jueves, 7 de enero de 2010

Gana la irreverencia






El hombre respira. Duda entre la irreverencia y el misterio. Prevalece lo primero siempre. No hay nada como retar al destino a un juego donde no existe la ciencia. Todos somos iguales. Nos queremos cuando ya no nos queremos y nos odiamos cuando dejamos de hacerlo.

Una verdad es una manifestación de desengaño. Esta mañana he dejado un Cuaderno en Portobello Road. Contenía poemas y escritos de estos días. Puede acabar en la basura o en las manos de alguien.

Nada importa realmente. Ni siquiera tu ropa, tu cabello, tus zapatos. Compras una manzana que muerdes como harías con el mundo. Y escupes la cáscara.

El frío hace que fume menos. No saboreo el tabaco, y apenas siento el calor. En cambio un universo de formas, de seres, de intuiciones, me persigue. Las sombras enriquecen la respiración.

Lentamente saboreo un café por la calle mientras respiro. Me escucho. Quiero escucharme. No hay dudas. La irreverencia es la certeza.

Debemos respirar más. Y sentirnos. Y escucharnos. Vivos y muertos respiramos. Deseo abandonar el círculo que existe entre el orden y la prisa. Gana la incertidumbre.


32 comentarios:

Miradme al menos dijo...

Aires nuevos para seguir respirando...

Muy buena entrada, Javier.

Juanma dijo...

"La irreverencia es la certeza"...genial, Javier. Ser revolucionario no es otra cosa que atreverse.

Un cálido abrazo.

L.N.J. dijo...

No sabía que andabas tan lejos, pero es curioso que te has encontrado a ti mismo. Me alegro.
A veces la incertidumbre lleva a la improvisación, y puede pasar lo mejor.

Besos Javier.

madison dijo...

Cómo me gusta lo que has escrito...

El alegre "opinador" dijo...

Pues yo no sé en qué Londres está usted D. Javier. En el de las noticias de nevadas increíbles no parece con ese cielo azul de las fotos.
Siga usted disfrutando de la irreverencia. Un abrazo y feliz inicio de año.
See you!

Capitán dijo...

La irreverencia muere con el hombre, el misterio continúa.


Un abrazo

Joaquín dijo...

El café sabe mejor con frío.

Vicky dijo...

En un dia tan frio como el de hoy hasta la irreverencia se congela.

Una entrada muy buena.

Un Beso.

marisa dijo...

"Gana la incertidumbre"...Un texto magnífico Javier, y eso es una certeza.Besos

Cita dijo...

Yo hasta la cáscara me trago asi que imaginate... y luego resulta que parece que es el mundo el que me come a mi...

EL misterio, sin duda, es el que tiene mas poder.

Besos

Cita

mangeles dijo...

Has quedado muy bien en la foto...pero te falta el cigarrillo jejeje...

Y digo yo...que hace un gaditano en Londres, con la que está cayendo...y encima...¡Hugh Grant, en Madrid, en El hormiguero¡


Kisses

Las hojas del roble dijo...

Si me escuchase, no pararía de fumar.
Un abrazo, Javier.

Liliana G. dijo...

¿Por qué será que para respirar, sentirnos y escucharnos debemos irnos tan lejos y donde hace frío?

Lo maravilloso del encontrarse es que se hace patente la irreverencia del haberse perdido...

Besos mil, Javier, feliz viaje.

Anónimo dijo...

Your blog keeps getting better and better! Your older articles are not as good as newer ones you have a lot more creativity and originality now keep it up!

Mery dijo...

Esta entrada dá para mucho debate, si es que los que te leemos pudiéramos entrar en las causas de cada párrafo, cosa altamente improbable.
Por quedarme con lo mas superficial(según se mire) te diré que me ha gustado esa idea tuya de dejar tus escritos en manos del destino de la calle.
Un beso

Tuti dijo...

Entre sombras y café hago una parada para adentrarme en tu prosa, en la enseñanza que dejas y esta incertidumbre que se masculle para hacerle verónicas a la vida.

Un gran abrazo lleno de buenos deseos por este año que comienza para vos, Javier.

Anna Francisca

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Miradme, es usted muy amable.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias amigo Juanma.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un abrazo Lourdes.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Madison.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Opinador.

Las fotos son verídicas y hechas por estas manos casi congeladas.

El muñeco, de la foto, está en Hyde Park.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Bueno Capitán, nosotros morimos con el misterio.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Siempre Joaquín.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Vicky.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Marisa.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Mucho poder Cita.

Y lo de la cáscara, me gusta.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Mangeles, ¡ese cigarro se me olvidó!

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Julio, el que no fuma, es o porque no quiere, o porque le faltan cojones.

Un abrazo.

Pd. Lo primero es libre, y lo respeto, lo segundo no.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Liliana.

En el viaje y la distancia está siempre la verdad.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Thank you, very much and very nice for the words, Anónimo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Hay que hacerlo Mery.

Creo que se leen más y mejor.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Te deseo lo mejor Tuti.

Un fuerte abrazo y gracias.