miércoles, 23 de septiembre de 2009

El librero listo



Hay dos tipos de personas. Y me explico. Los hay inteligentes. Un librero al que conozco cuando me ve pasar coloca en el escaparate libros de poesía. Hoy mismo, le he comprado cinco. Nombre escondido de Vicente Aleixandre (Renacimiento), Biografía impura de Juanito Cobos Wilkins (Vandalia), Tras la puerta tapiada de Francisco José Martínez Morán (Hiperión), El fin de semana perdido de José Luis Piquero (DVD) y El viento entre las ruinas de José Luis Morales (Hiperión).

Me ve cruzar por la acera de enfrente, y como sabe que me voy a acercar, siempre cambia los libros. Quita los de Larsson y coloca poesía. Y yo caigo, como tonto. ¿O como inteligente? Me sale la vena “bi” que no remedio.

Y los hay imbéciles, como la madre de Leire Pajín. La hija tiene la cara de su madre. Y la madre tiene la cara de la hija. Hoy la he visto en Benidorm, y no sabía si estaba en un establo o en un municipio de rascacielos. No se puede ser más cerdo. Y no lo digo por menosprecio. Ni en sentido peyorativo. No. La política me resbala. Pero la cara, las manos, los labios, los ojos, la alegría contenida. Con menos clase que un lebrillo sucio. Es lo que tenemos señores. Es España, para nuestra desgracia. Que la Soraya no se queda atrás, también. Pues otra para el establo. España es un país gobernado por animales domésticos. Y la Moncloa es un establo. Y la Zarzuela, me callo.

Y vuelvo a decir, los hay imbéciles. Han quitado todos los candados del puente de Triana (http://jsanchezmenendez.blogspot.com/2009/07/candados-del-alma.html), pues pueden deteriorar el patrimonio municipal. Es el Monte y Serrín, ¿lo recuerdan? Otro que ha salido del armario con calzador.

En fin. Todos somos "bi". Y odio la política.


42 comentarios:

Mery dijo...

Estoy contigo: hay gente con un talento innato que les ayuda a prosperar en sus negocios, como el librero, o en sus vidas en general. Talento, inteligencia..., sea lo que fuere está claro que hay escasez de ello en la Moncloa.

Lo de los candados me ha dejado apenada. Un trocito de lirismo que desaparece de un plumazo.
Un abrazo

mangeles dijo...

Jjeje, que inteligente y culto el librero ¡¡¡sabe que libros ponerte¡¡¡ PARA QUE COMPRES 5 DE UN TIRÓN. Eso es que a él también le gusta la poesía.

A mí si me gusta la política. Lo del aspecto físico es algo que ha hecho mucho daño a este país de "disfrazados y fachadas". Que un político sea más o menos atractivo es irrelevante. Como el que una persona vaya vestida de "pijo" o de "bacaladero".

Hay miles de personas en este pais, intentado parecer "señoritos, pijos, con clase y adinerados".

Y cuando uno lee lo que hizo el presidente del Palau de la Música de Barcelona, para parecer "un señor de clase bien"....en su confesión por carta al Juez, pues...dan ganas de gritar ¿eso es un señor?.

Yo también vi las imágenes a que te refieres y me parecieron efectivamente grotescas.

Una vez leía a un bloguero de derechas muy ofendido, que HABÍA QUE VOTAR PERSONAS NO PARTIDOS.
Con esto del transfugismo ahora se nos dice que HEMOS VOTADO PERSONAS NO PARTIDOS...en fin.



Y no me extiendo más...pero he ido a leer "candados en el alma" y me ha encantado..."lo demás, es eterno"...Jamás lo había pensado así...todo lo bello es mortal. Me ha encantado.

Besos

Er Tato dijo...

Fantástica entrada, Javier, pero hoy no vamos a estar de acuerdo con el penúltimo párrafo. Al menos parcialmente, porque en lo de que Monteserrín sea un inútil, nada que objetar, ahora, que eso de aplaudir que el personal vaya por ahí deteriorando monumentos, me da igual que sean candados -valiente gilipollez-, como corazoncitos pintados, pues no lo comparto. Los candados, quitados y bien quitados. Si alguien necesita poner un candado plagiando como robots lo que se hace en otras ciudades -¡qué falta de originalidad e imaginación!-, para manifestar su amor, entonces vuelvo a estar de acuerdo contigo: el amor no existe.

Un abrazo

Capitán dijo...

Javier, ese librero merece un monumento, esas son las gentes que se necesitan, y hay tan pocas.

El resto, al baúl.

Una entrada muy buena, muy buena.

José Miguel Ridao dijo...

Yo estoy con er Tato, lo de los candados es una mariconada. Eso sí, he visto una foto quitándolos con una rotaflex. ¡Serán brutos! Estos tíos se cargan el puente, y lo hizo Eiffel...

Dyhego dijo...

JAVIER:
Ando un poco perdido así que me informaré y lo que no sepa, ya te preguntaré.
Ayer mismo me compré dos libros.
No he visto aún la cara de la mamá de la Pajín. Que la política es un estercolero, de acuerdo contigo.
Intentaré ponerme al día.
Un abrazo.

Dyhego dijo...

Javier:
Sería importunarte mucho si me aclaras:
1) ¿Qué significa "la vena "bi""?
2) ¿Y eso de Monte y Serrín, con salir del armario con calzador?
Recuerda que no todos tus lectores somos de Sevilla y hay alusiones que para vosotros estarán muy claras, pero para los foráneo no.
Salu2

Juanma dijo...

Yo estoy de acuerdo con Er Tato y Ridao (salvando eso de "mariconada", Ridao, haz el favor): no me gustan los candados en el puente.
Por lo demás, qué quieres que te diga que no lo hayas dicho tan clarito en esta entrada.

Un fuerte abrazo.

eres_mi_cruz dijo...

cuando veo un candado de estos... Leo y Jessi... no puedo evitar preguntarme si el Leo le ha zumbao ya a la Jessi...

pero las Jessis son más listas que los Leos...
hacen una copia de la llave que tiran al río sellando su amor... sí, sellando... pues no le cabe na a la Jessi...
dónde quedó el romanticismo si al crimen pasional le llaman violencia machista...

Rocío dijo...

Pues a mí me parece una pena que quiten los candados... ¿Qué daño le hacen a nadie?

Joaquín dijo...

Más que librero, mercarder de libros. Y más listo que inteligente.

José María JURADO dijo...

En "Bi-nidorm"!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

De un plumazo Mery, el lirismo no se puede perder.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Muchas gracias mangeles, por tu álogo.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Acepto tu opinión Tato. ¡Es lo que hay! Y lo respeto con enorme placer.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Capitán por tus palabras.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Ridao, que no es una mariconada, leches...

Es belleza.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Dyhego.

Saludos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

veamos Dyhego, la vena "bi" viene de la entrada "Bifurcación Bipolar".

Y el Monte y Serrín es el alcalde de Sevilla, que se la está cargando a trocitos.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Juanma.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¡Cuánta razón tienes Eres!

Me quedo simplemente con el hecho de poner el candado, y los dejo ...

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Ninguno Rocío, ninguno.

Un saludo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Listo a más no poder Joaquín.

Saludos italianos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Siempre "bi" José María.

Bi-Jurado.

Un abrazo.

Miradme al menos dijo...

¿Dónde estará mi candado? Si lo encuentro se lo encuentro, con el permiso de mi mujer, se lo pongo en los huevos al primer concejal que me encuentre.

Muy cañera la entrada, JSM.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Miradme.

Es lo que tenemos.

Un abrazo.

eres_mi_cruz dijo...

para románticos, nosotros, javier... que nos suicidábamos por el puente como fardos de contrabando...

porque seguro que los candados esos los compran en un chino y vienen dentro de un plástico duro de los que hay que romper con la llave larga del llavero ctspm...

(agradezco tu magnanimidad pasándome por alto la incorrección de mi primer álogo... odio casi tanto como tú el leísmo.)

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Lo de los candados fue a petición de Zoido, así que ambos partidos van al unísono en tonterías.
Menos mal que, entre tanta paja pajinera nos queda la poesía, Javier.

Un abrazo.

Julio dijo...

Que pongan otra vez los candados, así habrá paejas en SEvilla más allá del pp-psoe que se lleven bien...

Er Tato dijo...

Que digo yo, que ya puestos, también podrían pintar de rosa con espinas la baranda, o cagarse en ella como muestra de su amor más profundo, o cortarla a trocitos para llevársela a su casa en recuerdo de su amor, o... Vamos, que cada cual haga lo que salga del alma con la propiedad ajena y común.

Un abrazo sorprendido

Liliana dijo...

Para sacarse el sombrero con el librero, además de inteligente, perseverante con tus circunstancias...

¿Qué España es un establo? Entonces Argentina es un zoológico...

Lo del puente, por lo poco que sé al respecto, deberían colgarle anclas en lugar de candados, a ver cómo se las arreglan para cortarlas fácilmente...

Besazos.

No he podido dejarte comentario desde mi cuenta...

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo Eres, me encanta el romanticismo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Juan Antonio desconocía que el impresentable de Zoido (miembro también de un establo municipal) fuera el origen. Te puedo asegurar que no me lo creo, y es una leyenda urbana. No tiene ese señor ni coco ni imaginación, como para inventar algo así.

Y desde luego ninguno de los inquilinos del establo, para leer poesía.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Julio, que los vuelvan a poner coño.

Aquí la política no existe, nunca ha existido, en el amor...

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Sorprendido Tato, sorprendido. Yo también. Y que pinten o se tiren, como dice Eres.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un beso Liliana.

Mira, ya sabéis. Colgarle anclas al puente.

Un abrazo.

Circe La Hechicera dijo...

Javier, el librero sabe del arte empiríco del mercadeo y sobre su experiencia detecta a los compradores compulsivos, eso tiene su mérito. Y después de un tema tan apacible, entras en las densidades polémicas del tema político. Lamento lo de los candados, eran un simbolo. Definitivamente muy "bi". Entretenida entrada. Abrazos!!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Circe, un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Yo creo que lo que tenían que hacer estos amantes es quitarse los piercings de las narices y traspasarlas con el candadito, aprovechando el agujero. Después se comen la llave, y cuando la caguen tiran de la cadena. Así se consiguen dos cosas: estarán unidos para siempre, y dejarán en paz el puente de Triana.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Pero mira que eres malo, cronista oficial, déjalos en paz, que no hacen daño a nadie, y menos al puente, que está bien hecho genio.

Un abrazo.

Pd. ¡Mira que eres poco romántico!

Sombras Chinescas dijo...

Qué admirable utopía, ponerle un candado al amor; es como pretender ponerle puertas a la calle; pretender aferrar aquello que se manifiesta más volátil e intangible, una hermosa metáfora de nuestros afanes y desvelos.

Saludos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Muchas gracias Juan Carlos.

Un abrazo.