martes, 9 de junio de 2009

El café



Esta página en blanco
del cuaderno, una conversación
dejada a medias y
la mañana rota
por las prisas.

Me apetece un café
pero no hay ganas,
mientras sigas hablando
-sé que no me repito-
descubro que estarás
imprescindible.

Sabes más de la cuenta.

46 comentarios:

Liliana G. dijo...

Los primeros versos se me hacen carne y llaga de recuerdos, tan sólo de recuerdos.

Se palpa el reproche en tu poema, pero también tu incertidumbre por lo tanto que sabe...

La estocada siempre nos tiene "al filo de la espada".

¿Puedo ofrecerte ese café?

Un cariño, Javier.

Ezeqi dijo...

Que lindo texto -

Carla dijo...

Cuantas veces tenemos falta de ganas, queremos pero no podemos...
Me gusto tu poema de la vida diaria Javier

Máster en Nubes dijo...

Qué bonito que alguien sea o se haga imprescindible ¿no?
Un abrazo, Javier.

Juanma dijo...

En cada poema tuyo siempre encuentro un verso que me toca, que me rompe. En esta ocasión es ese "descubro que estarás imprescindible". Maravilloso verso, querido Javier.

Un abrazo.

marisa dijo...

La primera estrofa me ha dado de lleno...Feliz hallazgo este poema en mi mañana"rota por las prisas".Un beso

José Miguel Ridao dijo...

Tú sí que sabes, Javier, más que los ratones coloraos. Me quedo con el mismo verso que Juanma: "Descubro que estarás imprescindile". Cuando hagas una antología de tu obra poética será imprescindible.

E. G-Máiquez dijo...

Yo me quedo con la mañana rota por las prisas (¿inspirado en mis mañanas?)

Olga B. dijo...

Pues yo me quedo con ese "mientras sigas hablando". Me parece la clave e incluso un excelente punto de partida para otra cosa, el título de otro poema o de otra entrada... estoy por robártelo:-)
Hala, me voy a sacar un café de máquina, lástima que no seas mi compa para tomárnoslo comentando cosas;-)
Un beso.

enrique baltanás dijo...

"sabes más de la cuenta". buen final para un buen poema, fresco, cotidiano, desgarrado, así es la vida...

Parsimonia dijo...

Las prisas y las conversaciones dejadas a medias hacen, de ese todo que se extenderá en el tiempo, partes memorables.
Todo de una vez, aburre. Que se rompa en esos trocitos imprescindibles y dolorosos: eficaces.
Besos.

Julio dijo...

Estarás imprescindible...Hermoso y duro a la vez...

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Liliana, tomo el avión, y nos tomamos ese café.

Un abrazo fuerte, y gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Ezeqi, un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Carla, ojalá se pudiera, y siempre.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Hola Aurora. Yo como no he ido al parque de San Fernando, pues eso, pues escribo a lo imprescindible.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Juanma. Al principio chocaba, pero bueno ahí quedó. Me alegro que sea de tu agrado.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Marisa, siempre corriendo, ¿verdad?

Pues a pararse, y a tomarse ese café, que buena falta nos hace.

Recibe un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias José Miguel.

"Colorao" tu Cuaderno de hoy, eres impresionante amigo, hoy bueno.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Enrique, gracias. Las mañanas y con prisas, son mejores, que en la cama nos aburrimos.

Las tuyas, las de todos...

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Hola Olga, autorización concedida. Y eternamente.

Yo ahora, también me voy a la máquina.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Hola Enrique Baltanás. Un placer tu álogo.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Parsimonia, poco a poco, para no aburrirnos. Eso. Lo que dices.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Julio.

Un abrazo.

Ricardo Arjona dijo...

El poema es muy bueno, y la primera estrofa es para mí la mejor. La segunda es sin duda más sugerente, pero la primera refleja una cotidianedad aplastante:

Esta página en blanco
del cuaderno, una conversación
eternamente a medias y
la mañana siempre rota
por las prisas.

Ricardo Arjona dijo...

Y siempre con las prisas, lo olvidé

Un saludo

Alicia María Abatilli dijo...

Lo imprescindible, lo prescindible...
Todo depende, todo regresa.
Alicia

Dromo dijo...

un cafe
buen poema

me puedo identificar
con este tema amplamente
y todas las direcciones

por un lado en el pasado
siempre
habra un cafe que recordare
en mi presente una presencia imprecindible
en mi futuro la espera por esa persona
por otro buen cafe
frenta a un atardecer

saludos desde Mexico!

MiLaGroS dijo...

A veces hablamos más de la cuenta. Es cierto.
¿ Y yo puedo incvitarte a un café?. O también me dirás que se mas de la cuenta?. ja, ja, ja. Un abrazo. me resultas muy entrañable en tus versos. milagros

Conchi Guirao dijo...

Los sopla pollas, los que van en 1 class, pastizal, tiempo para seguir llenando el bolsillo, prisas, indigestiones....y así se nos va la vida, casi sin darnos cuenta.

Como a todos nosotros.

Un saludo, Javier

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Ricardo, por tu álogo.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

No te preocupes Ricardo.

Otro abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias por tu álogo Alicia María.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Todos nos identificamos con algo Dromo, todos.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Milagros. Invitación aceptada.

Pero ya he de tomar menta-poleo, que tanto café me pone de los nervios.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Conchi, es cierto, así nos va la vida.

Un fuerte abrazo.

Adrisol dijo...

mientras sigas hablando descubro que estarás imprescindible.............me encantó!!

y si vale...toma el café, aunque no tengas ganas!!!!!!!!

un abrazo

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Adrisol, me lo tomo ahora mismo.

Un abrazo.

Mery dijo...

La mañana rota por las prisas me parece una de las imágenes mas interesantes que he leído ultimamente.
Un abrazo

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Mery, yo también te quiero.

Eres un sol.

Un fuerte abrazo.

Lydia Raquel Pistagnesi dijo...

¡¡¡Mañana rota por las prisa!!!
Fantastico, tendriamos que ponerlo sobre la mesa del desayuno y leerlo cada mañana con una oraciòn
Cariños
Lydia Raquel Pìstagnesi

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Lydia.

Un gran abrazo.

Tuti dijo...

Hoy leí la bitácora de las lineas aun no escritas con el sabor del mejor café del mundo en mis labios.."prescindir de las prisas", (si), hay que sabernos un poco más para inmiscuirnos donde las fisuras dejan espacios en blanco.

Poesía para seguir saboreando...como mi café.

Fuerte mi abrazo para vos.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Y otro fuerte para ti, Tuti.

Fuerte.

América dijo...

Me quedo con todo Javier,incluso con un punto de desconcierto que seguro te divierte,me ha encantado.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias América, eres un encanto.

Un fuerte abrazo.