viernes, 8 de enero de 2010

Siempre Nicanor



J. M. Barrie se impresionó de la familia que jugaba en Kensington Park. Tanto que tomó prestado el juego y la simpleza, la elegancia y los movimientos, la naturalidad infantil y el sentido común del sinsentido.

Respeto a Valente pero no me llena. No siento el mordiente capaz de transmitir algo más allá del frío y las sombras.

Hyde Park está helado. Hasta a los charlatanes se les hiela el moquillo. Leer a Valente en Hyde Park es duplicar el sentido de la oscuridad.

Una alternativa para entrar en calor es Parra. Siempre Nicanor.


10 comentarios:

José Miguel Domínguez Leal dijo...

He leído hace unos días una antología de Valente, y he tenido la misma sensación: monotonía puntuada de algunos toques atrabiliarios. Sólo me gustaron un par de poemas, entre ellos "reaparición de lo heroico", como novedosa incursión en lo épico. Un abrazo.

Rafael Lucena Soto dijo...

Preguntas a la hora del té

Este señor desvaído parece
Una figura de un museo de cera;
Mira a través de los visillos rotos:
Qué vale más, ¿el oro o la belleza?,
¿Vale más el arroyo que se mueve
O la chépica (1) fija a la ribera?
A lo lejos se oye una campana
Que abre una herida más, o que la cierra:
¿Es más real el agua de la fuente
O la muchacha que se mira en ella?
No se sabe, la gente se lo pasa
Construyendo castillos en la arena.
¿Es superior el vaso transparente
A la mano del hombre que lo crea?
Se respira una atmósfera cansada
De ceniza, de humo, de tristeza:
Lo que se vio una vez ya no se vuelve
A ver igual, dicen las hojas secas.
Hora del té, tostadas, margarina.
Todo envuelto en una especie de niebla.

(1) Chépica: grama (en Chile)

Joaquín dijo...

Acordarse de Peter Pan en Londres, es como de Pinoccio en Florencia. Creo que son personajes primos hermanos.

Cita dijo...

La sensualidad de la que se habla en los poemas de Valente se me queda en reveldia, a veces, adolescente... No niego que su pluma no sea genial pero estoy contigo... no me llena

Besos

Cita

Mery dijo...

Tengo parientes viviendo en Londres y ahora que te leo me dan unas ganas tremendas de escaparme para allá, sin mas dilación.
Un abrazo

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Bien descrito José Miguel¡¡¡

La coincidencia es un descubrimiento.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Rafael ¡qué grande es Parra!

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Bueno Joaquín, más que acordarse es vivirse.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Cita.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Pues, ¿y por qué no?

¡Vamos Mery!