domingo, 17 de enero de 2010

Dejemos de marcar nuestro propio ritmo



Se sigue marcando el ritmo. Cada cual marca el suyo, a su interés. Funcionamos por intereses, exclusivamente. Al sol que más calienta, sin oficio ni beneficio.

Cada uno va a lo propio, lo demás no interesa, nunca ha importado.

Pero todos queremos lo mismo, como los presocráticos, acabamos buscando el origen de nuestra felicidad para no separarnos de ella nunca.

Como Novalis, que sigue conquistando el infinito entre las cosas. Y al final ¿qué?

Si supiéramos realmente lo que nos depara seríamos distintos, muy diferentes.

Hoy comienzo a marcar mi propio ritmo.


22 comentarios:

marisa dijo...

Todo, al final, es cuestión de ritmo. labúsqueda de la felicidad es parte de lo que somos,en aquello que nos hace realmente felices a cada uno, ahí, radica la diferencia.
Un abrazo

Capitán dijo...

Siempre es hoy cuando se comienza a marcar el ritmo, tienes razón.

bixen dijo...

"Aquiles y la tortuga"

mangeles dijo...

El futuro nos depara la muerte. Ya lo sabemos.Y no nos importa. No cambia nada. Sentimos la muerte como algo hipotético, algo lejano, algo que le pasa a los demás. Y por si fuera poco esa lejanía...también la acompañamos de "una vida después de la muerte"...y nos quedamos tan anchos.


BEsos de domingo, Javier

Joaquín dijo...

El zorro sabe muchas cosas, pero el erizo sabe una gran cosa. ARQUÍLOCO

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Marisa, sin ritmo no hay nada.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Debe ser así Capitán.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un abrazo Bixen.

La tortuga siempre gana.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un abrazo muy fuerte Mangeles.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Siempre el erizo Joaquín.

veridiana dijo...

Por ser domingo, que el ritmo empieze con "marchita"


Un beso

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Y que no falte Veridiana, que ya va a comenzar la sesión del Falla de hoy...

Vicky dijo...

Pensar que uno va a lo propio , que lo demás no interesa o que nunca importa seria ser un poco egoista consigo mismo.

Por otra parte, pienso que dependemos del tiempo, nunca sabremos del que disponemos , es una incertidumbre que siempre nos pisara como una losa , un futuro incierto...pero en cambio si supieramos lo que nos depara el futuro en cada instante tal vez la vida no seria vida...no tendrias la posibilidad de elección,ni libertad, vendria todo marcado y solo tendrias que esperar la llegada de los acontecimientos tanto si gustan como si no.

Sinceramente prefiero la incertidumbre del futuro y no vivir con la angustia de lo que me hubiera o hubiese sido impuesto.

Es bueno marcar el ritmo , sobre todo el propio.

Un abrazo Javier.

El alegre "opinador" dijo...

D. Javier. Me levanto cada día dispuesto a marcar mi ritmo... No estoy por la labor de otra cosa. Sí que sería distinto si supiéramos lo que nos depara la vida. Entre otras cosas sería un coñazo.
Un fuerte abrazo.

maile dijo...

Ritmo... vale... mientras sea por tanguillos mi señor Javier.

Besos.(con ritmo, claro)

Pablo Martín Carbajal dijo...

Te escribo desde dakar, acabo de pasar el domingo en casa de un buen amigo y su familia, era el cumpleaños de uno de los niños y me invitaron. Te aseguro que aquí, la frase "Cada uno va a lo propio, lo demás no interesa, nunca ha importado" es absolumente incierta. Tiene algo que engancha esta áfrica, entre eso que engancha: la negación de esa frase... (y todas las contradicciones y sus consecuencias) Abrazos desde Senegal

Cita dijo...

Pues si, os movemos por intereses, de mas o menoscalíbre pero asi es. Si los intereses son emocinales se dice que nos mueve el corazón, es mucho mas bonito y nada dañio decirlo asi. Cuando los intereses son economicos, nos mueve la codicia, el egoismo, que no es tan bonito pero igual de valioso, y el motor es el mismo

Besos

Cita

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Siempre es bueno Vicky, hay que marcar el nuestro.

¡Nadie nos lo marca por nosotros!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Y usted que lo diga Opinador.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Maile, ¿y qué me dice usted por cuplés?

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo Pablo.

Gracias, desde tan lejos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo Cita, gracias.