lunes, 14 de septiembre de 2009

Nadie es quien dice ser



A veces nos enteramos de situaciones que generan desconcierto en nuestro propio comportamiento. ¿Qué hacer entonces? Nos paralizamos, intentamos reflexionar, buscamos primero la coherencia y después excusas absurdas para intentar justificar lo injustificable.

Nuestra naturaleza resalta las condiciones extremas, y nuestro físico soporta más presión que un submarino.

Nada es lo que era. Nadie es quien dice ser. Estamos engañados por una vida efímera y por unos actos realizados cara a la galería.

Veamos. Un sentimiento es un sentido expreso. Un verso es un conjunto de ritmos y tonos. Si mezclamos el verso con el sentimiento, es probable que el resultado resulte ininteligible.

De ahí, que la mayoría de los poetas escriban por necesidad, por el remedio. Y pocos o ninguno lo haga para expresar los sentimientos.

La poesía requiere maduración, y maceración. Todos los poetas deberían tener en sus casas barricas de roble y los versos deberán soportar una larga y dura crianza en los toneles. Si el resultado es satisfactorio para el autor, debe estar seguro que los poemas son malos. Deben seguir madurando, hasta conseguir un gran reserva lírico, y único.


34 comentarios:

Antonio Rivero dijo...

Cuanta razón tienes, gracias a Dios esas barricas las tenemos la mayoria de los mortales (los libros), el problema es que algunas barricas son de mala calidad. El gran dilema del empresario de los versos y las palabras es saber invertir...

Saludos Javier

Gaby dijo...

nadie es quien dice ser, en efecto las personas normalmente llevamos un yo interno que no tendriamos que dejarlo ver y digo tendriamos por que cuando lo dejamos ver es cuando llega ese desconcierto de si es verdad? es solo una pantalla o en verdad nos topamos con algo que si es... y es cuando ese tema tan gastado de nadie es lo que dice ser se puede hacer cenizas, la poesia como lo comentas tiene que requerir de maduracion, pero que mas poesia que el dia a dia y las vivencias, plasmadas en el alma de cada ser humano.. muy hermoso tu blog me encanto lo disfrutare con mucho gusto

Juanma dijo...

Tan buena como desconcertante es esa frase de que, si el resultado es satisfactorio para el autor, el poema es malo. Realmente extraordinaria esa visión, Javier...pero qué difícil, entonces, es escribir. Claro que nadie dijo que era coser y cantar. Y, si alguien lo dijo, se equivocó de lleno.

Un abrazo.

mangeles dijo...

Uff..menos mal que una ni es poetisa ni escribidora...

Besos, Javier.

Pd: A mí también me ha desconcertado la misma frase que a Juanma...

Capitán dijo...

Cuan cierto lo de la barrica, y abres tantos frentes de reflexiôn, para quièn escriben los poetas, que buscan...?

Un abrazo

Julio dijo...

A veces el autor es quien sus lectores quieren que sea y si esto ocurre en exceso se produce la disección quirúrgica de los sentimientos y la estética...

Olga B. dijo...

Siempre hay que desconfiar, cuando escribimos nos oímos desde dentro, la voz está distorsionada por nuestros propios recovecos. Reconocemos pasadizos invisibles para otros,y eso no de siempre buen resultado.
Es frente al lector cuando un poema se hace lo que es, igual que el vino cobra sentido en el paladar de un buen catador. O, al menos, cumple su vida.
Abrazos.

Dyhego dijo...

JAVIER:
Como soy vago, dejo el trabajo de la poesía para los poetas como usted.
Salu2

Jesús Cotta Lobato dijo...

A nadie le son sus poemas feos, parodiando el refrán. Para eso están los buenos amigos con criterio.

Alejandro Muñoz dijo...

Un gran reserva no se cría en pocos meses. Por eso inventaron el Tinto de Verano, que tanto alivia la "caló".

Yahuan dijo...

Me quedó la sensación de que el poema es feo, no es bonito, la única excusa para hacerlo es la más extricta y firme necesidad.

Mil abrazos si se necesitan.

Miradme al menos dijo...

Creo que es una entrada clarividente: la lucha de lo formal con lo sentimientos, la insatisfacción del propio poeta con su obra, la maduración del poema...´Todo muy bien llevado, especialmente el último párrafo.
Estás como Segio García...

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

En efecto, los buenos poemas deben madurar. Escribir, guardar, esperar, abrir el cajón, releer, tirar mucho, reescribir algo, conservar poco. Pedir consejos externos. Y aun así... Un amigo del que me fiaba mucho me recomendó descartar un texto. Antes de haberlo hecho, se lo había mandado entre muchos otros a Clarín. Y resulta que ese fue uno de los textos seleccionados para publicarse...
Un abrazo, Javier.

marisa dijo...

Y aún así escribimos: entre dudas, entre egos, entre desconciertos, seguimos escribiendo... La honestidad y la autenticidad ponen la medida.
Un abrazo

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo Antonio.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Gaby, seas bien llegada.

Muchas gracias por tu álogo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Juanma, escribir es una de las cosas más difíciles de este mundo. Y el que no lo reconozca, pues bueno, me callo.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo mangeles.

Y a mí también me desconcertó, pero es real.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Nada Capitán. El poeta no busca nada.

Escribe porque no hay más remedio.

Y el remedio es la cusa del bien y del mal.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Nunca Julio. El escritor no escribe para el lector. Bueno, el comercial sí. Pero la escritura comercial, no es Literatura, gracias a Sati, claro está.

Saludos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Creo que no Olga, es mi opinión. Estamos acostumbrados a lo que planteas, pero no es la realidad.

El lector no juzga, juzga la propia Literatura.

Todo es una falsa. Nadie es quien dice ser, la Literatura no está ni debe ser escrita para la galería.

Recibe un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo Dyhego.

Yo soy un aprendiz, sólo eso.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Bueno Jesús, veamos. Nadie tiene criterio literario, no somos capaces de juzgar, somos capaces de decir si nos gusta o no, pero criterio¡¡¡

Recibe un fuerte abrazo, amigo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Hola Alejandro, la historia de nuestra Literatura está llena de "tintos de verano", desgraciadamente.

Es lo único que se bebe hoy día.

El gran reserva y único, apenas se observa.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Siempre Yahuan, siempre se necesitan.

Otro abrazo para ti, y mil gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Miradme, por tus palabras.

Un fuerte abrazo, y viva el Cádiz, siempre.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Juan Antonio, pero eso no dice nada. Clarín puede o no puede tener criterio. Sabemos que sobre el gusto no hay nada escrito, y lo que gusta aquí, no gustá allí.

Pero no voy a eso. Voy más allá.

La "Literatura". No podemos juzgar. Podemos estar satisfechos, sentirnos felices, publicar...

Pero no podemos juzgar.

Un fuerte abrazo, y mil gracias por el álogo.

Pd. El paso del tiempo, dentro de muchos, muchos, muchos años, la "Historia" y la "Literatura" dirán si tu amigo, o tal vez Clarín, tenían razón. Pero piensa, sólo uno de los dos tendrá razón.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Has dado en el clavo Marisa. Has captado bien el mensaje.

"Y aún así, escribimos". la culpa la tiene el remedio.

Un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

Heeeey Javier, que yo no escribo por necesidad ni mucho menos hombre, a menos claro, que sea la necesidad de expresarme a través de la inspiración del momento y de los sentimientos. Pues si un verso no tiene sentimiento, no llega y esto mismo es lo que lo hará ininteligible. De hecho he comprobado que cuando escribo un poema que rezuma tristeza, todos me consuelan; si escribo uno de amor desenfrenado, todos asumen que lo he vivido. Nada más erróneo, rara vez escribo partes de mi vida, sí manifiesto mis sentimientos, una cosa no se conlleva con la otra.
Me encantaría tener en casa una barrica de roble, pero no para meter mis versos a macerar sino para saborear un "amontillao" :)

Lo único que te puedo decir es que: "yo no digo que soy nadie", que los demás digan lo que soy si es que soy alguien...

Perdón por hablar de mí, pero me sentí aludida, no mal, para nada, pero aludida al fin, pues mi finalidad era hacer escuchar mi propia campana.

Besazos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo y mil gracias Liliana.

Mery dijo...

Gil de Biedma a veces se pasaba semanas dándole vueltas a un sólo verso. ¡ Un sólo verso! Eso exasperaba a alguno de sus amigos.

Un abrazo

Javier Sánchez Menéndez dijo...

para mí, esa es la poesía.

El resultado es lo menos, el trabajo es lo grande.

Y la maduración.

Un abrazo Mery.

Mery dijo...

Si, Javier, el trabajo, la maduración, la pura fermentación es un camino glorioso, pero el resultado ha de ser, cuanto menos, digno resultado.
Si no, la poesía no valdría la pena leerse. Los lectores de poesía así lo esperamos, ya sabes.

Buenas noches (siempre noctámbulos)

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Buenas noches.

Y el digno resultado es lo importante Mery.

De nada sirve lo contrario.

Un abrazo.