijo...

Si la educación no funciona la mesa del progreso se ve coja, os lo dice una persona en proceso de formación aún.

Yo solo quería decirle a los señores del gobierno, que felicidades, hemos perdido una generación casi integramente, han creado ustedes una masa tambaleante incapaz de razonar.

Algunos nos vemos obligados a seguir a la masa por que somos lobos solitarios que se sienten mal por serlo.

Un saludo.

Javier Quiñones dijo...

Eso es lo malo, Javier, que se irán unos y vendrán otros con nuevos cambios. Un país serio no debería estar cambiando cada cuatro años sus estructuras docentes y las leyes que las gobiernan. Pero el nuestro no es un país serio, le falta mucho para serlo. Alabo tu ímpetu para meterte en semejante fregado.
Un abrazo, Javier.

Dyhego dijo...

Es indignante que cada vez que cambie el gobierno cambien las leyes de Educación. LOE, LOPEC, LOGSE y ni recuerdo las otras.
Salu2

Carmen Molins dijo...

Siempre la misma canción...siempre....y seria todo tan sencillo todo, basta con unirse y todos los problemas se terminarían. No se (bueno algo si) porque tiene que existir tantos partidos políticos, si todos buscan el mismo fin el bienestar común, porque no forman uno solo?
Besos
Besos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias a todos por vuestros álogos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Julio hay que intentar que sea en este país.