viernes, 18 de septiembre de 2009

Existencialis



Tener una crisis es algo fuerte y grande. La provoca el estrés, el desengaño, la falta de paciencia, las cosas mal hechas, los desconciertos, la agonía.

Tener una crisis suele estar acompañado de un momento de rabia donde cuentas y cuentas y los números nunca se acaban.

A veces, en no muchas situaciones, esa crisis afecta a más de un campo de tu vida: profesional, familiar, ocio. Entonces hemos tocado fondo.

Y tocar fondo significa encontrar una ficción a la que puedes engañar. La llamas bonita, guapa, barata. Pero te agita, te corrompe, manifiesta un desconsuelo, y el nudo marinero que se forma, aprisiona momentos y virtudes.

Dejemos la pasión para el buen rato. Ahora toca sufrir, pero no cambies. Yo no voy a llorar, nunca lo olvides. Quiero reír entonces, y lo prudente aquí es vivir, pero vivir a nuestra manera, que no es otra cosa que tener una crisis.


32 comentarios:

Joaquín dijo...

Vivir, a veces es tan duro y esforzado como la escalada alpina.

mangeles dijo...

Pues si la crisis es tan grave, y el fondo está tan hondo, es mejor dejarse llevar, dejarse caer, llorar y ....llorar....y darse tiempo y empezar de nuevo.

El tiempo nos recompone, y nos lanza nuevamente a la vida.

Llorar alivia mucho amigo. Te deja nuevo.

Un beso

Olga B. dijo...

Sería bonito avanzar suavemente por la vida, pero casi siempre se avanza a golpe de crisis, de rotura, desde el nacimiento, cuando rompemos el paraíso materno a patadas para salir al mundo cruel. Y ensanchamos los pulmones llorando. Aprender a reír cuesta un poco más, pero también llega.
En fin, no estoy yo para animar mucho, pero es así, de crisis en crisis, de llanto en llanto y, por el camino, alguna risa que otra. No pasa nada, no hay que tomarse muy en serio a uno mismo;-)
Abrazos.

Juanma dijo...

"Vivir a nuestra manera, que no es otra cosa que tener una crisis"...genial, mi frase para llevar. ¿Me la envuelve, por favor?
¿No os ha pasado, en algún momento, la necesidad de coger por el hombro al primer desconocido que pase por la calle y contarle que algo va mal?

En fin, cosas mías.

Un fuerte abrazo, querido Javier.

José Miguel Ridao dijo...

Si es lo que yo digo, no hay que preguntar tanto...

MarianGardi dijo...

Javier, cuando se entra a tu página es como ir al sipquiatra.
Estas muy favorecido en la nueva foto del perfil

maite mangas dijo...

Javier, tu eres de esos que decía el otro día. De los que escuecen cuando se leen. He leido hace un momento tu entrada anterior. Me ha encantado lo del bricolaje.
Un abrazo desde mi crisis.

Liliana G. dijo...

La crisis por ser crisis es como el árbol que tapa el bosque, no nos deja ver más allá, no nos deja razonar, no nos deja alternativas de soluciones... en fin, nos aplasta descaradamente.

Tocar fondo es hacer pie para ganar el empellón que nos suba nuevamente a la superficie de la vida, esa curvilínea vida, fluctuante e implacable.

¿Por qué no vas a llorar? Es parte de la catarsis liberadora...

Lo has expresado maravillosamente.

Besos Javier.

Máster en Nubes dijo...

A mí me reconforta a veces eso que dicen algunos médicos de que "la enfermedad haga crisis", como el momento ese de fiebre alta y que estás fatal, de pena, pero que desde ahí luego te pones mejor, sólo cabe ir a mejor. No es por animar(te, me, les, nos, etc.) ¿eh?, bueno, en el fondo sí lo es, la verdad.

Javier Quiñones dijo...

Javier, te superas en cada entrada. Tiene razón José Miguel, es mejor, a veces, no preguntar. Filosofía de baratillo: "Las crisis están para superarlas y salir de ellas reforzado en tus convicciones."
Un abrazo, Javier.

mangeles dijo...

¿Historiador?, además de escritor...vaya...

Me voy a quedar mucho tiempo por aquí...

Un beso

Pd.: ¡¡ a ver como suena tú voz¡¡ jejeje, mola escuchar a los amigos blogueros.

Yahuan dijo...

Sí, sí, las crisis existen, pero en lo que viene durando mi vida una crisis es buena señal, pues después, SIEMPRE, después llega una calma, una felicidad, un bienestar. Esa es una gran y real esperanza.

Julio dijo...

Yo he tenido alguna que otra, Javier, y el tiempo arregla muchas cosas.
Un abrazo. Ayer se te echó mucho de menos.

Julio dijo...

He dicho

Conchi Guirao dijo...

Javier la vida es pura crisis continua, pura lucha....Tu lo sabes mejor que yo que eres mayor, y además sales muy guapo en esa nueva foto.

Un besito, ánimo!!!!!!

MiLaGroS dijo...

Me encanta el final siempre sorprendente en tí. Un abrazo

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Creo que sí Joaquín.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias mangeles.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gran abrazo Olga, y mejor vida.

Otra vez será.

Eso espero.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Juanma, un placer haberte conocido.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Nada de nada, Ridao, nada de nada.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Marian.

Eres muy amable.

Saludos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Maite.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Liliana.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

La verdad, la verdad, Aurora.

¿Qué es la verdad?

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Javier, un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Mangeles.

Salió muy bien, era gente de la radio son unos genios.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Yahuan.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Lo mismo digo Julio, ayer os eché mucho de menos.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Julio, ex corde.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo Conchi.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Milagros eres muy amable.

Un abrazo.