viernes, 11 de septiembre de 2009

Gracias para olvidar el desconcierto



Decía que agosto era el mes más cruel. Pero septiembre le supera. En estos días inciertos los acontecimientos hacen reflexionar. Cerramos los ojos y la desgana se apodera de nuestras conclusiones. Hasta Ridao y Cotta tienen dudas.

La Blogaduría deja paso a la “dudaduría”. Y sin remedios, no hay enfermedades.

A veces nos ponemos nostálgicos y a veces cabezotas. Nos salen unas lágrimas y otras una impertinencia. Pero es la vida. Es nuestro paso. Las huellas las borra el viento de levante, y no hay firmeza, hay intoxicación.

Hoy leo a D’Ors, a Casona y a Amy Tan. Es una mezcla explosiva. Pero no la publicito, la comento.

Odio el teléfono en septiembre. Podría decir en todos los meses del año, pero este, es septiembre.

No puedo dormir y no deseo que llegue el día de mañana. Es la misma hoja del calendario. Y sólo hay números. El santoral es un invento. Los días un desconcierto.

Y debo agradecer, a todos los que sois, y a todos los que estáis. Os agradezco inútilmente mi recuerdo.


30 comentarios:

Siab-MiprincesaAzul dijo...

Q lo amargo pase rápido...
un beso

Liliana G. dijo...

Debe ser el síndrome del otoño Javier, yo no le daría tanta importancia, al dársela, los recuerdos del desconcierto quedan...

De nada, para eso están los amigos.

Besotes.

Máster en Nubes dijo...

Entre perder el miedo al lector y otras consideraciones de ayer y esto tuyo de hoy que leo casi de madrugá... dudo aún más ¿habré metido la pata? Venga, un abrazo.

Aurora

mangeles dijo...

Pues sí, si que odias Septiembre. Con lo bonito que es...o sería...si hubiese pasado el calor, y comenzase a llover un poquito...

Y mes romántico, de los adios a los amores de verano.

Y mes de inicio de cursos nuevos, nuevos profes y nuevos sueños.

De todas formas, si puedes odiar algo no humano, es que aún hay un niño en tí....

¿cómo se puede odiar algo tan tonto como un mes? ¡ Si al menos odiaras la sopa¡

Tiritas de besos

marisa dijo...

Pues contra el desánimo, la desgana, y el pesimismo inevitable de todo aquel que mira alrededor con cierta capacidad crítica, sólo conozco una receta:el afecto, la búsqueda de la belleza, y el reencuentro con las pequeñas cosas, auténticas, humildes y necesarias. Sabes dónde me puedes encontrar (enredando palabras y rebuscando entre viejos papeles), y aquí estaré siempre que pueda.Besos

Vicky dijo...

A veces se agradece el apoyo de un amigo cuando se pasa un mal momento...pero falta saber si realmente es considerado un amigo...



Un abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Me quedo con las dos últimas líneas, que pesan más que todo el resto de la entrada. En el fondo tú sabes que es un agradecimiento útil.

Ah, y ante la duda... (no hace falta que lo remate, ¿no?).

Un abrazo septembrino sin premio.

Dyhego dijo...

JAVIER:
Muy nostálgico te veo, el paseo por el pasado que se fue en tu pueblo natal, el mes de septiembre.
A mí no me gusta ni el otoño ni el invierno (aunque en Murcia -pero sólo en las vegas media y baja del Segura- el otoño es larguísimo y el invierno unos cuantos días o semanas.
Me amorriña la falta de luz.
Prefiero el verano aunque vaya arrastrao como una culebra por culpa de las calores. En Murcia tenemos una graduación (ascendente) muy curiosa: el calor, la calor y las calores.
En fin, anímate o dinos cómo podemos animarte.
Salu2

sedemiuqse dijo...

Hola Javier. Pues no voy a darte ánimos, y sabes por qué, por que es tu momento y considero tus sentimientos, y porque pienso que es cierto, la vida es un día muy largo..... Yo siempre he dormido divinamente, pero llevo años que no quiero dormir, no quiero. no quiero hacerlo y un par de horas me es suficiente. Sabes? somos nosotros los que hacemos nuestra vida, no se puede culpar a nadie ni a nada, somos totalmente responsables de ella,no estamos obligados a nada, ni a ir a ninguna parte que no queramos.

Es como una obra de teatro en la que estamos representando un personaje, (se aceptan improvisaciones)
todos los actores nos conocemos, pero actuamos, hay asesinos, tiranos, etc etc...al finalizar la obra, tras el telón, nos felicitamos,el asesinado felicita a su asesino por la buena actuación. Creo que la vida es igual.
Si el papel que estamos representando no nos gusta siempre, siempre lo podemos cambiar. pero como somos tan cómodos ni eso nos apetece. Para mi no hay nada que tenga mas valor que este instante, este pequeño y eterno instante del atoara. solo existe el ahora.
Todo, todo todo esta en nosotros Javier. Si no creemos en nosotros nada es posible.
besos y amor
je

Carmen Molins.

eres_mi_cruz dijo...

un tío grande, barbudo y desconcertado me inspira el más noble y generoso de los abrazos...
helo aquí.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Ya Siab, ya.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Dobles gracias Liliana.

Saludos y un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Aurora, gracias.

Disfruta de la "playa".

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias mangeles, pero se odia, como a veces se odian los rascacielos.

Saludos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Mil gracias Marisa.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Tienes razón Vicky. A veces no se descubre la necesidad de otra persona. Y lo haces mal.
Somos imperfectos, y yo los tengo todos.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Y con premio José Miguel.

Otro para ti.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Dyhego.

Eres muy amable.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Mil gracias por todo, Sede.

Un abrazo para ti.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Lo recibo y te envio otro, aún mayor, si cabe, eres_mi_cruz.

Gracias.

Capitán dijo...

El viento de levante, el viento de levante que genera tantos meses crueles, y dudas, y sindormires, dale las gracias al viento de levante, que llena mis recuerdos playeros infantiles, tan crueles.

Dyhego dijo...

JAVIER:
Sigo intrigado.
¿Quién el El Ardentía?
Salu2.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Hola Capitán.

Bendito levante, y mejor poniente.

Un fuerte abrazo.

Olga B. dijo...

Tarde llego al desconcierto, que he estado procurando aplacar el mío.
"Cerramos los ojos y la desgana se apodera de nuestras conclusiones".
A veces basta con dormir esa desgana, y una medio sonrisa (incluso por teléfono:-) y p,alante, que todo es humano: las lagrimas, las impertinencias y las sonrisas.
Un beso.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Mira esto Dyhego:

http://jsanchezmenendez.blogspot.com/2009/08/el-ardentia.html

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Nunca se llega tarde al desconcierto Olga.

Es parte de nuestra vida.

Un abrazo médico, ¿o no?

Olga B. dijo...

O sí;-)
Me hacía falta.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un abrazo.

Mery dijo...

No sabes hasta qué punto te comprendo, sobre todo con ese asco visceral al teléfono, en septiembre. Añado también al correo electrónico, que martillea nuestros buzones con una impertinencia insoportable.

Octubre nos traerá la costumbre y la conformidad, seguramente.
En fin...un abrazo y gracias por el final de tu entrada, en lo que a mí respecte.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias a ti Mery.

Otro abrazo.