martes, 8 de septiembre de 2009

Ser y destrucción



Nunca entenderé porqué Parménides opinaba y escribía que la guerra era el arte de destruir. Siempre pensé que la destrucción era sinónimo de horror, pero para el griego era arte.

La segunda parte de la cita es muy manida, y la evito. Ya he tenido mi dosis de política estos últimos días. La política no es arte.

Todos debemos volver al origen de nuestra existencia, al primer lugar, a nuestra esencia. Y lo hacemos ya que realmente nunca hemos salido de allí. Si pensamos que somos dueños de nuestros actos estamos equivocados. Todo está predestinado. Y nuestro camino tiene principio y fin, pero en círculo cerrado. El principio y el fin, son una misma causa.

Y desde luego todo es, nada deja de ser. Su esencia les transmite ese arte capaz de destruir, como en la guerra.


14 comentarios:

Julio dijo...

La política o la guerra destruyen el espíritu: el arte lo restituye

Juanma dijo...

El principio y el fin son una misma causa. Y esa causa es el origen de todo. ¿Quizá de nada?

Un abrazo, querido Javier.

Jesús Cotta Lobato dijo...

Dado que casi todos hemos nacido del amor y la libertad, volvamos al amor y a la libertad.

eres_mi_cruz dijo...

ya lo dejó escrito Cohélet, hijo de David...

Eclesiastés 9, 3
Eso es lo peor de todo cuanto pasa bajo el sol: que haya un destino común para todos, y así el corazón de los humanos está lleno de maldad y hay locura en sus corazones mientras viven, y su final ¡con tó sus muertos!

Capitán dijo...

Javier, la Rae define arte como: "Manifestación de la actividad humana mediante la cual se expresa una visión personal y desinteresada que interpreta lo real o imaginado con recursos plásticos, lingüísticos o sonoros".

Obviamente, y dado su carácter dessinteresado, ni la guerra, ni la política entran dentro de dicha definición, ni ...

Perdona que traiga a la Rae a tu blog, pero prometo reformarme.

Un abrazo

José Miguel Ridao dijo...

Una cosa es la moral y otra distinta es el arte. El arte puede ser inmoral; hay numerosos ejemplos. Y no digamos el artista...

Un abrazo, Javier.

Píramo dijo...

Y, sin embargo, en tus reflexiones acudes a la tragedia griega con su tema recurrente al destino como fuerza avasalladora(anagké); en la esencialidad eterna, en cambio, estás contra Heráclito y su "panta rei". Yo creo que el único destino es la muerte pero el camino que lleva al último paso puede ser el que tú decidas. Respecto a las esencias inmutables, creo en ellas. Me basta con verme a mí de niño para saber que yo soy yo aún.

Antonio Rivero dijo...

No todo está predestinado... La libertad del hombre ejerce su elección. Pero no como el mero hecho de elegir algo y después lo otro sino como un acto de aceptación a la realidad que se nos presenta. Esa es para mi la verdadera libertad y amplitud de mentes... Aceptar la realidad que inevitablemente se cierne sobre el hombre y por los hombres...

Saludos y perdona por la parrafada que te he soltado. Soy un poco pesado pero no puedo evitarlo.

Liliana G. dijo...

Desde luego descreo que la política y la guerra sean un arte. Para mí (profesora de Bellas Artes) el Arte es Ética, Estética y Libertad...

Cada uno conoce su propia esencia, o debería conocerla, pues cada individualidad es semejante al común pero no idéntica, afortunadamente. Sé que soy recurrente, pero siempre reniego del círculo cerrado tal cuál se lo pinta. Sí, volvemos al origen, pero nunca descartaré "mi" cinta de Moebius, la considero el ejemplo más acabado de volver a las bases dando un vuelco en el camino.

Me encanta tu post. Besos, Javier.

Dyhego dijo...

La destrucción será buena o mala según lo que se pretenda destruir.
Esta tarde me estoy dando una "jartá" a destruir que levito de gustirrinín: Estoy tirando papeles, papeles, papeles y más papeles (al reciclado,claro). Se me ha quedado la habitación de los "enreos" que ya no voy a poder darle ese nombre...
y a los de la "Fura dels baus" lo que les mola romper coches y trastos.
Y a los niñitos de Pozuelo, ni te cuento...

marisa dijo...

"El eterno retorno"... El círculo es siempre más reconfortante que la línea, y saber que todo vuelve al mismo punto da cierta continuidad, todo es un continuo renacer de nuestras propias cenizas (así da gusto destruirse:))
Besos

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Muchas gracias por vuestros álogos.

Un abrazo a todos.

Siab-MiprincesaAzul dijo...

será por eso q últimamente he estado cerrando círculos en mi vida? y con gente y situaciones q ni hubiera imaginado jamas!
un beso

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Siab.

Es muy posible.

Un abrazo.