jueves, 26 de noviembre de 2009

¡A ver si se me pega algo!



Veamos, ¡estos mercuriales están zumbados del quince! No se ponen de acuerdo para la próxima tertulia. Unos que si el 2, otros que si el 6, el 7 ó el 8 de diciembre. Y van diciendo por ahí que si es fiesta, que si juega el Sevilla o el Coria.

¡Estos mercuriales! Lo mejor es borrarse de la tertulia. Total, desde hace cuatro tertulias no se come ni una almeja. Muchas verduritas a la plancha, poco alcohol, y el tono de la voz de José María Jurado que hace retumbar la Biblioteca del Hotel.

Romano, el profe, nos lee su última genialidad de la antigüedad literaria. Ridao se cachondea del arte. Cotta llega tarde. Julio es ahora un pobre roble dilapidado en hojas de acacia. Nuestro mantenedor mantiene y se deja mantener. Los invitados que siempre van a llegar, nunca vienen. Nuestro Capitán viaja. Alejandro, entre baños y recuerdos.

¡Qué no! Esto es un panal de abejas asesinas, descafeinado y distante. Recluidos en una soledad desmesurada, una tertulia es un acontecimiento. La nuestra, además de enriquecer, resucita.

No voy a dañar más la integridad de nuestra esencia. Mientras seamos hombres, se puede escuchar. Llevo treinta minutos pegado al teléfono. Una reserva para Londres y el señor del otro lado (¡ahora no escucha!) me cambia mi suite por una vulgar habitación a lo Simply Red.

Mercuriales. Tenemos que encontrar un sitio acorde a nuestra condición. En Londres voy a buscar algo digno. Os cuento.

Por cierto, el viernes estaremos en Zaragoza. Presentaremos el libro de poemas de Olga Bernad en Siltolá (en la Biblioteca de Aragón a las 19'30 horas). Aguantaré en el Ave, un viaje con Romano y Abel Feu. ¡A ver si se me pega algo!

36 comentarios:

Olga B. dijo...

Anda, que eres un sibarita, en London, en el ave y comiendo almejas todo el rato con los mercuriales. Acuérdate de mi coche cama (no es que os desee una tertulia en coche cama de Sevilla a Zaragoza, por Dios, aunque si lo que quieres es que se te peguen cosas..;-).
Bien, a lo que iba: que os espero, al profe, a vos y al guapo. No sé si ha sido tu cumple, pero te guardo regalo.
Un beso y hasta muy pronto.

mangeles dijo...

Aceleraoooo anda el más que cuarentón...yo apuesto por el 8, la Inmaculada Concepción...para la reunión de semejante grupo ...

Aunque me parece que los guiris no celebran la festividad...pero vamos...era una idea....

Y Zaragoza es preciosa...no sé como se portan en el AVE el Sr. Romano y el Sr. Feu..pero vamos...todo es cuestión de invitarles a un par de wiskitos...y dejarles fuera de combate...

Besos madrileños.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Ha sido mi cumpleaños, 45, de verdad.

Mi cadera lo sabe, y da fe de los 45.

Un abrazo, y hasta dentro de un rato.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Mangeles, mejor los invito a un M.M., a ver si aprenden a beber.

Un fuerte abrazo.

Gracias de corazón.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Olga, ¿con que el guapo es el Abelote, no?

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Olga, ¡Te vas a enterar!

José Miguel Ridao dijo...

Javier, no sé si te vamos a tener que echar de la tertulia: 45 años, no eres el guapo, dando caña a diestro y siniestro... ¡A ver si voy a hacer una paráfrasis de un poema tuyo! O, aún mejor, hago una entrada imitando tu estilo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¡Ojalá Ridao!

Sería todo un honor descafeinado.

Y que conste, que hay que tener dos cojones para ir a Zaragoza, en Ave, y con Romano y el Feu (el guapo).

¡Manda güevos!

Vicky dijo...

Deseo que el viernes os salga todo estupendamente y en el viaje comportaros que ya sois mayorcitos y dais mucho miedo.

Un Abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Vicky, ¿miedo?

Si nos vieras¡¡¡

Somos tres carcamales en una habitación sin vistas¡¡¡

Un fuerte abrazo.

Olga B. dijo...

Venga, que sois todos muy guapos, va, hala. "Haiga paz", que decía mi abuelo.
Es que me gustó la foto, hombre...
Oye, y felicidades, no me quedaba claro con esa entrada, sorry.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Hasta mañana Olga.

¡Quién dijo miedo, mujer!

América dijo...

Javier aquí pasamos de la noche al día,me he reído casi hasta llorar,soy una fiel,anónima y silenciosa admiradora de los mercuriales,como que no comieron almejas?....En fin espero que puedan reunirse todos, sin duda que deben ser reuniones de antología.

Buen viaje.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias América, eres un sol, de Andalucía.

La labor de tu Cuaderno es digna de admiración.

Y desde aquí te envio un abrazo.

Gracias.

Siab-MiprincesaAzul dijo...

Suerte en Zaragoza!!!
un beso

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

¡Protesto! El que tiene valor para ir a Zaragoza con Javier y Abel soy yo, tan puro, tan inocente, tan nunca he roto un plato, tan no sé a qué saben las almejas.
Y en cuanto a las almejas mercuriales, todo el mundo se queja pero nadie hace nada por remediarlo. El día 9 todo será distinto. Ya me estoy planteando la biograxía del conde-duque Xavier... y que se jodan los feos (es decir, todos, menos Abel).
Un abrazo.

Alejandro dijo...

Para la próxima tertulia prometo llevarme una palangana y me ayudáis a bañar a los niños, ¡home!.

Y ten cuidadito... que esta gente es capaz de programar otra tertulia coincidiendo con la Gran final del Carnaval del Falla... y pedir almejas, además.

No olvides tu paraguas para el AVE.
Me apunto a lo de Londres y que José Miguel parafrasee a Lord Byron.

Capitán dijo...

Javier, el problema es que no has puesto lo que hay que poner en la mesa, deja rápido claro quién eres tú, que parece mentira.

Yo me comprometo a llamar desde Missouri con unas ostritas por delante (es lo más parecido que se puede encontra allí a una almeja) y lescuchar y leer (y envidiar el no estar)

Un abrazo

JESUS FIDELIS dijo...

Pues si el viernes estáis en Zaragoza, si me es posible me paso por allí a la presentación y a poner voz a tan ilustres blogueros.

Anónimo dijo...

Dear sir,

huy, cómo se queja Vd., Sánchez, ay que ver qué penita da, venga, hombre, por Dios, que vive como San Pedro, a otro perro con ese hueso. Bueno, perdón, que a veces quejarse da excelentes resultados, hala, quéjese, pobre Javier, pobre, que ha cumplido 45 años, que la tertulia no sé qué y encima se va a Zaragoza en una compañía excelente -ejem, ejem- y luego a Londres, uf, qué pena me da, pero qué pena, por Dios...

Venga, un abrazo (y que sí, que también tengo un regalo, yo siempre tengo muchos regalos, la reina maga soy, hala, nos vemos, llorón)

Mary Queen of Scots (scotch también, Olga, a ver si te extiendes un poco ¿eh?, que a las 5 se va a levantar esta reina mañana, joé si llego a ser plebeya, a las 3 me levanto)

Dyhego dijo...

Os deseo a todos lo mejor.
Eché un vistazo al blog de los mercuriales, se nota que íbais bien bebidos porque las fotos están borrosas como vuestras miradas vidriosas.
Salu2 y suerte.

Ruben M. M. dijo...

Javier, esa reunión tiene buena pinta... no creo que deba perderse.

Un abrazo.

Julio dijo...

Pues la acacia atrae la buena suerte, Javier.

Juanma dijo...

Yo creo que, en esta, lo mejor que puedo hacer es callarme....

Liliana G. dijo...

Como decía mi madre y la madre de mi madre, "me gustaría ser una mosca..." para ver esa tertulia de los mercuriales :)

Que la pases genial en Zaragoza, y por favor, le das a Olga mis cariños.

Besos.

P.S.: Yo viajo a mediados de diciembre y ¡también quiero que se me pegue algo!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Siab, un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¡Vamos Juan Antonio!

¡Menos cuento!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Alejandro, llevo el gel, de ducha claro.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Espero tu llamada Capitán.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Jesús, te espero, sería un enorme placer.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¡Un regalo de majestad!

¡Qué honor!

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Diego, las fotos las hice yo.

¡Qué le vamos a hacer!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Y nunca se perderá Ruben, nunca.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Y buena, Julio, la suerte siempre es buena.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Juanma, el silencio está prohibido, de verdad.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Te invito Liliana.

De verdad.

Un fuerte abrazo.