martes, 23 de junio de 2009

TRACTATUS LOGICO-PHILOSOPHICUS



Veamos. Una historia nunca se ha contado. Siempre que se ha intentado relatar, por una u otra causa, permanece inédita. Y el autor de la misma se desespera. No sabe dónde aferrarse. Tiene deseos, gran necesidad de comunicación, de transmitir, de ser escuchado.

Lleva varios intentos y todos fallidos. Después de esto casi se pierde la esperanza. Duda de su propia historia. Niega la necesidad.

Sigue vivo a ratos, pero un día, al despedirse con el saludo habitual, alguien le dice “Si dios quiere”. Y como autor de la historia, reprocha: “No existe”. Y de pronto, escucha: “Sí existe, y si quieres te lo presento”.

Así fue como el autor de la historia inédita un día se citó con dios. Los saludos de rigor, un leve y respetuoso apretón de manos, y sobre todo decepción, gran decepción. “Desde luego no tienes nada que ver con lo que había imaginado, absolutamente nada”.

Desde entonces, la historia permanece inédita.


52 comentarios:

Dyhego dijo...

Eso se llama dejarlo a uno con la miel en los labios...
Un saludo, Javier; y relátenos el final de esa historia, por favor.

Dromo dijo...

entiendo la intencion del texto
pero cabe mencionar
que me senti (para variar y no perder la costumbre) ampliamente identificado

caray!
tengo mi historia
es muy larga! cada vez hay menos
tiempo para quien pueda oirla y menos paciencia en mi para contarla

saludos amigo

Julio dijo...

Ya no es inédita, Javier...

Máster en Nubes dijo...

Esto... bien, mmhh.. me ha encantado esta historia, mucho. Pero mucho.

Miradme al menos dijo...

A la cola, Javier, (si Dios quiere).
Un abrazo

I AM dijo...

Y mientras dios en la última playa.. disfruta tomándose un daikiri, viviendo como dios, escondido en un rincón de un cajón cualquiera, duerme una historia inédita.
Saludos

Anónimo dijo...

Yo soy más ateo que la madre que me parió

sedemiuqse dijo...

Aun viendo todos lo mismo cada uno de nosotros lo verá de un modo distinto y le dará su propia interpretación. Así han sido escritos todos los cuentos. Y quizá incluso lo que vemos no es real.
besos y amor
je

José María JURADO dijo...

En algún punto, pero creo que para bien, me he perdido.

Iba a escribir "un abrazo", pero me salió

Un barzazo

que tampoco estará mal.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Dyhego, el final lo tiene cada uno en su interior.
Cada final es distinto.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Dromo, veo que lo has entendido.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Julio es édita, pero ¡cuesta tanto!.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Aurora, es un gran honor.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Miradme, no sabes el tiempo que llevo "pacientemente" en la cola.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Saludos I AM, un fuerte abrazo.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Anónimo, pues sí que es usted ateo...

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Sede, un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

José María, otro barzazo para ti.

Pd. Había entendido barbazo.

Jesús Aparicio González dijo...

El encuentro personal de cada uno con Dios es inédito, muchas veces inefable e intransferible, de dificil cuento, pero dentro de nosotros hay un rincón..........

Capitán dijo...

Ah, esos deseos siempre incumplidos, que si alguna vez se alcanzan pierden todo su encanto, están fantásticamente plasmados en la entrada.

Felicidades

Joaquín dijo...

Menos mal que a Dios no se le puede pensar ni imaginar (Él es siempre mayor de lo que podamos entender). Lo que es un verdadero misterio es que se le pueda, sin embargo, nombrar. Por eso todas las religiones de la tierra veneran de forma especial la palabra, y los nombres de Dios.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Jesús, en algunos el rincón es mayor o menor.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Capitán, son esos los deseos que pretendía...

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Joaquín, aunque te resulte, chocante, molesto o inadecuado, le di la mano, y se la estreché fuerte...

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Muy bueno, Javier, muy bueno. De tanto imaginar, suelen pasar estyas cosas.
Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Juan Antonio.

Y de no imaginar, siempre pasa lo mismo.

Un abrazo.

Siab-MiprincesaAzul dijo...

No creo q sea siquiera como lo imaginamos porq no creo imaginarlo... asi q me quedo con la duda hasta q me toque "de nuevo" estar ahí...

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Siab-MiprincesaAzul, es bueno tener duda, la gran duda hasta el final...

Un abrazo.

Ladrón_De_Versos dijo...

Hola javier, me gustaría saber cómo "oño" haces para poner tu list de cuadernos y que salga en que momentos lo hicieron y los primeros fragmentos de las entradas de los otros blogs.

Te espero en mi blog si deseas responderme. Muchisimas gracias por anticipado.

El tractactus no era de wigestein? o de bertrand russel?

Saludos!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Muy fácil amigo, si me das tu email, te lo explico.

Era de W.

Un abrazo y gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Por cierto Ladrón de Versos, en mi perfil viene mi email.

Estaré encantado de responderte a las cuestiones que desees.

Ladrón_De_Versos dijo...

Uhm... veo que estás en línea, mi email es éste: intih1@hotmail.com He intentando mandartelo via outloc expres, pero muchas veces falla así.

Saludos!

América dijo...

Dios es mucho más difícil de sondear de o que imaginamos de hecho no podemos...Usted es todo un reto para mi...

América dijo...

de lo que imaginamos quise decir...

maite mangas dijo...

Y vió Dios que era bueno.(...) y al séptimo día descansó. Así se tiene que sentir uno cuando tiene su historia ya convertida en libro, en la mano.Satisfecho y "descansao".

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Ahora voy Ladrón, ahora voy.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Crees América, que soy un reto?

Imagina por un momento, un reto. Ya.

Pues mira bien, no tiene nada que ver conmigo.

Me gusta la accesibilidad

Un fuerte abrazo.

Y gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Maite, aún no ha descansado. Le estoy dando una.

Aquí lo tengo a mi verita, estamos de chacha.

Ya verás la de mañana, ya veras.

Un abrazo.

MarianGardi dijo...

Javi, suponer que Dios nos puede decepcionar con lo que habiamos pensado es imaginar el infinito, como es posible poder imaginar algo asi?
Original entrada!!
Besote genio

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Marian, puede decepcionar, ¿porqué no?

Todos tenemos ideas. Todos imaginamos.

Dentro hay otra historia.

Un abrazo.

América dijo...

Es bueno saberlo señor Javier...Un abrazo...

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias América.

maite mangas dijo...

Me das miedo. ¿La pones esta noche o mañana?. Ahora me tienes en ascuas.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

A las 12 y un minuto A.M.

Vicky dijo...

"...siempre hay tiempo para cumplir los deseos..."

Espero que halla sido explícita...

Un abrazo.
Vicky.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Mucho, muchísimo.

Todos los deseos.

Un fuerte abrazo.

Carla dijo...

Que imaginacion Javier! Excelente esta historia

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Muchas gracias Carla, un fuerte abrazo.

Liliana G. dijo...

Interesante metáfora que sirve de justificación para para no poner manos a la obra con nuestra propia vida. ¿Qué esperamos? ¿Que el Hacedor lo haga?
Claro que hay desilusión de por medio, nos hemos dado cuenta que el hacedor somos nosotros mismos y nuestras circunstancias...

Besos Javier.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Liliana, no había caído en una cosa. Debemos actuar. ¿Y somos nosotros mismo? ¿De verdad?

Un abrazo.

Interesante álogo.

azpeitia dijo...

Serás vilmente excomulgado por los grandes intérpretes de dios, rozas los límites de la indecorosa incredulidad...un cura preconciliar de gran sotana oscura te negará los últimos auxilios...o mejor dicho socorros....me gusta mucho como escribes y ese angel especial de la sabia ironía....desde Zuhaitz-Ondoan...azpeitia

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Azpeitia, la pena es lo que me ha caído encima, si todo lo que dices es cierto.

Un abrazo.