sábado, 27 de junio de 2009

La lata de albóndigas



Ayer maté a un mosquito y hoy he matado mi vida. Sí, lo reconozco, he pasado del todo a la nada, o lo que es lo mismo, he pasado del ser al no ser.

Cuando Platón enseñó a sus discípulos en Siltolá la verdad de la vida, descubrió que por mucho que hablara, la vida siempre le depararía un único camino. Y lo intentó. Cogió su mochila y se lanzó al monte con el único alimento de una lata de albóndigas de carne.

Cuando tuvo hambre, después de mucho andar, y tomó la lata, se dio cuenta que no tenía abridor. Entonces pasó del todo a la nada. Andaba seguro, muy seguro, consciente que el alimento lo llevaba encima. Pero ahora, con hambre y cansado, estaba dispuesto a realizar cualquier cosa para enmendar su actuación.

Pero no había marcha atrás, eso se dijo. Sus discípulos le abandoraron, y quedó solo. Y con hambre.

Moraleja. Si algún día tienes el todo, cuídalo, mímalo. Pero comprueba antes que en tu mochila llevas esa cosa que abre los corazones.


52 comentarios:

América dijo...

Estoy como dicen en linea,así que aquí tu nueva entrada,preciosa y nos un cumplido gratuito,es profundo,podemos tenerlo todo pero si no lo valoramos pierde sentido poseerlo,sin duda hay que revisar la mochila...Me encanta esa expresión de ustedes los has bordado...

Siab-MiprincesaAzul dijo...

Es un post hermoso y por demás con ganas de darte un abrazo de esos con los un amigo se siente mejor... ánimo q si quieres pídeme el abridor y te lo lanzo :P
un beso

maite mangas dijo...

¿Y qué te ha pasado hoy, Javier? ¿No tienes abridor? Aunque sea con los dientes tienes que abrir esa lata. La misma fuerza que hay en tu poesia te tiene que abrir cualquier cosa.
Un abrazo fuerte. Espero que estés bién.

ade dijo...

- Fuerza Javier, un buen abrelatas y la mochila cargara nuevas esperanzas. Besos. Ade

Pasión dijo...

Javier, ni cuidándolo, ni mimándolo, al final te abandonan.

Es verdad lo que escribes del corazón, las puertas y las ventanas siempre estarán abiertas.

Un abrazo

MarianGardi dijo...

El abre corazones es algo màgico.
Tampoco podemos olvidar aquel refran que dice: "No hay nada mejor que caer en gracia", o aquel otro: "Unos cardan la lana y otros se llevan la fama".
Abrir corazones por la red es mas dificil que en persona.
Por este medio la suceptibilidad està a flor de piel y los impulsos o la espontaneidad no se perdonan.
Yo suelo caer bien en persona a todo el mundo y por aqui he tenido algun tropiezo.
Original, me gusta el estilo.
Besitos espontaneos

Charo dijo...

Hermosa salida...pensaba yo mientras leía, la lata puede tener más opciones de apertura!!!

Hermoso fin de semana.


Un saludo

Alma Mateos Taborda dijo...

Muy bueno!!! Aplausos para ti y un abrazo

ade dijo...

- Recien leí tu comentario en mi blog. No puedo dejar de decirlo : "Sos muy guapo". Besos. Ade

Liliana G. dijo...

Yo creo que emprender la marcha con una lata y un abrelatas es muy arriesgado y en la vida no se puede apostar a todo o nada.

Por tanto sugiero que lleves más de una lata y una Victorinox. Esta última te puede sacar de más de un apuro, incluso si con las latas no te alcanza podrías vivir de la caza.

Moraleja: no esperes que te den todo servido, provéete tú mismo.

Un beso grande.

sedemiuqse dijo...

Si estaba "solo" y con "hambre" es porque todavia tenía todo lo que tenía que tener "La vida"

besos y amor

je

Jesús Cotta Lobato dijo...

Un abrelatas, ahora que lo dices, puede ser tan importante como un plato de lentejas: ni la progenitura es bastante para comprarlo. Hace falta el todo. O eso o morirse de hambre. Un abrazo.

Mª Ángeles Cantalapiedra dijo...

bellísima entrada/post... cuidaré de mis tesoros en mi mochila.
un saludo

Máster en Nubes dijo...

Por eso ahora las latas tienen un abrefácil (que se suele romper, eso sí). Pero en cualquier caso hambre no hay que pasar jamás, que es muy mala. Posibilidades: te encuentras a otros montañeros que te dejan el abridor o te invitan a comer con ellos (hay mucho compañerismo -_), o te alimentas de bayas salvajes o pescas una trucha en el río. Todas las opciones me parecen acordes a Siltolá, pero tú sabrás cuál es la más probable.

Juan Antonio Glez. Romano dijo...

Si olvidamos los detalles estamos perdidos, en efecto.
Un abrazo.

Olga B. dijo...

Esa cosa para abrir los corazones forma parte del todo; como el cariño verdadero, ni se compra ni se vende. Yo creo que ni se aprende.
Un beso, Javier.

Emma dijo...

La humildad, la tolerancia, la cordialidad... son tantas las "cosas" que abren los corazones... pero la más importante, es abrir primero el nuestro ;)
Besos Javier.

azpeitia dijo...

Nos sentimos fuertes, y abandonamos mucha gente en el camino, gente que necesitaremos en el momento mas inesperado.
El abrelatas de Platón tiene mucha miga...aunque no tuviera nada para comer....un abrazo y enhorabuena por tu blog....azpeitia

Ranzzionger dijo...

Pues a mí me has llegado al corazón, será que el mío es de esos de abre fácil; aunque algunos abrefáciles son tramposos y resultan difíciles de abrick, y depués te pones perdido con todos esos sentimientos desparramados.
Un abrazo de corazón, gran entrada,

Julio dijo...

Un abrecorazones ha de ser, sin duda, un elemento imprescindible para el durísimo raid de la vida.

Un abrazo, mi querido amigo.

marisa dijo...

Es verdad por mucho que creamos tener lo importante de nada sirve si no hay amor del verdadero. Y eso es algo mágico e incluso químico...Precioso texto javier.

Vicky dijo...

Una entrada con mucho sentimiento...
...a veces llevamos ese abrelatas en la mochila de la vida , pero puede existir el temor a usarlo o las consecuencias de lo que pueda acarrear ...y si no lo usas te quedaras siempre con la duda de lo que pudo ser y no fue...

Muy buena entrada y reflexión...

Un fuerte abrazo.
Vicky.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias América, no dudes, que a partir de ahora reviso siempre la mochila.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Siab,otro abrazo fuerte para ti.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Estamos bien Maite.
Hay días buenos y días malos.
Y hoy ha sido regular.

Bueno, los dientes para abrir una lata...

Un abrazo fuerte y gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Pues sí Ade, es así.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Y claro que te abandonan Pasión, está todo milimetrado.
Suelo preguntar a detectives que me asesoran de todo, para no llevarme un chasco, y nunca nada es lo que parece.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Marian, no pretendo abrir corazones en la red, que melibre mi amigo¡¡¡

Simplemente expreso algo, así, sin más.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Sí Charo, tiene más opciones de apertura, salvo... que ya esté caducada.

Buen fin de semana también para ti.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Un fuerte aplauso para ti Alma, y gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Ade, en persona, pierdo.

Gracias bonita.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Eso haremos, amiga Liliana. Nos prooveremos siempre.

Ahora, lo del Voctorinox,me ha llegado al alma, muy bueno.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Pues sí Sede, es eso, solo y con hambre.

Eres buena, mujer.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Prefiero el todo Jesús, siempre el todo.

Lo de la primogenitura, también me ha impresionado.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Cuidalos M. Angeles, hace falta, que se nos escapan.

Y no olvides cerrar bien la mochila.

Un abrazo, y gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Aurora, tienes una imaginación desbordante, auténtica.

Pues mirá, me encontré a losmontañeros,pero estaban de botellona.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Los detalles Juan Antonio hacen mucho. Ocurre a veces que prefiero la esencia a los detalles.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Nunca se aprende Olga, y tu poesía sabe mucho de eso, de esas bellas descripciones que nos haces.

Un fuerte abrazo, con cariño, y gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Emma, abrimos elnuestro, y se lo comen.

¿No te ha pasado nunca?

Ten cuidado.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Azpeitia por tu álogo.

No me gusta abandonar gente en el camino,la gente se pierde sola, y nunca la encuentras.

Un abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Ranzzionger, de todo corazón.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Otro para ti Julio.

Bueno,imprescindible o no, siempre se lleva.

Gracias.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Marisa, hablas del amor verdadero con sabiduría.

Un fuerte abrazo.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Vicky, decía Elliot, que lo que podría haber sido y lo que ha sido, apuntan a un solo fin que está siempre presente.

Gracias por el álogo, y te envio un fuerte abrazo.

Capitán dijo...

Tantos fracasos por los detalles, no sé si tu entrada es filosófica, histórica o ingenieril, aplica a todos los campos, y grandes ejemplos la contemplan.

Un abrazo

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Capitán, tiene de todo un poco, pero además es sentida.

Otro abrazo.

Carmine dijo...

Por lo que veo, nos "abres" el corazón a muchas personas. Os llevaré en la mochila de mi corazón a Inglaterra, que me voy a hacer un curso. Feliz verano para todos. Nos vemos en Septiembre. Carmen.

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Buen verano Carmen, y buen viaje.

Un abrazo.

Mery dijo...

Largo y difícil me lo fiáis, caballero: ese algo que abra los corazones no es cosa de poca enjundia, no.

Sana y bonita reflexión la tuya, toda ella.
Un beso

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Bueno lo de sano, lo doy como cumplido. ¡No veas como se siente uno, como una...!

Buenas noches, y un fuerte abrazo.

Beth dijo...

muy buen post eh! y buena moraleja =)

saludos!

Javier Sánchez Menéndez dijo...

Gracias Beth.

Un fuerte abrazo.