sábado, 14 de noviembre de 2009

¡Cuánto frío hace en Granada!



Una vez un poeta dijo a otro:

- “Debes dejar de escribir. Es bueno que vivas”.

Y el segundo poeta respondió:

- “El no vivir me sostiene. Escribir hace daño a mi muerte”.

Pero el primer poeta era un farsante. Había enterrado a Alberti, a Ayala. Y ahora prepara políticamente su candidatura al Premio Nobel de Literatura.

¡Cuánto frío hace en Granada!

La verdadera Literatura no entiende de política, chaval.


42 comentarios:

Máster en Nubes dijo...

Desde luego, la política envenena todo o acaba por envenenarlo.
Un abrazo, Javier.

Aurora

2soles dijo...

La política y la religión... o ¿es lo mismo?

Liliana G. dijo...

Yo tampoco entiendo un bledo de política, así que me he quedado en ayunas...

Un abrazo de oso.

(¿Los osos sabrán de política? Yo creo que sí, porque los políticos viven haciéndose los osos...)

maile dijo...

Yo me conformo con que usted no deje nunca de escribir, cuando menos, por estos lares... aunque no gane nunca un Nobel.
Gracias.

eres_mi_cruz dijo...

a la muerte mesas de por medio...
ahí... amazacotá papeles...

Joaquín dijo...

Pero mucha y buena literatura la han escrito poetas cortesanos...

José Miguel Ridao dijo...

Pienso, escribo, pienso... ¿y cuándo vivo?

Pienso escribir
la historia de mi vida
sin aspavientos.
Nada del otro mundo,
y de éste... bien poco.

Ahí no cabe la política.

Un abrazo, Javier.

oliver sotos gonzález dijo...

Mambrú se fue a la guerra, qué dolor qué dolor qué pena, Mambrú se fue a la guerra, no sé cuándo vendrá, do re mi, do re fa, no sé cuándo vendrá!!!!!!!

Capitán dijo...

¿Y se puede escribir sin vivir?

mangeles dijo...

Pues yo creo que los poetas de izquierdas escriben mejor ....

Besos

Pd. No dejes de escribir...que para vivir, solo hay que respirar, y eso es muy fácil, nos viene de serie, incorporado.

Julio dijo...

Y la política, aún menos de Literatura, Javier.
Un abrazo.

veridiana dijo...

La mayaroía de los políticos son unos ignorantes.Y los problemas que exponen tienen raiz en el pasotismo.

Un beso

marisa dijo...

En algunos corazones de invierno se siente ese frío.Lo más duro es sentir que no volverá a latir la primavera...Y entonces...¿escribir o vivir?¿por qué no las dos cosas, pese a quien pese, pase lo que pase?
un beso

Rafael Lucena dijo...

Pero el premio Nobel sí ha sido político en muchas ocasiones; ese "poeta" sabe lo que se hace y cuece.

Antonio Azuaga dijo...

Ese “es bueno que vivas” del farsante es un sofisma, porque la vida por sí misma no es ninguna bondad, sino una caminata llena de perversas zancadillas. La bondad de escribir, sin embargo, la recoge eso tan bello de dañar a la propia muerte. Aunque lo que se escriba sea un simple diario íntimo, la muerte siempre sale perjudicada. De ahí la obsesión secular de los políticos por el circo y el pan: el hombre se falsea y debilita porque se convierte en comparsa de un espectáculo; frente a su modorra y sus canonjías, la verdad, la honradez, es del solitario gladiador.

Un saludo.

América dijo...

La política no cabe,aun cuando sea el hilo que mueva otras tantas.
Sí,el alma de los escritores es como la de los toreros están hechos de otra pasta.

Un abrazo Javier.

josealfonso martínez dijo...

Ni vivo ni muerto. El trabajo no me lo permite.
No tengo palabras. No tengo lápiz.
Un abrazo.

Olga B. dijo...

Estoy de acuerdo con el comentario de Joaquín. El problema no es decidir qué hacer, porque la vida nos arrastra hasta que se acaba o la acabamos, cuando escribimos, vivimos de otra manera. El problema es el talento, no hay otro. Si repasamos la historia, cuántos poetas tuvieron que torear con el poder. Algunos se plegaron, otros le hicieron frente. Pero ni sus heroicidades ni sus bajezas hacen buenos o malos sus poemas. Es así. Es triste, es injusto, pero es así.
Aunque a mí personalmente no me parece mal que uno quiera meter una visión moral en su poesía (aunque, en este caso, me parece más práctico hacerlo en la vida, pero en fin), pero cualquier tecla hay que tocarla afinando. Es difícil.

Olga B. dijo...

Anda, me he puesto tan seria que se me olvidaba el abrazo, el beso, el buen finde, etc;-)))

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Es así Aurora, siempre se lo carga todo.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Es lo mismo 2soles, lo mismo.

Sólo que van vestidas de distinto traje.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Son osos Liliana, pero osos de los malos.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Maile.

Eso pretendemos.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Eres, morir a golpe de poemas.

¡Qué buena muerte!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Los poetas cortesanos o se arrimaban o no comían Joaquín. El reconocimiento les importaba un bledo, tal vez lo justo y necesario para ser "cortesanos".

Ahora, esos "cortesanos" son gilipollas.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Nunca cabe José Miguel.

Y escriba usted su historia, que deseo leerla.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Cuándo usted desee Oliver, cuándo usted quiera¡¡¡

Creo que nunca se fue, de verdad.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Nunca Capitán, nunca.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Comparto contigo Mangeles, que los poetas de izquierdas escriben mejor, sobre todo, porque no existe ni la izquierda ni la derecha.

Existe la Literatura.

Recibe mi abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Muy amable Julio, muy amable.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Veridiana, más que en el pasotismo, yo diría en el "desconocimiento".

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Las dos cosas Marisa, comparto eso contigo.

¡Pero que se vaya el frío, por favor!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Sí Rafael, pero cinco viejos gilipollas, que otorgan un Nobel a golpe de talonario e intereses políticos, es triste.

Existe muy buena Literatura, que quedará -desde luego-, y por no ser políticos nunca le darán el premio.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Antonio, magnífico álogo.

Ha escrito usted lo que pienso.

Recibe mi abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias América.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Muchas gracias José Alfonso.

Está usted aquí.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Olga, la moralidad no tiene nada que ver con esto. La Literatura está por encima de la política, y de la propia moralidad.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Buen fin de semana (lo que queda) Olga.

Gracias.

Olga B. dijo...

Sí tiene que ver, Javier, que no sea una opción personal no quiere decir nada. Si te olvidas de la moral, la política y el peloteo, te cargas media historia de la literatura y aún me quedo corta. Está por encima, pero le cabe todo, si ese todo está tocado por el talento.
En la historia de la literatura y en la historia de los blogs. Jeje, es para que no te canses de que te den la razón.
Un beso.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

La verdad Olga, es que nadie me da la razón.

¡Es una forma de alogar!

Un fuerte abrazo, y literario.

Gracias.

Olga B. dijo...

Me gustan mucho los abrazos literarios;-)
Buena semana, gaditano.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Lo mismo le digo, mañica.