jueves, 14 de enero de 2010

Fue un miércoles



Nací un miércoles. No era un día frío, aunque en Puerto Real comenzaba a llover. No fui al hospital, nací en casa. Con ayuda de una mujer y los nervios de mi padre.

En esos años la publicidad no era como ahora. Mucho John Deere, colchones Sema, Bra, Dyc, Estrella del Sur, Philips vendía radios. Los primeros televisores se llamaban Kolster, y el modelo Venecia Imperial de 23 pulgadas era un auténtico lujo.

Estaban avanzadas las obras del nuevo muelle de Bonanza.

Rafael Laffón escribía en ABC cosas bellísimas, y a noviembre lo anteponía de protocolos. Santiago Montoto también hacía de las suyas, y la Maestranza era la Maestranza.


28 comentarios:

Anónimo dijo...

Dear Sir,
Estos relatos suyos de la infancia, o ni siquiera de la infancia, antes casi, bebé, me encantan. Y de la chica aquella rubia que cabalgaba un caballo blanco, la de Terry ¿se acuerda Vd.? fue más tarde, más... creo recordar.

Mary Queen

José María JURADO dijo...

Olé. Esta noche en La Maestranza estaban soldando, no sé qué, pero soldaban.
En la última tertulia leímos a Laffon.-
Preciosa hemeroteca.

Liliana G. dijo...

Esa nostalgia de componer la época que nos vio nacer, se estira más allá del olvido para hacernos acordar de que el tiempo pasa y las imágenes van cambiando junto a él, dejando atrás una huella histórica propia...

Eso es bueno, Javier.

Un abrazo fuerte.

Fernando dijo...

yo tengo cuatro marcas de mi infancia...Agni, Kelvinator, Inter y Corbero...lo que cambió mi vida...abrazos.

mangeles dijo...

Claro...en casa, y con la comadrona del lugar...

Muy bello este escrito.

Un beso

Capitán dijo...

Es de las primeras veces que detecto cierta melancolía en la entrada, ojo que eso es peligroso.

Un abrazo

Las hojas del roble dijo...

Buen día y buen sitio para nacer.
Estupenda la velada poética.

Dyhego dijo...

JAVIER:
Como canta el Sabina y su peña:
"Sacude el polvo de tu corazón,
no esperes a que den las doce,
cuaquier tiempo pasado fue peor...
más jóvenes somos ahora"
Salu2

Miradme al menos dijo...

La Maestranza era la Maestranza. Muy bien, muy bien.
Yo era de Philips (con un elevador por si subía la tensión).

Un abrazo

Cita dijo...

En tu anterior entrada te comenté que yo vi la luz en el mundo cuando tus versos la vieron por primera vez y ahora me encuentro con esto.. jaja
Me encanta! (me siento hasta un poco culpable de esta entrada, sabiendo que no lo soy)

Muchos besos

Cita

Juanma dijo...

Querido Javier:

El final de esta entrada es absolutamente poderoso.

Un cálido abrazo.

Vicky dijo...

Yo si nací un dia de mucho frio , mi madre fue llegar al hospital y salir yo , no debia de estar para muchas tonterias en ese momento.

Según mi madre ese mismo dia nació también el hijo de un guardia civil , todos los dias que iba a ver a su hijo al hospital pasaba a visitarme , al parecer le conto a mis padres que él deseaba una niña, y era ya su quinto varón.

Cuando mi madre me lo contó , empece a encajar porque tenia recuerdos vagos de un señor con traje verde que imponia mucho, con un extraño artilugio en la cabeza y que venia a veces a visitar a mis padres a casa.

Bonita nostalgia impregnada de recuerdos,Javier.

Un Abrazo.

José Miguel Ridao dijo...

Phillips y Lavis. Me gustan estas entradas, y los protoclos de noviembre.

Un abrazo.

Alejandro dijo...

Y descansaba por estas fechas... que este invierno no puede hacerlo con tantas obras.

Felicidades, por si acaso.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias majestad.

Esa chica rubia era un "portento". ¡Cómo galopaba!

Un saludo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un abrazo José María.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo Liliana.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¡Qué vida Fernando!

¡Y qué marcas!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Mangeles.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Capitán, Capitán.

¡Melancolía!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias por todo Julio.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Buen Diego, me das, donde más duele.

¡Grande Sabina!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un abrazo Miradme.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

¡Eres muy joven Cita!

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte abrazo Juanma.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias a ti Vicky, por tus recuerdos.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un abrazo José Miguel Ridao.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Felicidades a ti, Alejandro.

Un abrazo.